See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El riesgo de demencia es más alto para los jugadores de la NFL

Una encuesta halla que los ex jugadores de 30 a 49 años son 19 veces más propensos a tener problemas de memoria

MIÉRCOLES, 30 de septiembre (HealthDay News/DrTango) -- Los ex jugadores profesionales de fútbol americano tienen índices mucho más altos de enfermedad de Alzheimer y de otras afecciones relacionadas con la memoria que la población general, según plantea un nuevo estudio encargado por la Liga Nacional de Fútbol Americano (National Football League, NFL).

Y los jugadores retirados entre los 30 y 49 años son 19 veces más propensos a luchar contra problemas de memoria que otros hombres de edad similar que nunca jugaron fútbol americano profesional, halló el estudio.

Los hallazgos podrían tener implicaciones que vayan mucho más allá de la NFL, que ha dicho en el pasado que no hay investigaciones confiables para establecer la prueba de problemas cognitivos entre ex jugadores.

Las lesiones de cabeza son comunes entre jugadores de secundaria y de la universidad. El quarterback (mariscal de campo) estelar de la Universidad de Florida, Tim Tebow, el mejor jugador universitario del país del año pasado, sufrió una lesión en la cabeza durante un juego el sábado que le dejó temporalmente inconsciente en el campo de juego. Todavía el martes seguían haciéndoles exámenes después de la conmoción cerebral.

Y un estudio publicado el año pasado en la revista The American Journal of Sports Medicine examinó las lesiones de cabeza graves entre jugadores de fútbol americano entre 1989 y 2002. Los investigadores encontraron que los jugadores de secundaria tenían más del triple de riesgo de sufrir traumas catastróficos en la cabeza en comparación con los jugadores universitarios. Los atletas de secundaria sufrían 0.67 lesiones de este tipo por 100,000 jugadores, en comparación con 0.21 lesiones por 100,000 jugadores universitarios.

El nuevo estudio de ex jugadores profesionales aún no ha sido evaluado por expertos, pero los resultados son similares a los de otros estudios recientes que sugieren una relación entre la demencia y las lesiones de cabeza. Los resultados del nuevo estudio, realizado por el Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan, se publicaron por primera vez el miércoles en The New York Times.

"Los incidentes individuales de conmoción cerebral o de lesiones en la cabeza con pérdida de conciencia son un factor de riesgo bien establecido para la aparición posterior de la enfermedad de Alzheimer, según grandes proyectos epidemiológicos", señaló Greg Cole, profesor de medicina y neurología de la Facultad de medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles.

"Generalmente, se ha encontrado que las lesiones en la cabeza más o menos duplican el riesgo de desarrollar demencia", agregó Cole, que también es director asociado del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer Mary S. Easton. "Sin embargo, si las víctimas tienen también el factor de riesgo genético más común [ApoE4], presente en el veinte por ciento de la población y que incrementa de forma similar el riesgo por sí mismo, el riesgo combinado es mucho más alto, de alrededor de diez veces o más. Los estudios de modelos en animales muestran que esta relación es probablemente causal porque la lesión en la cabeza puede acelerar realmente la patología del Alzheimer. Todo esto deja claro a los expertos que estudian la enfermedad de Alzheimer que en los individuos que tienen algún riesgo genético preexistente para el Alzhéimer, las lesiones constantes en la cabeza podrían aumentar la probabilidad de la demencia".

En la encuesta de la NFL, los investigadores de Michigan contactaron por teléfono a 1,063 jugadores retirados a finales del año pasado. A los jugadores, que tenían que haber jugado al menos tres temporadas para calificar para la encuesta, se les hizo una serie de preguntas sobre salud, bienestar financiero y satisfacción con la vida. La mayoría de las preguntas provenían de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud estándar. De ese modo, las respuestas se podían comparar con los datos recopilados previamente de la población general. En algunos casos, la esposa de los jugadores tenía que responder las preguntas.

Los investigadores de Michigan encontraron que, entre los jugadores de 50 años o más, el 6.1 por ciento dijo que había recibido un diagnóstico relacionado con la demencia, una tasa cinco veces más alta que la media nacional de 1.2 por ciento.

Los jugadores de 30 a 49 años tenían una tasa de diagnóstico relacionado con la demencia de 1.9 por ciento, 19 veces más alta que la media nacional de 0.1 por ciento, de acuerdo con la encuesta.

Los autores del estudio reconocieron que las entrevistas telefónicas no eran un método científico infalible para determinar las tasas de demencia diagnosticada.

El Dr. Daniel P. Perl, director de neuropatología de la Escuela de Medicina Mount Sinai de la ciudad de Nueva York, declaró al Times que encontraba que la nueva encuesta era relevante. "Creo que complementa lo que otros han encontrado, de que al parecer existe un problema cognitivo en un grupo de jugadores de la NFL a una edad relativamente joven", apuntó.

Greg Aiello, vocero de la Liga Nacional de Fútbol Americano, dijo que el número de ex jugadores que informa sobre problemas "no es tan grande en términos de la población general".

Aiello también señaló que la encuesta telefónica "no es necesariamente confiable. Es un autoinforme y en el caso de algunos, era la esposa quien respondía, porque el marido no estaba en buena forma".

"Amerita más investigación, y eso es lo que estamos haciendo ahora y lo que seguiremos haciendo en el futuro", dijo y además agregó que "hacemos todo lo posible por reducir y gestionar adecuadamente las conmociones cerebrales en nuestros jugadores, desde cambios de reglas hasta directrices para el manejo de las conmociones cerebrales. No estamos restando importancia al problema".

Sean Morey, un jugador de Arizona Cardinals que ejerció presión para la investigación de lesiones cerebrales, aseguró al Times: "Esta investigación va mucho más allá de nosotros los jugadores profesionales, tiene que ver con los jóvenes de secundaria en 2011 que tal vez no mueran en el campo de juego por ignorar los riesgos de una conmoción".

El Dr. Halinder S. Mangat, profesor asistente de neurología clínica de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, dijo que "hay estudios en niños que demuestran que si se tiene una o varias conmociones a una edad temprana, los niños al crecer tendrán algún problema cognitivo".

"Esto aplica para los jugadores de fútbol americano", dijo Mangat, "porque su primer contacto no es en la NFL. Es una trayectoria profesional, de modo que los jugadores empiezan a jugar a una edad muy joven", y añadió que las conmociones tienen un efecto acumulativo en el cerebro.

Otro experto resaltó que los peligros de la conmoción cerebral podrían ser más marcados en jugadores muy jóvenes.

"Una de las preocupaciones principales es si las conmociones cerebrales en los niños son iguales que en los adultos", planteó el Dr. Christopher Giza, profesor asociado de neurología pediátrica en la Universidad de California de Los Ángeles. "Tiene el potencial para ser un problema significativo. Parece que el cerebro de los más jóvenes es más sensible a estos tipos de lesiones".

Giza apuntó que recuperarse de una conmoción cerebral se toma entre una semana y diez días. "Si le da al cerebro el tiempo prudente para que vuelva a ser el de siempre, quizá no hayan consecuencias a largo plazo o tal vez éstas se pueden minimizar", señaló. "Pero si se sufre una segunda o tercera lesión antes de que el cerebro se recupere del todo, es probable que el riesgo de un problema acumulativo se amplifique".

Giza advierte a los padres y entrenadores que puede ocurrir una conmoción cerebral aunque el niño no pierda el conocimiento. Aunque haya una reducción temporal del conocimiento, podría haber una conmoción cerebral, advirtió.

"Aunque el individuo no presente síntomas, tales como dolor de cabeza, mareos, confusión, náuseas, inestabilidad, no debería volver al campo de juego", enfatizó Giza. Cuando los síntomas desaparezcan pueden hablar con su entrenador para volver a practicar el deporte, y esto no quiere decir que sea el mismo día de la desaparición de los síntomas.

Mangat dijo que cuando los jugadores llegan a la NFL, donde la seguridad se toma más en serio por el dinero involucrado, el daño cerebral puede que ya haya ocurrido. "Se deberían exigir pruebas neurofisiológicas regulares antes de que un joven entre a formar parte de un equipo universitario o de uno profesional para poder advertir a alguien que empiece a mostrar algún deterioro", dijo.

El estudio de la Universidad de Michigan no se limitó a la salud mental. De acuerdo con los autores, la encuesta encontró que los "jugadores retirados estaban en muy buena posición por lo general. Estaban satisfechos con su vida y conectados profundamente con sus redes y comunidades sociales. Su historial de salud física [incluidas las bajas tasas de tabaquismo y los altos niveles de actividad física] es obvio en sus menores tasas de diabetes y enfermedad cardiovascular. En la mayoría del resto de problemas físicos, tenían un estado de salud similar o mejor que la población general. Sin embargo, sí tenían tasas más altas de artritis, e informes de dolor y problemas de movilidad que la población general".

La NFL publicó su declaración sobre la encuesta el miércoles: "El propósito principal era analizar más de cerca el estado general de los jugadores retirados e identificar áreas específicas en las que pudiéramos atender aún más sus necesidades. La encuesta encontró que jugar en la NFL fue una experiencia muy positiva para la mayoría de los jugadores retirados y que tenían en general una condición financiera y física muy buena".

La declaración también respondió al hallazgo de la demencia: "La encuesta no establece ninguna relación entre las conmociones cerebrales y los trastornos de memoria. La conmoción cerebral como uno de los múltiples factores potenciales de los trastornos de la memoria está siendo estudiada por toda la comunidad médica, incluido nuestro propio estudio sobre los efectos a largo plazo de las conmociones cerebrales sobre los jugadores retirados. Mientras tanto, nuestro enfoque se centra también en la prevención y tratamiento adecuados de las conmociones cerebrales en el terreno de juego de hoy día. Lo hacemos a través de cambios de reglas y su aplicación; educación de los jugadores, sus familias, entrenadores y personal del equipo; y al asegurar que todos nuestros jugadores reciben la mejor atención médica disponible. Nuestro personal médico asume un enfoque conservador y cauteloso en el manejo de las conmociones cerebrales, incluido el uso extendido de pruebas neurofisiológicas y de directrices para volver al campo de juego".

Más información

Para más información sobre las conmociones cerebrales, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Greg Cole, Ph.D., associate director, Mary S. Easton Center for Alzheimer's Disease Research, and professor, medicine and neurology, University of California, Los Angeles, David Geffen School of Medicine; Halinder S. Mangat, M.D., assistant professor, clinical neurology, Miller School of Medicine, University of Miami; Christopher Giza, M.D., associate professor, pediatric neurology, University of California, Los Angeles; Greg Aiello, spokesman, National Football League; Sept. 10, 2009, Study of Retired NFL Players, University of Michigan Institute for Social Research
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.