See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Ejercicios mentales mantienen a raya al Alzheimer

Estudio apoya la noción de "úsalo o piérdelo" con respecto al cerebro

Martes, 12 de febrero (HealthScouNews) -- Personas mayores quienes leen, van a museos, y ejecutan juegos que estimulan la mente son menos propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer que quienes no ejercitan su mente con regularidad.

Este es el hallazgo de un nuevo estudio, que apoya noción cada vez más popular entre investigadores cerebrales de que mantener la mente saludable significa mantenerla activa. La neuronas, como los músculos, necesitan ejercicio regular en mantener o agregar conexiones familiares. Sin embargo, los expertos dijeron que es difícil de saber si aquellos con Alzheimer desarrollan el trastorno porque no entrenan su memoria, o si síntomas tempranos de la enfermedad evitan que disfruten completamente de sus mentes.

"Actividades frecuentes parecen evitar el deterioro cognoscitivo", opinó Elisabeth Koss, una experta en Alzheimer que labora en el Instituto Nacional de Envejecimiento. "Estadísticamente, parece como algo bueno para hacer".

Investigación anterior, incluyendo la realizada por Koss y sus colegas, ha mostrado que aquellos quienes tienen Alzheimer son menos propensos que aquellos quienes no han permanecido mentalmente vigorosos antes de aparecer la demencia.

El estudio más reciente, que aparece en la edición de mañana de la "Journal of the American Medical Association", añadió una importante dimensión para esos hallazgos al dar seguimiento a gente aparentemente saludable durante un tiempo y buscar diferencias entre aquellos quienes permanecen de ese modo y los que se enferman.

El estudio, realizado por científicos de Rush-Presbyterian-St. Lukes Medical Center en Chicago, siguió el rastro de 801 monjas católicas, sacerdotes y otros clérigos mayores de 65 quienes no tenían demencia cuando se enlistaron en el proyecto investigativo. Durante los próximos 4.5 años, en promedio, se examinó la clerecía anualmente en más de 20 áreas de vitalidad cognoscitiva, tal como la memoria, el registro de atención, la capacidad espacial y la lingüística.

También se les preguntó acerca de su participación en actividades de rutina que se consideran mentalmente estimulantes: leer, observar televisión, jugar videojuegos, montar rompecabezas, jugar juegos de estrategia como ajedrez, damas e ir a museos. Con cuánta frecuencia realizaban algunas o todas estas actividades traducido en una puntuación en una escala de cinco puntos.

"Esto es una medida simple de cómo las personas pasan su tiempo intelectualmente", indicó Robert S. Wilson, un experto en Alzheimer de Rush y autor principal del artículo. Durante el transcurso del estudio, 111 de los cleros desarrollaron Alzheimer, informaron los investigadores.

Pero por cada aumento de un punto en la escala de cinco puntos, el riesgo de la enfermedad disminuyó sustancialmente. Los que llevaron a cabo ejercicios mentales con menos frecuencia era casi 50 por ciento más probables de desarrollar demencia que aquellos quienes reportaron hacerlos más a menudo. Un incremento de un punto en el puntaje de actividad general redujo marcadamente pérdidas en la capacidad cognoscitiva, memoria y percepción.

Se ha demostrado que la educación protege contra el Alzheimer, y 85 por ciento de la clerecía en el estudio tenía un grado universitario. Aún así, aquellos con más ocupaciones mentales luego en la vida tuvieron un medida añadida de protección, permitiendo a los investigadores clasificar los efecto de la educación de la actividad intelectual.

Contrario al trabajo previo, sin embargo, los investigadores no encontraron un vínculo entre la actividad física y la protección del Alzheimer.

El nuevo estudio considera ver televisión tan estimulante como leer y otras actividades. Pero un esfuerzo anterior encontró que los pacientes de Alzheimer tendían a observar más televisión en la media edad que sus contrapartes sin demencia.

"Hacer algo como observar televisión no es tan estimulante como llevar a cabo una tarea como la de leer", indicó Heather Lindstrom, un antropólogo en Case Western Reserve University en Cleveland quien ayudó en la investigación anterior. "En términos de estimulación mental, Yo discutiría que existe una diferencia".

Aún así, Lindstrom llamó a los hallazgos de Chicago "otra fuerte pieza de evidencia de que, de hecho, la estimulación cognoscitiva protege" contra el Alzheimer. Qué hacer

¿Mantienes tu mente en forma? Aunque determinar qué es estimulación adecuada es difícil, he aquí un método básico: si estás aburrido, probablemente no lo ejercitas lo suficiente, indicó Lindstrom.

Unos 4 millones estimados de estadounidenses sufren de la enfermedad de Alzheimer, que se piensa que es causada por la acumulación de placa proteínica en el cerebro. El número de pacientes podría ascender a 14 millones para el 2050 a menos que los científicos encuentren una cura para la enfermedad de acuerdo con la Asociación de Alzheimer.

Para aprender más sobre la condición, visita la Asociación de Alzheimer o el Centro de Referencia e Información de la Enfermedad de Alzheimer. También puedes visitar el Foro de Investigación de Alzheimer o la Universidad de California en Irvine.

FUENTES: entrevistas con Robert S. Wilson, Ph.D., profesor, neuropsicología, Rush-Presbyterian-St. Lukes Medical Center, Elisabeth Koss, Ph.D., directora auxiliar, Programa de Centros de la Enfermedad de Alzheimer, Instituto Nacional de Envejecimiento, Bethesda, Md.; Heather Lindstrom, candidata doctoral, asistente de investigación, Case Western Reserve University, Cleveland; "Journal of the American Medical Association", 13 de febrero de 2002
Consumer News in Spanish