Explican el síndrome de piernas inquietas

Según un estudio, este síndrome es provocado por señales confusas que surgen de células cerebrales con deficiencia de hierro

LUNES 25 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- El síndrome de piernas inquietas (SPI) tiene su posible causa en células cerebrales con deficiencia de hierro que impulsan al sistema nervioso central a enviar señales confusas a brazos y piernas, según una investigación realizada por científicos del Penn State College of Medicine.

"Nuestros anteriores estudios establecían una causa física del SPI demostrando que ciertas células del cerebro tenían deficiencia de hierro. Ahora, hemos descubierto una secuencia de eventos que puede conectar esta deficiencia de hierro celular con los movimientos incontrolables que provoca esta enfermedad", afirmó en una declaración preparada James R. Connor, profesor y vicepresidente de neurocirugía.

En estudios con ratas y tejido cerebral humano, Connor y su equipo llegaron a la conclusión de que una falta de hierro provoca problemas en la producción de dopamina, un químico que transmite mensajes del cerebro y el sistema nervioso central al cuerpo.

El estudio fue presentado el 25 de octubre en la reunión anual de la Society for Neuroscience celebrada en San Francisco.

"Nuestros siguientes pasos son continuar las investigaciones de las estrategias de tratamiento para el SPI relacionadas con el suplemento de hierro y los agentes de la dopamina para intentar alcanzar un balance normal entre hierro y dopamina en el cerebro", afirmó Connor.

El SPI afecta a entre el 5 y el 10 por ciento de los estadounidenses. Está caracterizado por unos impulsos irresistibles de mover las piernas y los brazos. A menudo, está acompañado por sensaciones de hormigueo en las extremidades. Estas sensaciones, que sólo se alivian con el movimiento, empeoran por la noche y provocan falta de sueño entre las personas que padecen el SPI.

Más información

El U.S. National Institute of Neurological Disorders and Stroke tiene más información sobre el síndrome de piernas inquietas.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTE: Penn State University, news release, Oct. 25, 2004
Consumer News in Spanish