See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La terapia hormonal de largo plazo no ayuda contra el Alzheimer

En estudios con ratas, la memoria empeoró

Martes, 29 de octubre (HealthDayNews) -- La terapia hormonal a largo plazo, tomada en la manera tradicional continua, no mejora los síntomas de la enfermedad de Alzheimer en mujeres y puede hacer que empeore la memoria, sugiere un nuevo estudio en ratas.

Los hallazgos reflejaron los de un estudio en humanos publicado en el 2000 en la "Journal of the American Medical Association", en la cual investigadores encontraron que las mujeres con Alzheimer leve o moderado a quienes se suministró terapia de reemplazo hormonal inicialmente tenían mejor funcionamiento mental que mujeres con la enfermedad quienes no pasaron por la terapia. Sin embargo, las destrezas mentales del grupo de suplemento hormonal descendieron por debajo de aquellas en las mujeres sin la terapia.

La terapia hormonal "parece un agente neuroprotector", indicó Gary L. Wenk, un investigador en la Universidad de Arizona.

Su equipo encontró lo contrario, al menos cuando la terapia se suministraba continuamente.

Para el estudio, publicado en la edición de octubre de "Behavioral Neuroscience", los investigadores indujeron una falla ovárica en ratas hembras y produjeron niveles bajos de inflamación crónica en sus cerebros, similar a las condiciones de la enfermedad de Alzheimer en mujeres mayores. Entonces evaluaron la capacidad de las ratas en ejecutar una tarea en un laberinto.

La remoción de ovarios por sí sola no fue suficiente para disminuir la ejecución, según los científicos. Pero si se introducía terapia de reemplazo de estrógeno sostenido o bien inflamación cerebral crónica, los animales se desempeñaban más deficientemente en la tarea de memoria.

"Pensábamos que el estrógeno [administrado continuamente a ratas sin ovarios, similar a la terapia de reemplazo hormonal continua en mujeres] sería beneficiosa", indicó Wenk.

El problema, añadió, puede ser la naturaleza continua de la terapia de hormonas. El hecho de que ratas más jóvenes con ovarios no sufrieron deterioro mental pudiera haber tenido algo que ver con que los ovarios estuvieran intactos y la forma en que funcionaban normalmente, indicó.

"Los ovarios liberan más estrógeno", manifestó Wenk. "Pudiera ser el ciclo de estrógeno o algo que tenga que ver con la interacción de la progesterona".

Si hubiese una forma de imitar más estrechamente los niveles hormonales de animales con ovarios operantes que pudiera ser prometedora, expuso.

"La terapia diaria crónica a largo plazo pudiera ser lo que necesitamos arrojar fuera", indicó.

El trabajo "apoya bastante al estudio en humanos", indicó Jon Nilsen un profesor auxiliar de investigación de farmacología y toxicología en Escuela de Farmacia de la University of Southern California.

Haciendo eco de la sugerencia de Wenk, Nilsen dijo que los nuevos hallazgos también apoyan la idea de que la fluctuación de niveles hormonales en animales o humanos con ovarios o el balance de estrógeno y progesterona en mujeres jóvenes puede ser la clave para encontrar un régimen terapéutico que funcione para las mujeres mayores.

Próximamente, sostuvo Wenk, desea conducir una investigación que presente terapia de reemplazo hormonal variable en animales que imitarían los niveles de un animal con ovarios operantes para ver si ese método podría mejorar la memoria y ayudar con los síntomas de Alzheimer.

Mientras tanto, la moraleja para las mujeres que esperan minimizar o evitar la enfermedad de Alzheimer, indicó, es que la terapia de reemplazo hormonal como se suministra típicamente "no es beneficiosa para la prevención, la evidencia no se encuentra allí, y ciertamente tampoco hay evidencia para tratamiento".

Qué hacer

Para más información sobre la enfermedad de Alzheimer y sus tratamientos, visita la Asociación de Alzheimer.

Fuentes: Gary L. Wenk, Ph.D., Arizona Research Laboratories, Universidad de Arizona, Tucson; Jon Nilsen, Ph.D., profesor auxiliar de investigación de farmacología y toxicología, Escuela de Farmacia de la University of Southern California, Los Angeles; octubre 2002 "Behavioral Neuropscience"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined