See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Para una mejor salud, cante 'Om'

Un estudio encuentra que la meditación trascendental disminuye la resistencia a la insulina y el riesgo de síndrome metabólico

MARTES 13 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- La meditación podría hacer más que darle paz mental. Un nuevo estudio afirma que podría mejorar su actividad cardiovascular al disminuir el riesgo de síndrome metabólico.

En un estudio, publicado en la edición del 12 de junio de Archives of Internal Medicine, investigadores informan que la práctica de la meditación trascendental puede disminuir significativamente la resistencia a la insulina, reducir la presión sanguínea y la variabilidad del ritmo cardiaco.

"Es posible utilizar la conexión cuerpo-mente para aprovechar la inteligencia interior del propio cuerpo para lograr cambios en la fisiología y revertir el riesgo de diabetes y enfermedad cardiaca", afirmó el Dr. Robert Schneider, director del Instituto de Medicina Natural y Prevención de la Universidad de Administración Maharishi de la Maharishi Vedic City, Iowa. Schneider es también coautor del libro Total Heart Health (Salud cardiaca total).

Sobre la reducción en la resistencia a la insulina, Schneider anotó que "una reducción como esta permitiría que un laboratorio farmacéutico ganara mucho dinero. Las únicas otras cosas que podrían lograr una reducción como esta son el ejercicio intensivo o una pérdida importante de peso".

La resistencia a la insulina es uno de los componentes clave del síndrome metabólico, un grupo de factores de riesgo cardiovascular que suceden de manera simultánea y aumentan el riesgo de enfermedad cardiaca. Cuando el cuerpo no usa insulina apropiadamente, la glucosa excesiva permanece en la sangre, lo que afecta muchas de las funciones del cuerpo. La glucosa excesiva causa un aumento en los triglicéridos y otras grasas sanguíneas. También daña la función de los riñones, lo que puede llevar a presión sanguínea alta.

En colaboración con investigadores de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del sur de California y del Centro Médico Cedars-Sinai, Scheneider y sus colegas reclutaron a 103 personas a las que ya se les había diagnosticado enfermedad cardiaca para estudiar los efectos de la meditación trascendental en los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca. Ochenta y cuatro de estos participantes reclutados completaron las 16 semanas del estudio.

La edad promedio de los participantes del estudio fue de alrededor de 67 años. Poco más del 40 por ciento era de hombres. El índice de masa corporal promedio fue 28, lo que quiere decir que el voluntario promedio del estudio tenía sobrepeso pero no era obeso. Alrededor de un tercio tenía antecedentes de presión sanguínea alta y 9 por ciento tenía diabetes.

Los participantes del estudio fueron asignados al azar a uno de los dos grupos del estudio. Un grupo recibió capacitación y práctica de meditación trascendental dos veces al día por 20 minutos cada vez durante cuatro meses, mientras que el otro grupo recibió educación sobre la salud y la enfermedad cardiaca.

Schneider explicó que la meditación trascendental consiste en sentarse tranquilamente mientras la mente se lleva a un estado cada vez más tranquilo hasta que la persona no piensa en lo absoluto, literalmente "trascendiendo el proceso de pensamiento", señaló.

Los investigadores encontraron que la presión sanguínea sistólica (el número superior) disminuyó en más de 3 puntos en el grupo de meditación y aumentó más de 2 puntos en el grupo de educación sobre la salud durante el periodo del estudio.

La meditación también tuvo efectos positivos sobre la variabilidad del ritmo cardiaco, otra medida de la salud cardiaca. Una disminución en la variabilidad del ritmo cardiaco es una señal negativa y las personas del grupo de educación sobre la salud tuvieron una disminución en la variabilidad del ritmo cardiaco durante el periodo de estudio, mientras que los que estaban en el grupo de meditación experimentaron un ligero aumento en la misma.

El cambio más significativo, según Schneider, se vio en la resistencia a la insulina. En las medidas que comparaban la glucosa en ayunas y los niveles de insulina, el grupo de educación sobre la salud aumentó 0.52 mientras que el grupo de meditación disminuyó 0.75, un cambios "significativo", según los autores.

"Esto es importante. No es una noticia que cambie el panorama, pero [estos investigadores] han extendido la información sobre la meditación trascendental para incluir la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico", afirmó el Dr. Louis Teichholz, director médico de cardiología y medicina complementaria del Centro Médico de la Universidad de Hackensack.

Teichholz afirmó que estos beneficios probablemente no se limitan a la meditación trascendental, sino que probablemente incluyen otras formas de relajación como el yoga, el tai chi, las imagenes guiadas, la biorretroalimentación e incluso el ejercicio. Sin embargo, Schneider apuntó que ahora mismo, la meditación trascendental es el único método que ha sido comprobado en ensayos clínicos aleatorios.

Afirmó que la meditación y otras formas de relajación tienen efectos beneficiosos porque activan la parte parasimpática del sistema nervioso autónomo, lo que ayuda a calmar la respuesta de lucha o huida del cuerpo, que es desencadenada por el sistema nervioso simpático del cuerpo. Cuando el sistema simpático es activado por el estrés, hace que el cuerpo libere hormonas y esas hormonas pueden ayudar a hacer que el cuerpo se haga resistente a la insulina. Sin embargo, cuando el sistema parasimpático se inactiva, las células del cuerpo responden mejor a la insulina, explicó Teichholz.

"No siempre se puede alterar el estrés", señaló. "Pero lo que importa no es el estrés, sino cómo respondemos a él. Si uno puede responder de manera diferente, puede contrarrestar algunos de los efectos negativos del estrés".

Más información

Para más información sobre la meditación y sus efectos sobre la salud, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Robert Schneider, M.D., director, Institute for Natural Medicine and Prevention, Maharishi University of Management, Maharishi Vedic City, Iowa, and author, Total Heart Health; Louis Teichholz, M.D., medical director, cardiology and complementary medicine, Hackensack University Medical Center, N.J.; June 12, 2006, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined