La sangre, un regalo imprescindible

Pero según los expertos las donaciones nunca están a la altura de las necesidades

DOMINGO 11 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Por lo general, las donaciones de sangre se hacen menos frecuentes durante la primera parte de cada año, lo que obliga a los hospitales a luchar por acumular suministros. En algunos casos, significa incluso retrasar la cirugía para algunos.

La escasez empieza con la temporada festiva, y puede tardar varios meses en revertirse.

"Es crucial que la gente done sangre a lo largo del año, pero durante la temporada festiva, observamos una caída definitiva en las citas", señaló Sybil Miller, vocera de la Cruz Roja Americana. "Sin embargo, los hospitales no se toman vacaciones. La necesidad de sangre no desaparece en los días festivos".

Jennifer Garfinkel, vocera de la American Association of Blood Banks, agregó: "Animamos a la gente a que convierta esta acción que salva vidas en un hábito. Una pinta de sangre puede salvar hasta tres vidas".

Alrededor de 5 millones de estadounidenses necesitan transfusiones de sangre cada año, de acuerdo con la Clínica Mayo. Algunos necesitan sangre durante la cirugía, mientras que otros dependen de ella para reemplazar la sangre perdida en un accidente o porque tienen una enfermedad que amerita tratamiento con componentes de la sangre.

Y los médicos no han dado todavía con un sustituto artificial para la sangre humana. Así que los médicos necesitan tener acceso a sangre humana real para salvar vidas, y ésta sólo puede proceder de donantes.

Los donantes contribuyeron con más de 15 millones de unidades de sangre entera y glóbulos rojos en 2001, el año más reciente para el que se tienen datos disponibles, según el National Blood Data Resource Center.

En ese mismo año, los hospitales de los Estados Unidos transfundieron alrededor de 14 millones unidades de sangre entera y glóbulos rojos a 4.9 millones de pacientes, un promedio de 38,000 unidades de sangre necesarias para cualquier día determinado.

Pero aunque la demanda de sangre es elevada y la mitad de los estadounidenses es elegible para donarla, sólo cerca del 5 por ciento de los que son elegibles lo hacen, señala la Clínica Mayo. Al mismo tiempo, el número de transfusiones aumenta en nueve por ciento cada año.

La sangre donada se transforma en tres componentes claves: glóbulos rojos, plaquetas y plasma. Estos componentes pueden ser usados para tratar un grupo de lesiones y enfermedades.

Los glóbulos rojos se utilizan para tratar a pacientes de cirugía o de traumas y pueden aliviar los efectos de la anemia. El plasma, la parte líquida de la sangre, se administra a pacientes que tienen problemas de coagulación y se utiliza además en el tratamiento de quemaduras. Las plaquetas coagulan la sangre cuando se producen cortes o heridas abiertas y se usan a menudo en pacientes de cáncer y de trasplante, de acuerdo con la Cruz Roja Americana.

Para empeorar más el problema, la sangre tiene una vida útil limitada.

Las plaquetas tienen ser utilizadas dentro de los cincos días después de la donación, según la Cruz Roja. Los glóbulos rojos pueden almacenarse bajo refrigeración alrededor de 45 días.

Los glóbulos rojos congelados pueden durar hasta 10 años, pero cuesta demasiado congelar más de una pequeña porción del suministro de sangre. El plasma por lo general se congela, pero debe utilizarse en el plazo de un año, según la Cruz Roja.

Si piensa donar sangre, la Cruz Roja Americana le sugiere que antes de hacerlo, debe:

  • Dormir suficiente la noche antes.
  • Tener un buen desayuno o almuerzo.
  • Beber líquidos extras para reemplazar el líquido que donará, y evitar diuréticos como el té, el café y las bebidas con cafeína.
  • Ingerir alimentos ricos en hierro como carne roja, el pescado, aves o hígados. Consumir legumbres, cereales enriquecidos con hierro, pasas y ciruelas pasas también ayuda.
  • Evite los alimentos grasos, ya que los lípidos pueden afectar las pruebas para detectar enfermedades infecciosas que se llevan a cabo en toda la sangre donada. Cuando no se pueda llevar a cabo una prueba, su sangre podría ser rechazada.
  • El día de la donación, lleve ropa con mangas que pueda remangar por encima del codo. Después, vuelva a hidratarse bebiendo abundantes líquidos y evite hacer actividad física extenuante durante al menos cinco horas.

Más información

Para saber más sobre la donación de sangre, visite la American Association of Blood Banks.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ