MARTES 20 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Para algunos desafortunados, el colesterol alto pasa de una generación a otra. Los niños que heredan el trastorno, conocido como hipercolesterolemia familiar, tienen un alto riesgo de sufrir de un ataque cardiaco hasta a mediados de sus 20.

"Desarrollan enfermedad de las arterias coronarias a una edad relativamente temprana", explicó el Dr. Albert Wiegman, cardiólogo pediatra de el Centro Médico Académico en Ámsterdam, Holanda.

Pero el tipo de medicamentos para bajar el colesterol conocido como estatinas da esperanzas a estos niños.

Un estudio de dos años encontró que los niños que tomaban el medicamento pravastatin tuvieron una mejora significativa en el grosor de las paredes de sus arterias carótidas, las que suplen sangre al cerebro. También mostraron niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), el tipo de colesterol "malo" que tapona las arterias, dramáticamente reducidos.

Además, el medicamento funcionó sin ningún efecto adverso aparente en el crecimiento, maduración sexual, niveles de hormonas o tejido hepático o muscular de los niños, por lo menos durante el periodo del estudio.

"Parece ser seguro, y funciona", afirmó Wiegman, autor principal del estudio que aparece en la edición del 21 de julio del Journal of the American Medical Association. "Adelgaza las paredes de los vasos, por lo que tal vez tendrán una expectativa de vida normal".

En un editorial en el mismo boletín, un cardiólogo y experto en estatinas, el Dr. Antonio M. Gotto Jr., decano de la Colegio de Medicina Weill en la Universidad de Cornell de la ciudad de Nueva York, concluyó que el beneficio de tratar a jóvenes en alto riesgo con estatinas excede al riesgo potencial.

"En el caso de la hipercolesterolemia familiar", escribió, "la promesa de reducir el riesgo de morbilidad y mortalidad cardiovascular futura, además de las demandas futuras de atenciones intensivas y métodos médicos más costosos, harían del tratamiento agresivo de pacientes jóvenes en alto riesgo una iniciativa valiosa a largo plazo".

Bajo condiciones normales, las personas heredan los dos genes responsables de hacer los receptores de LDL (las "cañas de pescar", como Wiegman los describe) que eliminan el colesterol de la sangre.

Pero en las personas con hipercolesterolemia familiar, se hereda un gen anormal. Como resultado de lo anterior, la mitad de sus receptores de LDL son defectuosos o no están presentes, explica MEDPED (Make Early Diagnosis to Prevent Early Death), una organización sin fines de lucro basada en Salt Lake City que trabaja para ayudar a las familias que heredan trastornos del colesterol alto. La condición resulta en niveles anormalmente elevados de colesterol LDL desde el nacimiento.

Se estima que unas 10 millones de personas en todo el mundo sufren de la condición, la cual causa enfermedad cardiaca y muerte prematuras si no se diagnostica y trata apropiadamente, según MEDPED.

"Hay que prevenir este trastorno tan temprano como sea posible, en mi opinión", afirmó Wiegman.

El estudio contó con la participación de 214 niños, entre los 8 y los 18 años de edad, que fueron reclutados en diciembre de 1997 y octubre de 1999 y a quienes se dio seguimiento por dos años. Luego de animar a cada participante a ejercitarse y consumir una dieta de grasa restringida, los investigadores asignaron al azar a la mitad de los niños a 20 ó 40 miligramos de pravastatin, dependiendo de la edad de los niños. La otra mitad recibió un placebo.

Se tomaron imágenes de ultrasonido antes y después, para medir los cambios en el grosor de las paredes de las arterias carótidas de los pacientes, un marcador de la acumulación de placa grasa que lleva a la arterosclerosis. Luego de dos años, los niños que tomaban el placebo presentaban un grosor mayor en las paredes arteriales, mientras que los niños que tomaban pravastatin mostraron una regresión significativa.

Los niveles de colesterol LDL bajaron un 24.1 por ciento en el grupo de estatina, pero aumentaron un 0.3 por ciento en el grupo del placebo.

"Esto es algo promisorio. Esperábamos que se bajara el colesterol LDL, pero es importante que hace algo en las paredes de los vasos", anotó Wiegman.

Aunque se considera que éste es el más grande estudio hasta la fecha, se necesitan estudios más largos para demostrar la seguridad y la eficacia a largo plazo de la terapia con estatinas en los niños, apuntaron los autores.

Más Información

Visite MEDPED, en la Universidad de Utah, para aprender más sobre los trastornos hereditarioos del colesterol.

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ