See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Unas medidas cardiacas tipo 'yo-yo' podrían apuntar a riesgos cardiacos

heart scan

LUNES, 1 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Si su peso, presión arterial, colesterol o niveles de azúcar en la sangre fluctúan, quizá usted tenga un riesgo más elevado de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular (ACV) y muerte prematura que las personas con unas medidas más constantes, sugiere una investigación reciente.

Según el estudio, durante casi seis años de seguimiento, los hombres y mujeres con las medidas que más cambiaban tenían un 127 por ciento más de probabilidades de fallecer, un 43 por ciento más de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco, y un 41 por ciento más de probabilidades de padecer un ACV, en comparación con aquellos cuyas medidas permanecían estables.

"La variabilidad en los parámetros metabólicos podría tener un rol en la predicción de la mortalidad y de los resultados cardiovasculares", señaló el autor principal del estudio, el Dr. Seung-Hwan Lee, profesor de endocrinología en el Colegio de Medicina de la Universidad Católica de Corea, en Seúl.

Pero como el estudio observó datos del pasado, solo puede mostrar una asociación entre la variabilidad en esas medidas y el riesgo. No puede probar que la variabilidad sea la causa del aumento en el riesgo de ataque cardiaco, ACV o muerte, advirtieron los autores del estudio.

Los investigadores tampoco indagaron los motivos de que las medidas metabólicas fluctuaran con el tiempo.

Pero las estrategias de tratamiento para reducir las fluctuaciones en esos parámetros deberían ser una meta para prevenir unos malos resultados de salud, planteó Lee.

Esas estrategias podrían incluir mantener la presión arterial, el colesterol y el azúcar en la sangre en los rangos normales (ni demasiado altos ni demasiado bajos), y mantener un peso normal (ni demasiado gordo ni demasiado delgado).

El Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de cardiología en la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que los hallazgos eran interesantes.

"Esto abre una nueva vía para implicar la variación en los factores de riesgo a lo largo del tiempo al estimar el riesgo de enfermedades cardiovasculares", dijo. "Una mejor identificación de las personas que tienen un riesgo más alto y más bajo podría traducirse en una mejor utilización de las estrategias de prevención y las terapias".

Pero se necesitan más estudios para determinar si unas estrategias de tratamiento que reduzcan específicamente las fluctuaciones en esos parámetros reducirán el riesgo de eventos cardiovasculares y mejorarán la salud, dijo Fonarow.

En el estudio, Lee y sus colaboradores utilizaron el sistema del Seguro Nacional de Salud de Corea para recolectar datos sobre más de 6.7 millones de personas que no habían tenido ataques cardiacos, diabetes, hipertensión ni colesterol alto.

Entre 2005 y 2012, todos los participantes se sometieron a al menos tres exámenes que documentaron el peso, el azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol.

Los investigadores observaron específicamente el efecto de los cambios en los participantes cuyas medidas aumentaron o se redujeron en más de un 5 por ciento. No importó si las medidas de las personas mejoraban o empeoraban: una variabilidad alta en sí se vinculó con un mayor riesgo de muerte durante el periodo del estudio, mostraron los investigadores.

Las mujeres y los adultos mayores eran más propensos a tener unos parámetros altamente variables, comentaron los investigadores.

Lee dijo que como el estudio se realizó en Corea, no se sabe con certeza si los hallazgos aplicarían en Estados Unidos. Pero otros estudios en distintas poblaciones indican que el vínculo entre las medidas fluctuantes y el riesgo de morir es común.

Un especialista ofreció una nota de precaución: las personas obesas o con sobrepeso no deben malinterpretar estos hallazgos.

"Esta es una investigación sugerente que plantea preguntas sobre las dietas compulsivas", apuntó el Dr. Byron Lee, director de los laboratorios y las clínicas de electrofisiología de la Universidad de California, en San Francisco.

Pero dista mucho de ser definitivo, añadió. "Con algo de suerte los pacientes obesos no usarán esto como excusa para dejar de intentar perder peso", enfatizó Lee.

El informe aparece en la edición en línea del 1 de octubre de la revista Circulation.

Más información

Para más información sobre la prevención de los ataques cardiacos, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Seung-Hwan Lee, M.D., Ph.D., professor, endocrinology, College of Medicine, Catholic University of Korea, Seoul; Byron Lee, M.D., professor, medicine, director, electrophysiology laboratories and clinics, University of California, San Francisco; Gregg Fonarow, M.D., professor, cardiology, University of California, Los Angeles; Oct.1, 2018, Circulation, online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined