Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los pacientes de Alzheimer reaccionan mal al habla simplificada

Un estudio encontró que hablarles como si fueran niños provoca más resistencia

LUNES, 28 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los pacientes de Alzheimer podrían con frecuencia enojarse e incluso portarse mal cuando las enfermeras u otros cuidadores usan "balbuceos" para conversar con ellos, muestra un estudio reciente.

Investigadores que grabaron las interacciones del personal de los hogares de ancianos con personas que tenían Alzheimer moderado encontraron que los residentes con frecuencia se agitaban más y se resistían a la atención cuando se les abordaba como a bebés.

"Las personas que padecen demencia intentan mantener su sentido de ser una persona. Y su concepto de ser una persona es que son personas competentes, y cuando alguien les habla como si fueran bebés, eso podría causarles angustia", especula la investigadora principal Kristine Williams, profesora asociada de la Facultad de enfermería de la Universidad de Kansas.

Se tenía programado presentar los hallazgos el lunes en la Conferencia internacional sobre la enfermedad de Alzheimer de la Alzheimer Association, en Chicago.

Los expertos en enfermería han sabido durante años que tanto los cuidadores familiares como el personal de enfermería tienden a usar un habla infantilizada, lo que llaman en inglés "elderspeak" (algo así como "lenguaje de ancianos") cuando se dirigen a los mayores o enfermos. Este tipo de habla conlleva un tono de voz generalmente cariñoso pero controlador, oraciones recortadas, repeticiones, el uso de términos cariñosos inapropiadamente íntimos ("cariño", "cielo"), y una tendencia a tratar a la persona de manera infantil o altamente dependiente.

"También tienden a alterar los pronombres, y decir cosas como '¿estamos listos para nuestro baño?'. Eso realmente transmite el mensaje de que la persona no puede actuar independientemente, en lugar de '¿está usted listo para ayudarme a bañarlo?'", explicó Williams.

"Teóricamente pensamos que lo que sucede es que la gente más joven tiene estereotipos sobre los adultos mayores, de que son menos capaces de comunicarse, menos competentes en muchas áreas distintas", apuntó. Según Williams, la tendencia de un cuidador de usar "habla de ancianos" aumenta con el nivel percibido de enfermedad en el paciente.

Hace mucho que los expertos han notado que los pacientes mayores competentes de hospitales y hogares de anciano se irritan ante el "habla de mayores". ¿Pero sucedería igual con los pacientes de Alzheimer y demencia?

Para averiguarlo, el equipo de William grabó videos de las interacciones de enfermeras y asistentes de enfermería que atendían las necesidades diarias de veinte residentes de hogares de ancianos. Los residentes tenían entre 69 y 97 años de edad, y padecían de niveles moderados de demencia.

Los investigadores usaron una medida llamada Escala de resistencia a la atención para medir la intensidad de las conductas que tendían a trastornar la atención. Esta "resistencia" incluía acciones como aferrarse a personas u objetos, dar la espalda, sostener las extremidades fuertemente contra el cuerpo, decir que no o gritar, golpear o patear.

Cuando ocurrían tales conductas, los investigadores rebobinaban la cinta siete segundos para ver qué tipo de comunicación (si la había) podría haberlas precipitado.

"Lo que encontramos es que eran más propensos a resistir la atención si las enfermeras usaban 'habla de mayores' en lugar de una comunicación normal entre adultos", señaló Williams.

"Hay una sugerencia de que esta gente no puede comunicar que sus necesidades no se están satisfaciendo. Y dado que no pueden comunicarse verbalmente, podrían responder de otras maneras no verbales", advirtió Williams. La "necesidad" en cuestión podría ser tan básica como el deseo de que se piense en ellos como adultos merecedores de respeto, añadió.

Entonces, ¿qué deben hacer los familiares si son testigos de "habla de mayores" en un centro de atención asistida? Williams apuntó que sermonear al personal podría no ser el mejor camino. Sin embargo, un recordatorio suave de quién es el paciente o residente podría ayudar.

"Intente contarles un poco sobre su ser querido, que era un adulto que funcionaba bien", aconsejó. "Para que piensen en la persona en términos de un marco de referencia de un adulto competente. Ese podría ser un mejor método".

Sam Fazio, director de Relaciones médicas y científicas de la Alzheimer's Association, se mostró de acuerdo. "[Los cuidadores] realmente necesitan saber quién ha sido esa persona toda su vida, y no definirlos sólo en términos de su enfermedad o síntomas", señaló.

El resultado, según los hallazgos del estudio de Kansas, beneficiaría tanto al paciente como al cuidador.

"La gente siempre aduce que no puede hacerlo porque conlleva mucho tiempo y hay demasiada gente a quien cuidar", dijo Fazio. "Pero esto nos mostró que la otra manera de hacer las cosas demandaba aún más tiempo y atención".

Se espera que el número de personas que padecen Alzheimer supere los 106 millones en todo el mundo para 2050, de manera que maximizar la comunicación entre personal y pacientes será cada vez más importante para el personal de enfermería de todas partes, apuntó Williams.

Más información

Podrá encontrar mucha más información sobre la enfermedad de Alzheimer en la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Kristine Williams, R.N., Ph.D., associate professor, University of Kansas School of Nursing; Sam Fazio, Ph.D., director, medical and scientific relations, Alzheimer's Association, Chicago; July 28, 2008, presentation, International Conference on Alzheimer's Disease, Chicago
Consumer News in Spanish