Medicamento ralentiza la progresión del Alzheimer

Un nuevo estudio encuentra que muestra beneficios hasta por un año

LUNES 9 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Un medicamento aprobado para tratar las formas entre moderadas y severas de la enfermedad de Alzheimer parece ralentizar la progresión de la enfermedad en casi un 50 por ciento hasta por un año, encontró un nuevo estudio.

El descubrimiento sobre el medicamento memantina (Namenda) se suma a investigaciones anteriores que encontraron que el medicamento beneficiaba a los pacientes de Alzheimer hasta por seis meses.

En 2003, la U.S. Food and Drug Administration aprobó el uso de Namenda para el Alzheimer entre moderado y severo, haciendo de éste el único medicamento con aprobación para tal uso. La aprobación siguió a un estudio de 28 semanas de 252 pacientes, seleccionados aleatoriamente para recibir el medicamento o un placebo, que mostró que el medicamento podía ralentizar la progresión del Alzheimer hasta por seis meses.

"En 2003, mostramos que un nuevo medicamento que funciona mediante un novedoso sistema era efectivo en las etapas entre moderada y severa de la enfermedad de Alzheimer", declaró el Dr. Barry Reisberg, investigador principal y profesor de psiquiatría de la Faculta de Medicina de la Universidad de Nueva York.

"También encontramos que el medicamento era sorprendentemente seguro. Hoy en día, millones de pacientes en todo el mundo toman memantina debido a nuestros hallazgos iniciales", añadió Reisberg, quien también es director clínico del Centro Silberstein de Investigación del Envejecimiento y la Demencia de la universidad.

El nuevo estudio, también dirigido por Reisberg, mostró que Namenda beneficiaba al mismo grupo de pacientes estudiados durante el primer ensayo durante seis meses adicionales.

El informe aparece en la edición de enero de Archives of Neurology.

Para el nuevo ensayo, a todos los pacientes que habían recibido un placebo en el primer ensayo de Namenda se les suministró el medicamento activo. El estudio contó con la participación de 175 pacientes, 80 de los cuales habían recibido el placebo en la primera ocasión. Los demás pacientes continuaron recibiendo el medicamento.

Reisberg y sus colegas evaluaron a los pacientes mediante el uso de una variedad de pruebas que medían las habilidades cognitivas y funcionales y la conducta. Los resultados mostraron una tasa significativamente más lenta de progresión del Alzheimer entre los pacientes que habían estado recibiendo un placebo y que ahora recibían Namenda, en comparación con su tasa anterior de declive.

"Los efectos que vimos durante el estudio inicial de seis meses parecen mantenerse durante un año", aclaró Reisberg.

Aunque el medicamento es el único aprobado para su uso en pacientes de Alzheimer grave, Reisberg piensa que Namenda podría beneficiar a los pacientes en las primeras etapas de la enfermedad.

"Este es un medicamento que es efectivo y que continúa siendo efectivo para ralentizar la progresión de la enfermedad de Alzheimer", señaló Reisberg. "Finalmente contamos con un medicamento para tratar la enfermedad que es efectivo no sólo a corto plazo, sino también a largo plazo".

Un experto encontró que los resultados del estudio eran promisorios.

"La buena noticia es que el beneficio del medicamento, aunque modesto, dura más de lo que se había documentado anteriormente", afirmó el Dr. Sam Gandy, director del Instituto Farber de Neurociencia de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia.

"Uno se pregunta si el medicamento podría estar mostrando algunas propiedades que modifican la enfermedad que no se percibieron en los usos a menor plazo", agregó. "Se necesita realizar más trabajo básico y clínico antes de llegar a esta conclusión, pero esto amerita mayor investigación".

Otro experto, William Thies, vicepresidente de asuntos médicos y científicos de la Alzheimer's Association, estuvo de acuerdo con que los resultados del estudio son promisorios, pero que no terminan la búsqueda de un tratamiento verdaderamente efectivo para el Alzheimer.

"Este medicamento es útil", aseguró Thies. "Sus efectos son definitivos, pero relativamente modestos".

"Los resultados de este ensayo son típicos de otros medicamentos que tenemos para la enfermedad de Alzheimer", apuntó. Y anotó que todavía no se ha respondido la pregunta de si Namenda confiere un beneficio adicional en comparación con los otros medicamentos.

"Entonces, podría suceder que la próxima generación de medicamentos extenderá la utilidad de medicamentos como Namenda", afirmó Thies.

En otra investigación, científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y de la Universidad de California en Los Ángeles, informaron que el trastorno cognoscitivo leve (TCL), una etapa de transición entre un funcionamiento normal y la enfermedad de Alzheimer, existe en dos formas diferentes.

Mediante el uso de una nueva técnica de imágenes que crea mapas tridimensionales del cerebro, los investigadores determinaron que áreas específicas del cerebro se habían degenerado en personas con TCL. Dependiendo de los síntomas de la personas, más tejido se perdía en el hipocampo, un área del cerebro crítica para la memoria y una de las primeras en cambiar en la enfermedad de Alzheimer, lo que indica que hay dos vías diferentes de progresión de la enfermedad de Alzheimer. El hallazgo podría llevar a un mejor diagnóstico y tratamiento de los pacientes con TCL, lo que tal vez retrase o prevenga el inicio de la demencia, afirmaron los investigadores.

El informe aparece en la misma edición de Archives of Neurology.

Más información

Para obtener más información sobre la enfermedad de Alzheimer, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Barry Reisberg, M.D., professor, psychiatry, and clinical director, Silberstein Aging and Dementia Research Center, New York University School of Medicine, New York City; Sam Gandy, M.D., Ph.D., director, Farber Institute for Neurosciences, Thomas Jefferson University, Philadelphia; William Thies, Ph.D., vice president, medical and scientific affairs, Alzheimer's Association, Chicago; January 2006 Archives of Neurology
Consumer News in Spanish