Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La vitamina B no ayuda para el Alzheimer

Un estudio encuentra que reducir los niveles de homocisteína no retrasa el declive cognitivo

MARTES, 14 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los complementos de vitamina D no retrasan el declive cognitivo en pacientes de Alzheimer de leve a moderado, encuentra un estudio reciente.

La teoría era que la vitamina B podría retrasar el avance de los síntomas de Alzheimer porque el nutriente reduce los niveles de homocisteína, que están elevados en las personas que padecen la enfermedad. La homocisteína es un aminoácido producido por el organismo que también ha sido relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

"Los resultados del estudio indican que tuvimos éxito en reducir los niveles de homocisteína, pero esto no se tradujo en beneficios cognitivos o clínicos", apuntó el investigador líder, el Dr. Paul S. Aisen, profesor del Departamento de neurociencias de la Universidad de California en San Diego. "La decepcionante conclusión es que el tratamiento con dosis altas de vitamina B no es útil para la enfermedad de Alzheimer".

Aisen opina que este estudio demuestra claramente que las personas no deben tomar vitamina B pensando que combatirá la enfermedad.

"Este tratamiento no es útil y no debe ser recomendado", señaló Aisen. "Debido a que la enfermedad de Alzheimer es uno de los más importantes problemas de salud en este país y todo el mundo, y debido a que los tratamientos actuales no son adecuadamente eficaces, muchas personas buscan alternativas, y una alternativa ha sido utilizar terapia con vitaminas".

Los hallazgos aparecen en la edición del 15 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association.

Para el estudio, el grupo de Aisen asignó al azar a 409 personas que tenían enfermedad de Alzheimer entre leve y moderada a altas dosis de folato, vitamina B6 y B12, o un placebo. Entonces, los investigadores midieron el índice de declive cognitivo usando la Escala de evaluación de la enfermedad de Alzheimer.

Durante 18 meses, encontraron que aunque la vitamina B reducía los niveles de homocisteína, no hubo reducción en el índice de declive cognitivo entre los pacientes que tomaban los complementos. De hecho, no hubo diferencias significativas en las puntuaciones de la Escala de evaluación de la enfermedad de Alzheimer entre los que tomaban los complementos y los que recibieron el placebo.

De manera interesante, la gente que tomaba altas dosis de complementos de vitamina B tenían más síntomas de depresión que las que tomaban el placebo, señalaron los investigadores.

El Dr. Sam Gandy, presidente emérito del Consejo asesor médico y científico de la Alzheimer's Association, afirmó que este estudio debería terminar con la idea de que reducir los niveles de homocisteína ayuda a los pacientes de Alzheimer.

"Dado que la patogénesis de la enfermedad cerebrovascular y de la enfermedad de Alzheimer guarda cierta relación entre sí, se ideó la hipótesis de que si la gente recibía complementos de vitamina B para controlar la homocisteína en sangre, esto podría reducir la incidencia tanto de accidente cerebrovascular como de Alzheimer", explicó. "Tristemente, al menos para esta última, la hipótesis ha sido rechazada. Incluso entre los que tenían niveles elevados de homocisteína que fueron normalizados con vitamina B, no hubo ningún beneficio obvio en términos de reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer".

Greg Cole, profesor de medicina y neurología de la Universidad de California en Los Ángeles, cree que en cuanto se diagnostica el Alzheimer, tratar los factores de riesgo podría no ayudar a retrasar el avance de la enfermedad.

"Al igual que estudio similares con antioxidantes, antiinflamatorios y estrógeno, este estudio sugiere que tratar los factores de riesgo para el Alzheimer después de que los pacientes tienen enfermedad establecida no es útil, e incluso podría resultar nocivo", advirtió.

Pamela Mason, vocera del Health Supplements Information Service, advirtió que la vitamina B es un complemento dietético, no un fármaco, y no debería esperarse que funcione como tal.

"Este es aún otro estudio que intenta usar complementos vitamínicos en altas dosis como si fueran medicamentos en el tratamiento y prevención de la enfermedad", señaló Mason en un comunicado de prensa. "Los complementos de vitamina B no son para tomarse como fármacos para prevenir o tratar el Alzheimer. La gente no debería tomarlos con tal propósito. Son complementos de salud y su papel es ayudar a mantener una buena salud, sobre todo en ese gran número de adultos cuya ingesta en la dieta es baja. Este estudio, como muchos otros recientes que evalúan las vitaminas, no aborda el tema del mantenimiento de la salud".

Más información

Para mayor información sobre la enfermedad de Alzheimer, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Paul S. Aisen, M.D., professor, Department of Neurosciences, University of California, San Diego; Sam Gandy, M.D., Ph.D., Mount Sinai Professor of Alzheimer's Disease Research, Mount Sinai School of Medicine, New York City, and chairman emeritus, Medical and Scientific Advisory Council, Alzheimer's Association, Chicago; Greg Cole, Ph.D., professor of medicine and neurology, University of California, Los Angeles; news release, Health Supplements Information Service, London, England; Oct. 15, 2008, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish