Las señales luminosas del electrocardiograma indican problemas cardiacos

Estudio señala mayor riesgo de fibrilación auricular, necesidad de marcapasos y muerte prematura

MARTES 23 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio señala que una ligera anormalidad en un electrocardiograma (EKG) que hasta ahora se pensaba que era insignificante, podría ser una señal de alarma de problemas cardiacos futuros y mayor riesgo de muerte prematura.

La prolongación de lo que se conoce como intervalo PR, la porción derecha de la curva que registra la actividad eléctrica del corazón a medida que se contrae y se expande, se relacionó con el doble del riesgo de desarrollar fibrilación auricular, un tipo de arritmia, tres veces el riesgo de necesitar un marcapasos y una y media veces el riesgo de muerte prematura, según un informe que aparece en la edición del 24 de junio de la Journal of the American Medical Association.

"Históricamente, esto se ha visto como algo benigno", señaló el Dr. Thomas Wang, autor principal del estudio y director asociado de insuficiencia y trasplante cardiacos del Hospital General de Massachusetts. "El mensaje principal de este artículo es que hay una relación entre este hallazgo en el EKG y el riesgo futuro de arritmias cardiacas y muerte".

El intervalo PR registra el momento en el que la actividad eléctrica del corazón se desplaza por las aurículas, las cámaras superiores del corazón que reciben la sangre que viene del cuerpo, hacia los ventrículos, las cámaras inferiores que bombean la sangre. La actividad del EKG se registra en milésimas de segundo, por lo que se considera que una prolongación del intervalo PR es de 200 ms. Una prolongación así del intervalo PR generalmente se observa en adultos sanos de edad madura o mayores, y la incidencia aumenta con la edad.

El análisis de los EKG de 7,500 participantes del Estudio cardiaco de Framingham halló un intervalo PR prolongado en 124 de ellos. Además, se detectó un aumento en el riesgo en el seguimiento a largo plazo.

"La causa exacta no se conoce", aseguró Wang. "Podría deberse a cicatrices y otras anormalidades en el sistema eléctrico del corazón".

Cuando se detecta la anormalidad en un EKG, "no hay necesidad de entrar en pánico", aseguró Wang. "Sin embargo, los médicos deben dar seguimiento más cuidadoso a estos pacientes. No hay evidencia de que dichos pacientes se deban tratar de otra manera, aunque estudios futuros quizá muestren otra cosa".

El umbral de 200 ms se estableció de manera ligeramente arbitraria, dijo. El grado de riesgo observado en el estudio se relacionó directamente con la longitud de la prolongación del segmento PR. Entre más largo fuera el intervalo, mayor el riesgo.

Además, la cantidad de la prolongación se relacionó directamente con la edad. Entre mayor fuera una persona, más probable era que el intervalo PR fuera más largo. La relación con la edad no sorprende, aseguró Wang. También se observa en aquellos que tienen factores de riesgo como hipertensión arterial.

"La prolongación del intervalo PR se observa comúnmente en los electrocardiogramas de rutina, con más frecuencia en los pacientes de mayor edad, y se ha considerado un hallazgo relativamente inocuo", señaló en una declaración la Dra. Susan Cheng, becaria de cardiología del Hospital General de Massachusetts y del Hospital Brigham and Women, y miembro del equipo de investigación. "Sin embargo, nuestros resultados señalan que la prolongación del intervalo PR no es tan benigno como se pensaba anteriormente".

Los índices de eventos observados en el estudio "son bastante bajos, incluso durante veinte años de seguimiento", señaló el Dr. Daniel Lloyd-Jones, profesor asociado de medicina preventiva y cardiología de la facultad de medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

"Además, como médico yo no haría un electrocardiograma simplemente para examinar un intervalo PR prolongado", aseguró Lloyd-Jones. "Sin embargo, hacemos electrocardiogramas por diversidad de razones y es razonable examinar los intervalos PR prolongados porque es un marcador de riesgo modesto".

La relación más desconcertante es con el aumento en el riesgo de fibrilación auricular, agregó. "El estudio sobre fibrilación auricular es realmente interesante", comentó Lloyd-Jones.

Más información

La American Heart Association presenta una imagen de un EKG y explica lo que significa.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Thomas Wang, M.D., assistant professor, medicine, Harvard Medical School, and associate director, heart failure and heart transplantation, Massachusetts General Hospital, Boston; Daniel Lloyd-Jones, associate professor, preventive medicine and cardiology, Feinberg School of Medicine, Northwestern University, Chicago; June 24, 2009, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish