Ecstasy más perjudicial al cerebro de las mujeres

Pruebas demuestran daño a usuarios de drogas recreativas

Jueves 29 de noviembre (HealthDayNews) -- Las mujeres quienes buscan emociones de la droga recreativa ecstasy pueden sufrir más daño cerebral por el uso frecuente que los hombres, sugirió un nuevo estudio.

El hallazgo, que aparece en la edición del primero de diciembre de "The Lancet", se añade a la evidencia acumulada de que la droga ecstasy es perjudicial para las neuronas, y es el primero en mostrar que el daño podría ser selectivo de género.

La autora del estudio la Dra. Liesbeth Reneman, radióloga en el Academic Medical Center, en Amsterdam, es precavida en cuanto a los resultados, ya que el estudio sólo estuvo compuesto de 69 sujetos; sin embargo, aseveró que es el estudio de imágenes cerebrales de la droga hasta la fecha.

Ecstasy, también conocida como MDMA o "ex", actúa como un estimulante al igual que como un alucinógeno, produciendo una sensación de euforia que la hace favorable en el escenario de una fiesta. Tantos como 1.3 millones de estadounidenses toman la droga, que inicialmente genera un aumento repentino de serotonina, la molécula mensajera del cerebro que ayuda a regular tales cosas como el estado de ánimo, el apetito sexual y el dolor.

Pero con el tiempo, ecstasy parece causar una reducción repentina de los niveles de serotonina. El resultado probable: problemas de memoria, indicó el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

Reclutando usuarios de fiestas rave, Reneman y sus colegas condujeron evaluaciones de tomografía de emisión de positrones en voluntarios masculinos y femeninos con variados historiales con la droga. Veintitrés eran usuarios frecuentes, 15 tomaban la droga ocasionalmente, mientras que los otros 15 dijeron nunca haberla probado. Los investigadores también estudiaron 16 personas que alegaron haber tomado ecstasy pero ya no lo hacían por al menos un año.

El grupo de Reneman examinó específicamente los efectos de la ecstasy en los transportadores de serotonina, que reabsorben las moléculas mensajeras en las células que la liberan. Sin los transportadores adecuados, la señal de serotonina es como una conversación telefónica que se ve obstaculizada por la estática.

Este grupo encontró que las mujeres, pero no los hombres, usuarias frecuentes de ecstasy tuvieron marcadamente menos descarga de serotonina que usuarios más moderados o quienes nunca habían tomado la droga. Sin embargo, la mujeres quienes dejan de tomarla tienen más transportadores de serotonina que aquellas quienes continuaban su uso frecuente, aunque no más que aquellas que nunca habían tomado la droga, sugiriendo que el cerebro puede recuperarse de alguna forma del daño.

El por qué ecstasy más dañina para las mujeres que para los hombres continúa siendo un misterio, comentó Reneman. Una explicación puede descansar en el estrógeno, se ha demostrado que esta hormona del sexo femenino interactúa con el sistema de la serotonina y altera el número de los transportadores de moléculas mensajeras. "Sabemos que los estrógenos tienen un efecto en el sistema de serotonina y en ese sentido pueden modular los efectos de ecstasy en el cerebro humano", indicó.

Pero otra posibilidad (una que menoscaba la predisposición de género) es que las mujeres en el estudio tenían la arquitectura cerebral, incluyendo los transportadores de serotonina irregulares, que las hacía especialmente receptivas a la droga. En este escenario, el uso de ecstasy es el "efecto", en lugar de la "causa", de una mala construcción cerebral.

El Dr. George Ricaurte, un neurólogo de Johns Hopkins University, en Baltimore, y co-autor de un editorial que sirve de suplemento al artículo de revista, llamó al trabajo "oportuno y potencialmente importante". Pero en una entrevista, Ricaurte comentó que el tamaño del estudio es "bastante modesto" y limita cuántos investigadores en reserva pueden ponerse a trabajar.

Los efectos perjudiciales de la ecstasy no se detienen en el cerebro. En Europa, donde el uso de la droga es más común, se habían reportado cerca de 29 a 30 casos de lesión hepática asociada con el compuesto. Dicha droga recreativa puede dañar otros órganos, incluyendo los riñones y el corazón, informaron los investigadores.

Además, los científicos británicos encontraron que las mujeres embarazadas quienes utilizaron ecstasy colocaron a sus futuros bebés en un riesgo significativamente más alto de defectos congénitos que otras madres quienes no toman el medicamento.

La líder de este trabajo, Patricia McElhatton del Centro Regional de Drogas y Terapeutas, en Newcastle upon Tyne, manifestó que el estudio holandés es el primero en demostrar una diferencia de género en el daño de la mencionada droga en el cerebro humano. Pero alguna evidencia en roedores ha sugerido que un efecto tal podría existir, expuso.

Qué hacer

Para más sobre el vínculo entre la ecstasy y los problemas de la salud, visita Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

Para obtener un sentido gráfico de cómo la ecstasy trabaja en el cerebro puedes ir a la Universidad de Washington.

Para aprender más acerca del uso de las drogas en Estados Unidos, visita Sociedad para América Libre de Droga o la Asociación Nacional de Investigadores de Droga de Diversión.

Fuentes: entrevistas con Liesbeth Reneman, M.D., Ph.D., radióloga investigadora, Academic Medical Center, Amsterdam, Holanda; Patricia McElhatton, Ph.D., Servicio Nacional de Información de Teratología, Centro Regional de Drogas y Terapeutas, Newcastle upon Tyne, Inglaterra; George A. Ricaurte, M.D., profesor asociado de neurología, Johns Hopkins University, Baltimore; "The Lancet" 1 de diciembre de 2001
Consumer News in Spanish