See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La obesidad no representa una amenaza para la vida como se creía

Investigadores hallan que muchos factores de riesgo cardiovasculares están descendiendo entre las personas obesas.

MARTES 19 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Ser obeso puede que no sea tan peligroso para la salud de algunas personas como los médicos han creído.

Dos nuevos estudios estadounidenses reportan que muchos factores de riesgo cardiovascular en personas obesas y con sobrepeso , a excepción de la diabetes, están en declive. Y aunque existe un excedente de más de 110,000 muertes cada año en EE.UU. debido a la obesidad, ese número está por debajo de los cálculos anteriores.

Los hallazgos aparecen en la edición del 20 de abril del Journal of the American Medical Association.

De manera sorprendente, uno de los estudios halló que el peso inferior al normal también puede acabar igualmente con la vida de una persona. Los investigadores hallaron que un excedente de casi 34,000 muertes estaba asociado con un peso inferior al normal, especialmente en la vejez, de acuerdo con la autora del estudio, Katherine Flegal, científica investigadora principal del Centro Nacional para las Estadística de Salud.

Entre la reducción de los factores de riesgo cardiovasculares encontramos hipertensión arterial, colesterol alto y las tasas de tabaquismo, de acuerdo con los investigadores de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention. Ellos especulan que una mejor conciencia, mejores pruebas y medicamentos más efectivos son responsables por la caída de los índices de presión arterial elevada y colesterol alto en la población obesa y con sobrepeso. Campañas de salud pública masivas y políticas contra el tabaquismo se citan como una de las posibles razones para el declive de los índices de tabaquismo.

Sin embargo, los investigadores son rápidos en señalar que sus hallazgos no quieren decir que sólo bastaría tomar una pastilla y que tener sobrepeso es bueno.

"Ser obeso aún está asociado con un alto riesgo de muchas afecciones de salud y discapacidad, como la diabetes, tal vez algunos tipos de cáncer, y podría afectar su calidad de vida. Así que controlar y mantener un mejor peso corporal tiene un gran impacto en la calidad de vida y para una cantidad de afecciones crónicas", dijo Edward Gregg, autor del segundo estudio y epidemiólogo de la división de traducción de la diabetes de los CDC de Atlanta.

Los hallazgos parecen contradecir un estudio publicado en la edición del 20 de abril de Circulation que halló que la obesidad aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas tanto para hombres como para mujeres.

El Dr. George Fielding, cirujano del Programa para Perder Peso con Cirugía del Centro Médico de la Universidad de Nueva York, estuvo de acuerdo con los razonamientos de Gregg sobre el control del peso corporal. "Si se es obeso, se padecerán estas enfermedades, como diabetes, hipertensión arterial y triglicéridos altos", indicó. "Es bueno saber que estas enfermedades están siendo mejor tratadas, pero aún muchas personas mueren por causa del sobrepeso".

El estudio de Flegal comparó información sobre mortalidad e índice de masa corporal (IMC) de tres Encuestas Nacionales de Análisis sobre Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) hechas a principios y finales de los años 70, y de nuevo a finales de los 80 y principios de la década de los 90, con un estudio de la NHANES realizado de 1999 a 2002.

Los investigadores hallaron que ser obeso, es decir, tener un IMC superior a 30, estaba asociado con un excedente de 111,909 muertes en comparación con las personas con un IMC normal, de 18.5 a menos de 25. Tener un peso inferior al normal, es decir, un IMC por debajo de 18.5, también contribuía al exceso de muertes, en casi 34,000 de los casos. No obstante, tener sobrepeso, es decir, un IMC de 25 a menos de 30, no pareció causar exceso de muertes.

En un editorial acompañante, el Dr. David Mark, editor colaborador de JAMA, escribió que estos estimados parecían "contradecir en gran medida los cálculos anteriormente publicados en JAMA". Citó estudios anteriores y halló que el excedente de muertes entre 280,000 y 414,000 era atribuible a la obesidad.

"La magnitud de las diferencias citadas reclama una explicación de las razones que están detrás de estas discrepancias", escribió Mark.

Aunque revelar estas discrepancias pueda ser importante desde la perspectiva de salud pública, Fielding señaló que lo que realmente importa destacar es que el número es irrelevante, pues todos los estudios anteriores han hallado que demasiadas personas están muriendo por causa de su obesidad.

"Un hombre de 45 años con un IMC de 45 vivirá casi 10 años menos que alguien con un peso normal", apuntó Fielding.

En el estudio de Gregg, él y sus colegas examinaron los datos de cinco estudios de la NHANES, empezando en 1960 hasta el 2000, buscando tendencias en los factores de riesgo cardiovasculares por el IMC.

Hallaron que el colesterol alto, la presión arterial elevada y el número de personas fumadoras se han reducido para todos los grupos de IMC. La única excepción fue la diabetes, niveles que han permanecido estables durante los 40 años del periodo en estudio.

El treinta y nueve por ciento de las personas obesas a principios de los años 60 tenía colesterol alto, en comparación con el 18 por ciento en la encuesta de 1999-2000. La presión arterial elevada estuvo presente en el 42 por ciento de las personas obesas en los años 60, y en el 24 por ciento del estudio posterior. Y en el estudio de la década de los 60, el 32 por ciento de las personas obesas era fumadora, en comparación con el 20 por ciento del estudio de 1999-2000.

"Las personas obesas ahora fuman menos y tienen menores niveles de colesterol y presión arterial. Aunque los resultados de mortalidad no son evaluados en el estudio de Gregg y su equipo, debido a las interacciones entre los factores de riesgo, esta disminución general en todos los grupos de peso corporal puede traducirse como una reducción del riesgo elevado de muerte asociado con la obesidad", anotó Mark en su editorial.

Aún así, todos los expertos están de acuerdo en que un peso corporal saludable es lo mejor.

"Mantener un estilo de vida saludable, mediante el incremento de la actividad física, consumir una dieta saludable y seguir las recomendaciones de los proveedores de salud para someterse a pruebas, exámenes y tratamientos necesarios, ayudará a reducir los factores de riesgo cardiovasculares, ya sea que sea delgado, obeso o tenga sobrepeso", sostuvo Gregg.

Más información

Para más información sobre los riesgos para la salud del sobrepeso o la obesidad, consulte el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Edward Gregg, Ph.d., epidemiologist, division of diabetes translation, U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC), Atlanta; Katherine Flegal, Ph.D., senior research scientist, National Center for Health Statistics, CDC, Hyattsville, Md.; George Fielding, M.D., surgeon, New York University Program for Surgical Weight Loss, and associate professor, New York University School of Medicine, New York City; April 20, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined