See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La muerte sin sufrimiento

Hormonas de estrés no aumentan por el miedo o el dolor

Lunes, 22 de septiembre (HealthDayNews) -- Perder un ser querido siempre es doloroso, pero saber que una persona no sufre al morir puede ser un pequeño alivio a familiares y amigos.

Los hallazgos de un nuevo estudio pueden ofrecer consuelo en la pena.

En la edición de septiembre de Neuropsychopharmacology, investigadores de los Países Bajos reportan que los niveles de estrés de la hormona cortisona aumentan justo antes de la muerte como resultado de la falla de las funciones del cuerpo, no debido al miedo o al dolor.

"Los niveles de cortisona, nuestra hormona de estrés, aumentan grandemente en la sangre y el líquido cerebroespinal en la última fase de nuestra vida", indicó un autor del estudio doctor Dick Swaab, director de Neurobiología en el Instituto Holandés para Investigación Cerebral en Amsterdam.

La cortisona, explicó Swaab, protege al cuerpo y al cerebro de circunstancias estresantes y lo ayuda a hacer disponible la energía para que el cuerpo reaccione al peligro o al estrés.

Swaab indicó que la interrogante que los investigadores querían contestar era por qué aumentan estos niveles. Particularmente querían saber si el miedo psicológico o el sufrimiento físico eran responsables por el aumento en los niveles de cortisona.

Para contestar esa pregunta, Swaab y sus colegas compararon los niveles de cortisona de 85 pacientes de Alzheimer con niveles en 52 personas sin demencia luego de que murieron. Los investigadores también evaluaron los niveles de cortisona en 19 pacientes control y 54 pacientes de Alzheimer a quienes se suministro altas dosis de tratamiento con morfina durante las últimas dos semanas de sus vidas.

"Se encontró el mismo gran aumento en niveles de cortisona en individuos quienes no son conscientes del hecho de que van a morir debido a que padecen de demencia o porque son expuestos a altas dosis de morfina", explicó Swaab.

De hecho, los niveles de cortisona fueron consistentemente más altos en las personas con Alzheimer. En el grupo control, aquellos tratados con morfina tuvieron niveles levemente más bajos de cortisona, pero los pacientes de Alzheimer a quienes se suministró morfina tuvieron niveles más altos de cortisona que aquellos quienes no recibieron morfina.

Esto implica, según Swaab, que el estrés psicológico o el miedo de morir no es la causa del aumento de cortisona porque los pacientes no sabían que iban a morir. También significa que el dolor físico no es la causa del aumento de cortisona, porque los pacientes con dosis altas de morfina tuvieron altos aumentos en sus niveles de cortisona.

Swaab dijo que los niveles más altos de cortisona podría simplemente ser una respuesta fisiológica protectora que ocurre cuando funciones corporales diferentes comienzan a fallar.

"Este estudio demuestra que los pacientes no necesariamente reconocen el estrés de morir. Es más fisiológico que psicológico", argumentó la doctora Annette Carron, directora de servicios de cuidado paliativo en el Hospital William Beaumont en Royal Oak, Michigan. "Es agradable para las familias pensar que no están sufriendo".

Más información

Este artículo del Colegio Médico de Wisconsin discute los beneficios de finalizar el cuidado de la vida. Para conocer más acerca de la enfermedad de Alzheimer, visita el Centro de Referencia y Educación de la Enfermedad de Alzheimer.

Fuentes: Dick Swaab, M.D., Ph.D., director y profesor, neurobiología, Instituto Holandés para Investigación Cerebral, Amsterdam; Annette Carron, D.O., director, servicios de cuidado paliativo, Hospital William Beaumont, Royal Oak, Michigan; septiembre de 2003
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.