Encuentran manera de predecir apoplejía luego de 'mini apoplejía'

Las alteraciones del habla y la debilidad de un lado son los principales pronosticadores, según un estudio

MIÉRCOLES 22 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Una mini apoplejía señala la posibilidad inminente de una apoplejía completa, pero muchas no son detectadas o no son tomadas en serio ni por los médicos ni los pacientes.

Ahora, hay una sencilla puntuación de riesgo que los médicos pueden usar para predecir si es probable que un paciente tenga una apoplejía durante la semana siguiente a una mini apoplejía, o un ataque isquémico transitorio (AIT), informan investigadores británicos en la edición del 21 de junio de The Lancet.

Un AIT sucede cuando un coágulo de sangre bloquea una arteria en el cerebro durante un corto tiempo. Los síntomas del AIT son similares a las señales de advertencia de una apoplejía, pero usualmente duran sólo unos minutos.

Según la American Stroke Association, las señales del AIT pueden incluir todos o algunos de los siguientes síntomas: un adormecimiento o debilidad súbita de la cara, brazo o pierna, especialmente en un lado del cuerpo; confusión súbita; problemas para hablar o comprender; problemas súbitos para ver en uno o ambos ojos; problemas súbitos para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o la coordinación; y un dolor de cabeza súbito sin una causa conocida.

"Evaluamos las características del evento en pacientes que sufrieron un AIT, y predijimos el riesgo de una apoplejía importante dentro de los siguientes siete días", afirmó el autor del estudio, el Dr. Peter Rothwell, profesor de neurología clínica en la Universidad de Oxford.

Al estudiar 200 pacientes que tuvieron un AIT, Rothwell y sus colegas desarrollaron la sencilla puntuación, la cual está basada en la edad, la presión sanguínea, las características clínicas y la duración de los síntomas.

Los investigadores evaluaron la puntuación de riesgo en dos grupos separados de pacientes similares y encontraron que podían predecir el riesgo de apoplejía durante los primeros siete días luego de un AIT.

"Las personas con una puntuación baja no tuvieron una apoplejía recurrente precoz", apuntó Rothwell. "Las personas con la puntuación más alta tuvieron un riesgo de cerca de 30 por ciento". La puntuación no es un pronosticador perfecto de la apoplejía, pero puede dirigir a los médicos hacia aquellos pacientes cuyo riesgo de apoplejía es muy alto.

Los predictores principales de una apoplejía precoz son molestias en el habla y debilidad en un lado del cuerpo que dura más de 10 minutos, apuntó Rothwell.

Rothwell considera que los médicos pueden usar la puntuación para identificar a los pacientes en un riesgo muy alto de sufrir una apoplejía dentro de los siguientes pocos días. "También puede ser usada para enfocar la educación pública sobre el AIT", dijo.

Un experto piensa que el estudio es valioso. "Me gusta este artículo porque enfatiza lo alto que es el riesgo de apoplejía luego de un AIT", señaló el Dr. Lawrence M. Brass, profesor de neurología y epidemiología y salud pública en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Además, usar su sencilla puntuación es una manera de identificar realmente a los pacientes con un alto riesgo de una apoplejía luego de un AIT. "Por mucho que me gustaría que todas las personas fueran vistas por un especialista dentro de las 12 horas de sufrir su ataque, frecuentemente no es práctico", señaló Brass. "Para mi, este resultado me hará detectar a las personas que es conveniente que se atiendan mañana".

Brass considera que los AIT nunca deben tomarse a la ligera. "Los AIT son en realidad una enfermedad muy mala", dijo. "Frecuentemente los pacientes los ignoran. Estos resultados, que muestran el riesgo muy alto de una recurrencia precoz, deben animar a los pacientes a ir a la sala de emergencia cuando presenten estos ataques, aún si han mejorado, porque el riesgo de sufrir una apoplejía podría ser muy alto".

Además, "los AIT representan una ventana de oportunidad para que hagamos una intervención para prevenir una apoplejía", dijo Brass. "Ningún AIT debe ser ignorado, pero hay algunos que son especialmente urgentes, y requieren terapia más agresiva".

Brass también dijo que los pacientes deben preguntar a sus médicos acerca del riesgo de tener una apoplejía, y lo que ellos y sus médicos pueden hacer para reducir ese riesgo. "Mientras más activos se hagan los pacientes en la prevención de la apoplejía, mejor será tanto para el paciente y el médico".

Más información

La American Stroke Association puede darle más información acerca de la apoplejía.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Peter Rothwell, M.D., professor, clinical neurology, University of Oxford, England; Lawrence M. Brass, M.D., professor, neurology and epidemiology and public health, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; June 21, 2005, The Lancet online
Consumer News in Spanish