See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Nueva herramienta de exploración podría evitar hospitalizaciones innecesarias por ataques cardiacos

Esta técnica computarizada muestra las arterias obstruidas

LUNES 30 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Una nueva técnica de imaginología podría pronto ayudar a los médicos a determinar qué pacientes de dolor en el pecho pueden ser enviados a casa con seguridad en lugar de ser hospitalizados por sospecha de ataque cardiaco.

La técnica, llamada tomografía computarizada multidetector (TCMD) de la arteria coronaria logró distinguir exitosamente entre quienes tuvieron síndrome coronario agudo (un ataque cardiaco u otro problema cardiaco grave) y los que no. En el pequeño ensayo participaron 41 mujeres y 62 hombres con una edad promedio de 54 años.

"El énfasis del estudio no era detectar el ataque cardiaco", aseguró el Dr. Udo Hoffman, autor del estudio y profesor asistente de radiología de la Facultad de Medicina de Harvard. "El énfasis era descartarlo".

Una enorme cantidad de estadounidenses, quizá millones, busca atención de emergencia cada año por dolor agudo en el pecho. En muchos casos, el médico se enfrenta a un dilema cuando el electrocardiograma y las pruebas de sangre no muestran señales de ataque cardiaco.

"Por el momento, no hay una buena herramienta para predecir si estas personas desarrollarán síndrome coronario agudo", aseguró Hoffman. "Como lo muestra nuestro estudio, apenas un pequeño porcentaje lo hará". Sin embargo, no hay incentivo para los médicos para dar de alta a un paciente. No quieren mandar a casa a un paciente que ha tenido un infarto".

Las exploraciones por TCMD podrían ayudar a los médicos a tomar la decisión porque producen imágenes claras de los vasos sanguíneos que muestran cuáles están obstruidos por depósitos de placa y cuáles están libres para el flujo normal de sangre, dijo.

En el estudio participaron 103 personas que acudieron al Hospital General de Massachussets con dolor agudo en el pecho. Todos tuvieron electrocardiogramas y pruebas de sangre normales, pero fueron hospitalizados porque los médicos tenían sospecha de síndrome coronario agudo. Todos aceptaron someterse a imaginología por TCMD antes de la admisión.

Apenas a 14 de los 103 pacientes se les diagnosticó síndrome coronario agudo mientras estaban en el hospital. En cada caso, las exploraciones por TCMD mostraron depósitos de placa significativos. Las exploraciones no mostraron obstrucciones significativas en las arterias de los pacientes que no desarrollaron síndrome coronario agudo.

"Lo que este estudio señala es que cuando se hace una imagen de la enfermedad de la arteria coronaria por TCMD, distingue entre los pacientes que parecían similares en la línea de base", aseguró Hoffman.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 31 de octubre de la revista Circulation.

Pero las pruebas de TCMD, exploraciones no invasivas de 15 segundos, no estarán disponibles ampliamente por mucho tiempo, en el mejor de los casos, advirtió Hoffman.

Los resultados del ensayo "son una justificación para pasar a un ensayo aleatorio" para demostrar que la tecnología funciona, sostuvo Hoffman. Actualmente, se está preparando una solicitud para realizar un estudio controlado con hasta 2,000 pacientes que será enviada a los U.S. National Institutes of Health, dijo, y se calcula que el tiempo de inicio más próximo sería "al final del año entrante".

Además, las máquinas de TCMD no se encuentran en todos los centros médicos, sostuvo Hoffman, aunque "la disponibilidad está aumentando dramáticamente. Casi todos los hospitales, cuando pensamos acerca de un nuevo escáner por TC, piensan en avances importantes".

Cuando el equipo esté disponible, los radiólogos "necesitarán ganar experiencia con él y confiar en los hallazgos de TC cardiaca", advirtió. "No se tiene mucha experiencia con él y tendrán que aprender por su cuenta".

A pesar de todos estos bemoles, la exploración por TCMD "tiene el potencial para dar de alta al 30 por ciento de los pacientes que actualmente serían ingresados", aseguró Hoffman.

Otro informe en la misma edición de la publicación aseguraba que la velocidad con la que se realiza una angioplastia para abrir las arterias es un factor clave de la supervivencia de los pacientes de ataque cardiaco.

Estudios anteriores han demostrado que los pacientes que se someten a angioplastia como primer tratamiento tienen más probabilidad de sobrevivir que los que reciben anticoagulantes, decía el informe de los cardiólogos de la Facultad de Medicina de Harvard. Su nuevo estudio de 192,509 pacientes que estaban en el Registro nacional de infarto del miocardio halló que los retrasos en la realización de la angioplastia sobre la terapia anticoagulante se relacionaron con mayor mortalidad.

Cualquiera que sea la terapia que se vaya a hacer, se debe hacer rápidamente, decía el informe, porque un retraso de 30 minutos en el restablecimiento del flujo sanguíneo al corazón aumentó el riesgo de muerte en 10 por ciento.

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre los síntomas del ataque cardiaco.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Udo Hoffman, M.D., assistant professor, radiology, Harvard Medical School, Boston; Robert O. Bonow, M.D., chief of cardiovascular medicine, Northwestern University, Chicago, and spokesman, American Heart Association; Oct. 31, 2006, Circulation
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined