See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un medicamento viejo con una función nueva

Medicamento para la anemia alterado para tratar muchos otros trastornos

VIERNES 9 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una ligera alteración podría convertir un medicamento solitario que lucha contra una enfermedad en un batallón capaz de combatir una gran cantidad de trastornos diferentes.

El medicamento en cuestión, la eritropoietina (EPO), se usa generalmente para el tratamiento de la anemia. Pero al hacer un cambio ligerísimo en su estructura, según los investigadores, puede ser usado potencialmente para tratar lesiones de la columna vertebral, enfermedades del corazón, complicaciones de la diabetes y esclerosis múltiple, sin ninguna preocupación acerca de los efectos secundarios conocidos de coagulación de la EPO.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio realizado por un equipo mundial de investigadores que aparece en la edición del 9 de julio de Science.

En el estudio, los investigadores informaron que al cambiar un aminoácido en la composición de la eritropoietina, el medicamento deja de estimular la producción de glóbulos rojos sin dejar de proteger los tejidos corporales contra daños.

Con la eritropoietina, "hay un potencial de tener una manera de tratar varias enfermedades que actualmente no cuentan con una terapia", afirmó uno de los autores del estudio, Anthony Cerami, funcionario ejecutivo principal de Warren Pharmaceuticals, empresa que está desarrollando el medicamento alterado. Cerami, ex decano de la Universidad de Rockefeller y miembro de la National Academy of Sciences, realizó la investigación con científicos de Turquía, Italia, Dinamarca y los Estados Unidos.

La eritropoietina se fabrica principalmente en los riñones, según Cerami. De los riñones, llega a la médula ósea, en donde estimula la producción de glóbulos rojos. En las personas que tienen insuficiencia renal grave, como aquellas que necesitan diálisis, los riñones no pueden producir suficiente eritropoietina, lo que puede causar anemia grave si no toman eritropoietina sintética.

La producción de glóbulos rojos, sin embargo, no es la única función de la eritropoietina. También es esencial para proteger los tejidos de daños luego de un trauma, falta de oxígeno o una amenaza al sistema inmunológico, como la que se produce debido a una infección bacteriana.

Esto se debe a que el sistema inmunológico reconoce inmediatamente dichos incidentes como una invasión y trata de destruir todo el tejido que rodea el daño. La eritropoietina es la sustancia que produce el cuerpo para detener la destrucción de la células y limitar el daño, según Cerami.

Así que, si alguien tiene un derrame, la administración de eritropoietina adicional podría, en teoría, limitar el daño sobre el tejido cerebral privado de oxígeno.

Actualmente, sin embargo, cuando se administra EPO, esto también incrementa la producción de glóbulos rojos. Eso es un problema porque "aumenta la viscosidad de la sangre y puede causar complicaciones trombóticas [coágulos]", explicó el Dr. Edward Amorosi, hematólogo del Centro Médico de la Universidad de Nueva York.

El reto para los investigadores era encontrar una manera de desactivar la porción de la eritropoietina que estimula la producción de glóbulos rojos.

"Un de las cosas que queríamos era poder tener una molécula que no afectara la producción de glóbulos rojos", relató Cerami.

Mediante el uso de un proceso llamado carbamilación, lograron exactamente eso. Así que llamaron la nueva sustancia eritropoietina carbamilada (CEPO, por sus siglas en inglés).

El cambio, según Cerami, es tan sencillo y tan pequeño que si se compararan fotos de las dos moléculas no se notaría la diferencia. Pero este simple cambio evita que la eritropoietina sintética se ligue a su receptor en la médula ósea, así que no induce la producción de glóbulos rojos.

"Ahora, contamos con protección para los tejidos sin incremento de glóbulos rojos", aseguró Cerami.

En el estudio de Science, los investigadores informan acerca de pruebas exitosas con CEPO para trastornos tan diversos como apoplejía, lesión en la columna vertebral, esclerosis múltiple y retinopatía diabética en cultivos de tejidos y en sujetos animales.

"Cuando se utilizan sistemas experimentales, como en los cultivos de tejidos y en los sujetos animales de derrame, lesión en la columna vertebral y otros trastornos incapacitantes como esclerosis múltiple, el CEPO demostró algún efecto protector", afirmó Amorosi.

Cerami sostuvo que la EPO tiene muy pocos efectos secundarios y que una de sus complicaciones más significativas es la formación de coágulos, que no debería ser un problema con CEPO, así que esperan que el nuevo compuesto se tolere bien.

Cerami agregó que los investigadores espero poder usar CEPO en ensayos clínicos pronto.

Más Información

Para obtener más información sobre la eritropoietina, visite la National Library of Medicine.

FUENTES: Anthony Cerami, Ph.D., CEO, Warren Pharmaceuticals, Ossining, N.Y.; Edward Amorosi, M.D., hematologist, New York University Medical Center, and associate professor of clinical medicine, New York University School of Medicine, New York; July 9, 2004, Science
Consumer News in Spanish