See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un cuestionario podría ayudar a detectar la demencia temprana

Los expertos advierten que la prueba autoaplicada requiere la interpretación de un médico

MIÉRCOLES, 10 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una nueva prueba que evalúa la capacidad cognitiva, y que puede aplicarse uno mismo, parece ser más rápida y precisa que pruebas actuales para detectar la demencia temprana, según investigadores británicos.

La prueba, llamada "Pruebe su memoria" o TYM por su sigla en inglés, "muestra gran promesa como prueba de evaluación para el alzhéimer o para monitorizar la respuesta al tratamiento", afirmó el investigador principal, el Dr. Jeremy Brown, neurólogo asesor del Hospital Addenbrooke de Cambridge (Inglaterra). Sin embargo, advirtió que "hasta ahora sólo ha sido evaluada en un escenario clínico, y necesita evaluarse en otros".

Las personas pueden tomar la prueba, que viene en forma de cuestionario, solas, pero debe ser interpretado por profesionales médicos.

Y no se considera una prueba diagnóstica para la enfermedad de Alzheimer, señaló Brown, añadiendo que podría ser útil para la identificación de personas que ameriten más evaluación.

"Una buena puntación en la TYM significa que es muy poco probable que sea un paciente de alzhéimer", explicó. "Una mala puntuación en la TYM [podría tener] varias causas, tales como ansiedad o dislexia, pero las causas posibles incluyen la enfermedad de alzhéimer", explicó.

El informe aparece en la edición en línea del 9 de junio de la revista BMJ.

Para el estudio, Brown y sus compañeros de investigación administraron el examen TYM a 540 personas de 18 a 95 años de edad, que no tenían antecedentes de enfermedad neurológica, problemas de memoria o lesión cerebral. También administraron el examen a 139 personas que habían sido diagnosticadas con alzhéimer o deterioro cognitivo leve.

Compararon los resultados de la TYM con los de dos pruebas cognitivas de uso común, el mini examen de estado mental y el examen cognitivo de Addenbrooke en versión revisada, que también recibieron los participantes.

Para la TYM, se pidió a los participantes completar diez tareas que prueban su capacidad para copiar una oración, determinar significados de palabras y hacer cálculos, además de evaluar la fluidez y la memoria verbal. También se puntúa la capacidad para realizar la prueba. Cada tarea puede ganar un máximo de 50 puntos para el evaluando.

Por ejemplo, una pregunta de la TYM podría ser el nombre de cuatro animales que comiencen con la lera "S", apuntó Brown.

Las personas que no tenían antecedentes de problemas mentales tardaron unos cinco minutos en completar la prueba. Su puntuación promedio fue 47. Sin embargo, los pacientes de alzhéimer tardaron más para completar la prueba y tuvieron una puntuación promedio de 33. Las personas que padecían deterioro cognitivo leve tuvieron una puntuación promedio de 45, encontraron los investigadores.

La TYM identificó al 93 por ciento de los que tenían alzhéimer, mientras que el mini examen del estado mental identificó a apenas 52 por ciento de estas personas, lo que sugiere que la prueba TYM es más sensible para la detección de la enfermedad de Alzheimer leve. Además, dijo Brown, la TYM se hace en menos tiempo que el mini examen del estado mental, aunque evalúa un rango más amplio de áreas cognitivas.

El examen cognitivo de Addenbrooke evalúa un número similar de áreas cognitivas y es sensible al alzhéimer leve, pero conlleva veinte minutos para su administración y corrección, apuntó.

La Dra. Claire Nicholl, médica asesora en medicina de la vejez del Hospital de Addenbrooke y autora de un editorial acompañante en la revista, señaló que las pruebas cognitivas pueden ser útiles, pero que son sólo parte de el examen completo necesario para determinar la causa del problema de alguien.

"Si una persona está desarrollando demencia, tienen otras dificultades además de mala memoria a corto plazo, como por ejemplo con el lenguaje y la orientación", apuntó Nicholl. "Pruebas como la TYM exploran esto de una manera breve, pero estructurada".

Sin embargo, no hay prueba ideal, y la mejor prueba dependerá de las circunstancias, aclaró. "Las pruebas son parte de la evaluación clínica", dijo Nicholl. "Sigue siendo necesario anotar un historial y examinar al paciente, así como considerar problemas que podrían estar afectando al pensamiento, como la depresión".

William Thies, vicepresidente de asuntos médicos y científicos de la Alzheimer's Association, dijo que opina que la TYM necesita ser probada en muchos lugares más y en mucha más gente antes de que pueda usarse ampliamente.

"Esto en realidad es apenas el inicio para establecer la credibilidad de esta prueba", comentó Thies. "Hay que asegurarse de que funcione en secciones amplias de la población".

Para que se disemine su uso, la prueba tiene que tomar en cuenta las diferencias culturales y lingüísticas de varios grupos, apuntó Thies.

Pero si la prueba pasa todos estos desafíos, podría resultar útil en la identificación de personas que no necesitarían más evaluación, afirmó. "Como herramienta de clasificación, esto podría ser muy bueno", aseguró.

Más información

La Alzheimer's Association tiene más información sobre la enfermedad de Alzheimer.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Jeremy Brown, M.D., consultant neurologist, Addenbrooke's Hospital, Cambridge, England; Claire Nicholl, B.Sc., F.R.C.P., consultant physician, Department of Medicine for the Elderly, Addenbrooke's Hospital, Cambridge, England; William Thies, Ph.D., vice president, medical and scientific relations, Alzheimer's Association, Chicago; June 9, 2009, BMJ, online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined