See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las plaquetas sintéticas controlan la pérdida de sangre

En animales, reducen el tiempo de sangrado a la mitad, pero su uso en seres humanos sigue bastante alejado

MIÉRCOLES 16 de diciembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- En espera de mejorar la naturaleza, los investigadores han diseñado y probado versiones sintéticas de plaquetas, que coagulan la sangre, para su uso en traumas u otros casos en los que la sangre no deja de fluir.

"Comenzamos haciendo un núcleo, con material que se usa en los puntos quirúrgicos degradables, que se disuelven en el organismo", señaló Erin B. Lavik, profesor de ingeniería biomédica de la Universidad Case Western Reserve y autor líder de un informe publicado el 16 de diciembre en Science Translational Medicine. "Entonces adjuntamos un polímero soluble en agua que se usa en la industria farmacéutica. Luego, adjuntamos una molécula que interactúa con plaquetas activadas y les ayuda a coagular más rápidamente".

La esperanza es que las plaquetas artificiales puedan reemplazar o aumentar la actividad de los medicamentos utilizados actualmente para coagulación, conocidos como factor VIIa, explicó Lavik.

El factor VIIa es una proteína que cumple una función clave en la coagulación de la sangre. Ahora existe una versión de la proteína alterada por ingeniería genética para uso médico. Fue presentada para su uso en pacientes de hemofilia, una afección genética en la que no ocurre la coagulación normal, y se está usando cada vez más contra las hemorragias incontrolables.

Pero el factor VIIa se debe mantener refrigerado y tiene una vida útil muy corta, advirtió Lavik. Además, no se puede usar para lesiones de la cabeza o de la espina dorsal por el temor a las complicaciones.

"La razón por la que desarrollamos esta plaqueta sintética es porque es estable a cualquier temperatura", aseguró Lavik. "Es un polvo fino que se puede administrar por vía intravenosa. Entre más pronto se controle el sangrado, mejor será el resultado".

En pruebas con animales, las ratas lesionadas que recibieron inyecciones de plaquetas artificiales dejaron de sangrar en la mitad del tiempo de las que no fueron tratadas. Las ratas que recibieron inyecciones veinte segundos después de la lesión dejaron de sangrar en el 23 por ciento del tiempo que las ratas no tratadas.

"También comparamos directamente el factor VIIa", aseguró Lavik. "Cuando las plaquetas artificiales se introdujeron, el sangrado se redujo aún más". Las plaquetas artificiales indujeron coagulación un 25 por ciento más rápidamente que el factor VIIa, decía el informe.

Sin embargo, queda una larga serie de pruebas por delante antes de que las plaquetas artificiales entren a la práctica médica rutinaria, aseguró Lavik. "El siguiente paso sería un modelo animal que se parezca más a la lesión humana", dijo. "Tenemos que pasar a animales más grandes. Los cerdos son los que usamos más comúnmente".

También hace falta financiación. "Hemos solicitado fondos a grupos federales y no federales", relató Lavik. Espera el apoyo de un laboratorio farmacéutico porque "al final, se trata de hacer que sea comercialmente viable".

"Acabamos de empezar esas conversaciones", aseguró Lavik. "Ahora que hemos publicado este artículo, espero que podamos generar algo de interés".

Un punto crítico es convencer a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos de que las plaquetas artificiales tendrían aplicaciones médicas útiles, señaló Lavik. Convencer a la FDA comenzaría con datos de estudios animales futuros. "Si se replica lo que hemos visto hasta ahora, hablaríamos con la FDA", dijo. "No tiene sentido estimar nuestras posibilidades de éxito sin haber visto los datos y hablado con ellos".

"Cualquier cosa nueva que sea seguro para usar con alguien que tenga hemorragia continua sería útil en un centro de trauma", agregó el Dr. Michael Craun, director de trauma médico del Hospital Conmemorativo Scott and White de Temple, Texas. "Realmente tenemos problemas ahora con quienes tienen lesiones mayores".

Otro experto estuvo de acuerdo. "Cualquier compuesto o dispositivo que controle hemorragias en los pacientes puede ser útil si la proporción entre riesgos y beneficios es favorable", señaló el Dr. Brian Harbrecht, director de trauma de la Universidad de Louisville.

Sin embargo, él y Craun recalcaron también que se trata de un trabajo muy preliminar.

"Hace falta mucha más investigación sobre este producto en particular para determinar si tiene o no aplicación clínica", señaló Harbrecht. "Eso exige años y años de trabajo más preciso".

El nuevo informe describió "experimentos preliminares con ratas únicamente", agregó Craun, y hay dudas sobre su seguridad, costo y tecnología.

Más información

Para conocer más sobre cómo funcionan las plaquetas y qué sucede si no funcionan bien, visite la Biblioteca Nacional de Medicina.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Erin B. Lavik, Sc.D, professor, biomedical engineering, Case Western Reserve University, Cleveland; Michael Craun, M.D., trauma medical director, Scott and White Memorial Hospital, Temple, Texas; Brian Harbrecht, M.D., professor, surgery, and director, trauma, University of Louisville, Kentucky; Dec. 16, 2009, Science Translational Medicine
Consumer News in Spanish