Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Arterias coaguladas pueden causar deterioro mental

Estudio encuentra mayor riesgo de problemas cognitivos en personas mayores

Lunes, 16 de febrero (HealthDayNews) Personas mayores que tienen bloqueadas las arterias que alimentan al cerebro enfrentan un riesgo mayor no sólo de derrame, si no de una incapacidad de pensar con claridad, indicó un reciente estudio.

Estas arterias grandes en ambos lado del cuello, llamadas carótidas se pueden bloquear con el tiempo a medida que se almacena placa en las paredes arteriales, estrechando los vasos sanguíneos y restringiendo el flujo sanguíneo. Mientras sea lento el flujo sanguíneo en la arteria, pueden ocurrir coágulos. Estos coágulos, cuando son presionados por la arteria, pueden bloquear arterias más pequeñas en el cerebro, ocasionando derrames.

"Pero los bloqueos en las arterias carótidas también se asocian con tener problemas con el pensamiento", indicó la autora titular, doctora S. Claiborne Johnston, profesora asociada de neurología y epidemiología en la Universidad de California en San Francisco.

El equipo investigativo de Johnston evaluó a 4,006 hombre y mujeres entre los 65 años o más incluidos en el Estudio de Salud Cardiovascular. Ninguna de estas personas habían sufrido un derrame o ataque isquémico transitorio (AIT). Un AIT es un pequeño derrame que usualmente dura unos pocos minutos, no dejando daño aparente.

Los investigadores usaron el ultrasonido para determinar la condición de la arteria carótida izquierda de cada paciente.

También hicieron que los sujetos se realizaran una prueba, llamada mini examen modificado sobre el estatus mental, que evaluó su estatus cognitivo. La prueba se repitió anualmente por cinco años, de acuerdo con su reporte en la edición del 17 de febrero de la Annals of Internal Medicine.

Su equipo encontró que, cuando se comparó con personas con arterias carótidas normales, los 32 voluntarios quienes tuvieron una arteria del cuello severamente estrecha presentaron un deterioro cognitivo crítico.

"No sabemos por qué esto ocurre", sostuvo Johnston. "La presunción es que esto causa derrames muy pequeños que están por debajo de nuestra capacidad de detección o que ocurre debido a un flujo sanguíneo reducido en el cerebro".

Johnston cree que una serie de pequeños derrames no detectados son la causa. "Estos pacientes ya están en riesgo de un derrame mayor, y esto sugiere que también están en riesgo de tener problemas con el proceso de pensamiento", añadió.

Además, Johnston dijo que el deterioro en el pensamiento causado por estos pequeños derrames puede conducir a demencia.

Estos hallazgos sugieren que mayor cantidad de personas debe pasar por una operación para abrir sus arterias carótidas, explicó Johnston. El procedimiento, llamado endarterectomía de la carótida usualmente se reserva para pacientes quienes tienen arterias severamente estrechas o quienes han tenido un derrame o un AIT.

Las enfermedades de la carótida pudieran causar otros problemas a parte de derrames y AIT, y los doctores y pacientes necesitan ser concientes de esto y buscar tratamientos para ver si el riesgo se puede reducir sin causar otros problemas, aseveró Johnston.

"El problema en la actualidad es que no tenemos los datos que nos indiquen si la cirugía eliminaría el riesgo de deterioro cognitivo. Tampoco sabemos si la cirugía podría ocasionar derrames pequeños que conduzcan a ese deterioro", afirmó Johnston.

El doctor Henry J.M.Barnett, profesor emérito de medicina en la University of Western Ontario, manifestó que aunque este estudio añade conocimiento, no puede demostrar cómo este deterioro cognitivo afecta a la vida diaria de los pacientes.

En su editorial en la misma edición de la revista, también indicó que su circulación colateral, que crea nuevos vasos sanguíneos para compensar arterias pequeñas que están bloqueadas podrían prevenir tanto derrames como deterioro cognitivo.

Barnett agregó que la razón para el deterioro cognitivo visto en algunos pacientes podría deberse a otros factores, tales como un tumor cerebral, deficiencia de vitamina B12 o enfermedades de las arterias pequeñas en el cerebro.

Sin embargo, teme que estos hallazgos puedan promover endarterectomías de la carótida solamente para prevenir deterioro cognitivo. Una endarterectomía es una operación de alto riesgo que porta con ella el riesgo de derrame y muerte, sostuvo.

Barnett también señaló que sólo un cirujano muy diestro debe ejecutar este procedimiento. "Sería una pena ver una precipitación inmanejable de mayor cantidad de endarterectomías de la carótida, usando el deterioro cognitivo como la razón para operar en una arteria que por todo lo demás es asintomático", sostuvo.

Más información

Para más sobre la demencia, visita la Academia Americana de Médicos de Familia. Para saber los factores de riesgo para derrames de la Asociación Americana de Derrames.

Fuentes: S. Claiborne, Johnston, M.D., Ph.D., profesora asociada, neurología y epidemiología, y director, servicio de derrames, Universidad de California San Francisco; Henry J.M. Barnett, M.D., profesor emérito, medicina, University of Western Ontario, King City, Canadá; 17 de febrero de 2004, Annals of Internal Medicine
Consumer News in Spanish