La prueba de tobillo y brazo de presión arterial predice el riesgo de enfermedad cardiaca

Podría mejorar las evaluaciones actuales, según un informe

MARTES, 8 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un grupo de investigadores internacionales informa que una prueba poco usada que mide la presión arterial en el tobillo y el brazo puede mejorar la evaluación del riesgo de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular y otros problemas cardiovasculares.

Tiene una ventaja clara en que es extremadamente fácil de realizar y no exige equipo costoso y sofisticado, aseguró Gerry Fowkes, profesor de epidemiología de la Universidad de Edimburgo, Escocia, refiriéndose al índice tobillo-brazo (ITB). El método es el tema de un informe en la edición de 9 de julio del Journal of the American Medical Association. El índice es la proporción entre las mediciones de presión arterial en el tobillo y en el brazo.

El ITB debería usarse para complementar y no para reemplazar las medidas estándares de riesgo cardiovascular, como el colesterol, la presión arterial, la obesidad y la actividad física, señaló Fowkes.

"Se ha demostrado que al usar estos factores de riesgo comunes, la predicción no es tan buena como podría ser, dijo. "Por eso, nosotros, entre otros, hemos estado buscando otros factores para mejorar la predicción".

El metaanálisis uso datos de 16 estudios alrededor del mundo, entre ellos los de 24,955 hombres y 23,339 mujeres a los que se les dio seguimiento luego de la medición de ITB. Durante los próximos diez años, el 4.4 por ciento de los hombres que tenían ITB normal murió, en comparación con el 18.7 por ciento de los que tuvieron un ITB anormalmente bajo. Los índices de mortalidad para las mujeres fueron de 12.6 por ciento para las que tenían un ITB bajo y de 4.1 por ciento para las que lo tenían normal.

Un ITB más bajo se relacionó con un riesgo de aproximadamente el doble de muerte por cualquier causa, muerte cardiovascular y un evento coronario mayor en un plazo de diez años, decía el informe. Incluir el ITB entre las evaluaciones actuales del riesgo implicaría una reclasificación el riesgo cardiovascular y un cambio en las medidas tomadas para prevenir eventos cardiovasculares para el 19 por ciento de los hombres y el 26 por ciento de las mujeres, calcularon los investigadores.

Los estudios sobre el uso del ITB continúan, aseguró Fowkes. "El siguiente paso es contemplar la predicción realizada combinando el ITB con otros factores de riesgo", dijo. "Cualquier individuo al que se le haga una evaluación del riesgo cardiovascular se beneficiaría de hacerse esta prueba, pero cuando hayamos hecho más trabajo para examinar la precisión detallada de la predicción, el uso apropiado de la prueba será más obvio".

La prueba de ITB actualmente no es para todo el mundo, advirtió el Dr. Aaron B. Folsom, profesor de epidemiología de la Universidad de Minnesota y miembro del equipo de investigación.

Se promueve como manera de medir el riesgo de enfermedad arterial periférica (EAP) y obstrucción de los vasos sanguíneos de las piernas, por lo que funciona mejor para las personas de mayor edad, que están en mayor riesgo de EAP, señaló Folsom. Se puede proponer un uso más generalizado porque "entre más información haya, mejor se podrá clasificar el riesgo cardiovascular", aseguró Folsom.

Una lectura baja de ITB podría implicar mayor énfasis para ese individuo de los factores de riesgo clásicos, como el colesterol en la sangre, la presión arterial, la diabetes, la obesidad y los demás, agregó Folsom. "Contamos con intervenciones que sabemos que funcionan, como la reducción de la glucosa y la actividad física", dijo.

Más información

Para saber cómo se determina el ITB y lo que significa, visite la Vascular Disease Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Gerry Fowkes, Ph.D., professor, epidemiology, University of Edinburgh, Scotland; Aaron B. Folsom, M.D., professor, epidemiology, University of Minnesota, Minneapolis; July 9, 2008, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish