Voto negativo para los bloqueadores beta para la hipertensión

Estudio halla que no es más efectivo que otros medicamentos y que aumentó el riesgo de accidente cerebrovascular

LUNES, 15 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un análisis de estudios indica que los bloqueadores beta no previenen el desarrollo de la insuficiencia cardiaca en pacientes de hipertensión y no deberían ser usados como tratamiento de primera línea para la afección.

"Para la insuficiencia cardiaca, los bloqueadores beta claramente son una terapia integral", señaló el Dr. Marrick Kukin, profesor de medicina clínica del Colegio de médicos y cirujanos de la Universidad de Columbia y miembro del equipo que informa sobre los resultados en la edición del 16 de septiembre de la Journal of the American College of Cardiology. "Sin embargo, nunca se ha comprobado que ayuden prevenir la hipertensión en casos de insuficiencia cardiaca", señaló Kukin.

La hipertensión es la presión sanguínea elevada. Un objetivo importante para tratar la hipertensión es prevenir la insuficiencia cardiaca, una pérdida progresiva de la capacidad del corazón para bombear la sangre, que puede ser mortal. Kukin hacía parte de un grupo dirigido por el Dr. Franz H. Messerli, cardiólogo de la Columbia que analizó los resultados de 12 ensayos controlados en los que 112,117 personas recibieron tratamiento para la hipertensión.

"Nuestros metaanálisis mostraron que, en comparación con un placebo, los bloqueadores beta ofrecieron un beneficio", señaló Kukin. "Pero al compararlos con otros medicamentos, como los inhibidores de la ECA, no había diferencia. Además, también hubo un mayor riesgo de accidente cerebrovascular con bloqueadores beta en pacientes mayores, que se ha demostrado en otros ensayos".

El riesgo de accidente cerebrovascular en pacientes mayores aumentó en 19 por ciento entre los que tomaron bloqueadores beta.

Los bloqueadores beta ayudan al corazón limitando el efecto de la adrenalina. Los diuréticos reducen la presión arterial drenando fluido del organismo, mientras que los inhibidores de la ECA bloquean la producción de una enzima que contrae los vasos sanguíneos.

Este es uno de una serie de estudios que han sembrado de dudas el uso de bloqueadores beta como tratamiento de primera línea para la hipertensión. Estudios realizados en Europa condujeron hace dos años a las autoridades británicas a emitir directrices para que no se recomendara el uso de bloqueadores beta como terapia de primera línea para la hipertensión.

Pero Kukin, que se describió como "el tipo de la insuficiencia cardiaca" del grupo que realizó el informe, señaló que los bloqueadores beta "inequívocamente hacen parte de la terapia para un paciente de insuficiencia cardiaca". También son esenciales para el tratamiento de los ataques cardiacos, dijo. El nuevo informe simplemente hace énfasis en que no hay beneficio sobre otros medicamentos para la hipertensión pero sí conllevan un riesgo adicional de accidente cerebrovascular, dijo.

Otro informe en la misma edición de la revista es el último en describir una ventaja de las endoprótesis vasculares recubiertas de fármacos sobre las de tipo no recubierto que se implantan para mantener las arterias abiertas. Los médicos de la Clínica Cleveland compararon a 6,052 pacientes que recibieron endoprótesis recubiertas con 1,983 que recibieron endoprótesis de solo metal.

El informe decía que el índice de mortalidad por todas las causas fue cerca de una tercera parte inferior en el grupo de las endoprótesis recubiertas. Al ajustar otras afecciones acompañantes como anemia, depresión y el estatus socioeconómico se halló que el índice de mortalidad del grupo de endoprótesis recubiertas fue cerca de 50 por ciento inferior que para los receptores de endoprótesis de solo metal.

Más información

Más información sobre la hipertensión y su tratamiento en la U.S. National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Marrick Kukin, professor, clinical medicine, Columbia University College of Physicians and Surgeons, New York City; Sept. 16, 2008, Journal of the American College of Cardiology
Consumer News in Spanish