Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los coágulos en el pulmón pueden causar hipertensión pulmonar

Hallada alta e inesperada incidencia en supervivientes de bloqueo arterial

MIÉRCOLES 26 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- Investigadores holandeses reportan que un número inesperadamente alto de pacientes que sobrevive a un coágulo en los pulmones desarrolla presión peligrosamente alta en la arteria pulmonar.

"Encontramos que la hipertensión pulmonar se produce mucho más frecuentemente de lo esperado", afirmó el autor del estudio, Anthonie W.A. Lensing, profesor de medicina en el Centro médico académico de Amsterdam.

La embolia pulmonar, un bloqueo de una arteria en los pulmones, afecta a unos 600,000 estadounidenses cada año y causa 60,000 muertes. Es, de hecho, una de las principales causas de muerte súbita en este país.

La hipertensión pulmonar, por otro lado, es una afección que puede ejercer demasiada presión sobre el corazón, el cual debe realizar un trabajo extra para empujar la sangre a través de los pulmones. Sin embargo, también es una afección que no se tiene en cuenta frecuentemente debido a que causa pocos o ningún síntoma en muchos pacientes, afirmó Lensing.

Siempre se ha considerado que apenas unos pocos de los que sobreviven a una embolia pasan a desarrollar hipertensión pulmonar, uno de cada 1,000 como mucho. Pero la incidencia en los 223 pacientes estudiados por Lensing y sus colegas fue mucho mayor, según un informe que aparece en la edición del 27 de mayo del New England Journal of Medicine.

La hipertensión generalmente se desarrolla lentamente luego de una embolia pulmonar, agregó Lessing. Hay una cierta "luna de miel" de unos meses, pero luego la incidencia comienza a aumentar, apuntó.

"A los seis meses, el uno por ciento de los pacientes padece hipertensión pulmonar", declaró Lensing acerca de sus hallazgos. "Esta cifra aumentó a 3.1 por ciento luego de un año y a 3.8 por ciento luego de dos años".

El nuevo informe se añade a la lista de enfermedades que pueden causar hipertensión, afirmó el Dr. Valentín Fuster, director del Instituto cardiovascular del Centro médico Monte Sinaí de Nueva York.

La afección puede ser causada por enfermedades en los pulmones, insuficiencia del lado izquierdo del corazón o un trastorno congénito del corazón, como, por ejemplo, una válvula defectuosa. En un reducido número de casos, generalmente entre mujeres jóvenes, no hay causa aparente.

"Muchas veces son difíciles de diagnosticar y sus tratamientos varían", sostuvo Fuster. Por ejemplo, si la causa es una válvula cardiaca defectuosa, se realiza una cirugía para reemplazar la válvula. Si la causa es una enfermedad pulmonar, el tratamiento se orienta a corregir la enfermedad pulmonar.

Cuando la causa es una embolia pulmonar, el tratamiento efectivo es la endarterectomía, una cirugía que elimina los coágulos que bloquean la arteria. Esta técnica fue desarrollada en la Universidad de California en San Diego y ahora es ampliamente utilizada.

Muchas veces, la única señal de alarma de hipertensión pulmonar es dificultad para respirar, afirmó Fuster. "Hay que pensar en ella cuando el paciente siempre está sin aliento", agregó.

Más Información

La historia de la hipertensión pulmonar se explica en la American Heart Association.

FUENTES: Anthonie W.A. Lensing, M.D., professor, medicine, Academic Medical Center, Amsterdam, Netherlands; Valentin Fuster, M.D., director, Cardiovascular Institute, Mount Sinai Medical Center, New York City; May 27, 2004, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish