Una 'bomba' de proteína podría ayudar en la prevención del Alzheimer

En un estudio con ratones, eliminó placas peligrosas del cerebro

JUEVES 20 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Una proteína bien conocida por los científicos parece eliminar la beta amiloide del cerebro, el principal componente de las placas que se encuentran en los pacientes de Alzheimer, según un nuevo estudio con ratones.

Se ha sabido durante mucho tiempo que la proteína, P-glicoproteína (Pgp), obstruye los medicamentos de la quimioterapia y otros utilizados para tratar los trastornos del cerebro. Pero, al crear medicamentos que alteran los niveles naturales de Pgp, podría ser posible prevenir y tratar la enfermedad de Alzheimer, sugieren los investigadores.

"Encontramos una nueva manera de sacar la amiloide del cerebro", afirmó el autor principal, John Cirrito, becario de investigación posdoctoral de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis. "Ahora hay lugares que podemos explorar para tratar de encontrar un tratamiento. Cualquier cosa que se pueda hacer para prevenir la producción de beta amiloide o ayudar a eliminarla es buena".

Los hallazgos del estudio aparecen el 20 de octubre en la edición en línea del Journal of Clinical Investigation.

La Pgp es una de varios transportadores moleculares que forman la barrera entre sangre y cerebro, una capa de células que limita la capacidad de varios tipos de moléculas, incluso de muchos medicamentos, para entrar al cerebro a través del sistema circulatorio, explicó Cirrito. "En la barrera sangre cerebro, normalmente funciona manteniendo las moléculas fuera del cerebro", explicó, y añadió que la proteína en realidad saca las moléculas del cerebro.

Investigaciones anteriores habían dado pistas de que la Pgp también podía transportar las moléculas beta amiloide fuera del cerebro, apuntó Cirrito. "Básicamente demostramos que si inyectamos beta amiloide en los cerebros de los ratones, la Pgp puede sacarla del cerebro", afirmó.

Los investigadores también encontraron que cuando a ratones especialmente criados se les administró un inhibidor de la Pgp, los niveles de beta amiloide aumentaban significativamente en tan solo unas pocas horas. Además, los ratones criados para que no produjeran Pgp tenían niveles más altos de beta amiloide, en comparación con los ratones que podían producir la proteína, añadieron los investigadores.

Cirrito considera que estos hallazgos podrían algún día ser usados tanto para tratar como para prevenir la enfermedad de Alzheimer. "Si se pudiera aumentar la actividad de Pgp, tal vez se podría sacar la beta amiloide del cerebro y no dejar que se acumule", apuntó.

"Existen medicamentos que se usan para inhibir la Pgp en la terapia de cáncer para ayudar a los medicamentos de la quimioterapia a entrar en las células tumorales", señaló Cirrito. "Esos inhibidores podrían empeorar el Alzheimer", anotó. También hay medicamentos comunes, como las estatinas, que inhiben la actividad de la Pgp, afirmó Cirrito. Y hay compuestos, como la hierba de San Juan, que aumentan la actividad de la Pgp, anotó.

Un experto considera que estos hallazgos aumentan la comprensión de cómo podría ser eliminada la placa beta amiloide del cerebro.

"Este es un artículo emocionante, y concuerda con el conocimiento existente sobre la biología de la Pgp", afirmó el Dr. Sam Gandy, presidente del Consejo de Asesoría Médica y Científica de la Alzheimer's Association y director del Instituto Farber de Neurociencia de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia.

Ha habido menos estudios sobre cómo puede ser eliminada la beta amiloide del cerebro que estudios que examinan cómo se genera, apuntó Gandy. "Pero ahora podemos añadir la Pgp a la creciente lista de moléculas que controlan el catabolismo de la beta amiloide", agregó.

Gandy considera que este descubrimiento podría llevar a nuevos tratamientos para el Alzheimer. Algunas sustancias de la dieta o medicamentos podrían bloquear la Pgp y aumentar el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, mientras que otros podrían aumentar la proteína, apuntó.

"Tal vez sea posible desarrollar moduladores de la Pgp que aceleren la eliminación de la beta amiloide de una manera beneficiosa", agregó Gandy.

Más información

Para más información, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: John Cirrito, Ph.D., postdoctorate research fellow, Washington University School of Medicine, St. Louis; Sam Gandy, M.D., Ph.D., chairman, Medical and Scientific Advisory Council, Alzheimer's Association, and director, Farber Institute for Neurosciences, Thomas Jefferson University, Philadelphia; Oct. 20, 2005, online edition, Journal of Clinical Investigation
Consumer News in Spanish