See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Extraño hallazgo sobre medicamento contra la presión arterial

Los expertos afirman que se necesitan más estudios sobre el supuesto daño de los bloqueadores de los canales de calcio

MARTES 14 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un estudio sobre los medicamentos recomendados para la presión arterial ha producido un resultado que resulta difícil de explicar, incluso para los investigadores: El añadir un bloqueador del canal de calcio a un diurético estuvo asociado con un aumento en las muertes,pero no con un incremento en la incidencia de apoplejías o eventos coronarios tales como ataques del corazón.

Es un hallazgo que resalta la precaución con la que los médicos se aproximan a los estudios observacionales, que analizan la experiencia previa de los pacientes. El método preferido es un ensayo controlado, en el que todos los elementos del tratamiento son vigilados cuidadosamente desde el principio.

El reciente estudio estuvo basado en un ensayo observacional, el Women's Health Initiative Observational Study, que incluyó a más de 93,000 mujeres entre los 50 y 79 años de edad, quienes recibieron un seguimiento durante un promedio de 5.9 años.

Los hallazgos aparecen en la edición del 15 de diciembre del Journal of the American Medical Association.

La idea consistía en observar los resultados de las recomendaciones actuales de EE.UU. que sugieren que el tratamiento de la alta presión arterial debería empezar con un diurético, medicamento ampliamente disponible y económico que promueve la excreción de la orina para liberar el cuerpo del exceso de líquidos. Sin embargo, la directrices estipulan que si un diurético no resulta efectivo en el control apropiado de la presión arterial, se debería añadir otro medicamento, ya sea un bloqueador del canal de calcio, un bloqueador beta o in inhibidor de la ECA.

El reciente estudio encontró que las mujeres que tenían una alta presión arterial pero no una enfermedad cardiovascular y que recibieron un diurético y un bloqueador del canal de calcio tuvieron un índice de mortalidad en un 85 por ciento más alto que aquellas a las que se le administró un diurético más un bloqueador beta. No obstante, la incidencia de eventos coronarios y apoplejías fue la misma para ambos grupos. El estudio no especificó las causas de muerte.

La autora del estudio, Sylvia Wassertheil-Smoller, reconoció que los estudios observacionales tienen sus desventajas. Aunque, apuntó que "no han habido ensayos controlados en esta particular combinación [un diurético y un bloqueador del canal de calcio]".

En contraste, el ensayo controlado ALLHAT, reconocido en EE.UU como el estudio definitivo para el tratamiento de la alta presión arterial, no encontró diferencias en los índices de mortalidad, declaró Wassertheil-Smoller, directora de la división de epidemiología de la Escuela de Medicina Albert Einstein de Nueva York.

Sin embargo, el estudio ALLHAT solamente examinó el uso de un único medicamento en el tratamiento de la presión arterial alta. Antes de que se tome alguna acción basada en el nuevo hallazgo, manifestó Wassertheil-Smoller, "necesitaremos un ensayo clínico en el que las personas reciban un diurético y se les asigne de manera aleatoria un medicamento adicional".

El Dr. Daniel W. Jones, decano del Centro Médico de la Universidad de Mississippi y vocero de la American Heart Association, no podría estar más de acuerdo.

"Este estudio, a pesar del hecho que se trata de un estudio estricto realizado por personas buenas, no posee un carácter concluyente", indicó Jones. "Estos son datos observacionales, datos observacionales de alta calidad obtenidos a través de personas de alta calidad, pero no se pueden sacar conclusiones firmes basados en ellos".

El hallazgo "no es consistente con la gran mayoría de ensayos aleatorios, en los que disminuir la presión arterial con cualquier tipo de terapia reduce los eventos cardiovasculares", destacó Jones.

En su práctica, refirió Jones, seguirá la recomendación contenida en el ensayo ALLHAT, es decir empezar el tratamiento con un diurético y añadir otro medicamento si no se alcanza el objetivo de reducir la presión arterial a no más que 140 sobre 90. La elección de un segundo medicamento, (o tercero si fuese necesario), no resulta importante para él, sostuvo Jones: "Utilizo todas esas clases".

"La evidencia sugiere fuertemente que el mecanismo a través del cual llegamos a ello no es tan importante como reducir la presión arterial en sí misma", señaló.

Más información

Podrá encontrar una guía sobre el tratamiento con medicamentos para la alta presión arterial en la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Sylvia Wassertheil-Smoller, Ph.D, head, division of epidemiology, Albert Einstein College of Medicine, New York City; Daniel W. Jones, M.D., dean, University of Mississippi Medical Center, Jackson; Dec. 15, 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish