See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

¿Está estresada? Agárrele la mano a su marido

Un estudio encuentra que tomarse las manos calma los nervios en los matrimonios felices

VIERNES 22 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Si usted es una mujer estresada por el trabajo, las compras de la temporada de fiestas, los niños o hasta el exceso de tráfico, tome de la mano de su marido para obtener un alivio instantáneo.

¿Y si no tiene esposo? Agarrar la mano de cualquier hombre es mejor que no agarrar la de ninguno.

Esa es la conclusión de un estudio publicado en la edición de diciembre de la revista Psychological Science.

"Tomarse de manos es natural para los niños" cuando están estresados, apuntó James A. Coan, profesor asistente de psicología y neurociencia de la Universidad de Virginia, quien dirigió el estudio. "También puede funcionar para los adultos".

Mientras más feliz sea el matrimonio, mayor será el beneficio reductor del estrés, encontró Coan. Pero incluso la mano de un extraño puede ayudar a reducir el estrés, aseguró.

Para el estudio, Coan reclutó a 16 mujeres casadas que puntuaron alto en su prueba de satisfacción matrimonial y las sometió a diagnóstico en imágenes por resonancia magnética (IRM) de su cerebro mientras se enfrentaban a estrés. Las sometió a choques eléctricos muy suaves en tres situaciones, solas sin tomar la mano de nadie, tomadas de la mano de sus maridos y tomando la mano de un hombre desconocido.

"Primero, deseábamos saber qué hace el cerebro cuando las mujeres están completamente solas", explicó. "Obtuvimos una línea base de cómo responde el cerebro al estrés".

Luego, los investigadores vieron las imágenes de la IRM del cerebro de las mujeres cuando sostenían la mano de su marido o de un desconocido. "Cuando el cerebro está sometido al estrés, tiene que trabajar duro, tiene una cantidad de problemas distintos por resolver", apuntó Coan.

"Encontramos que, cuando se sostiene una mano, cualquier mano, las partes del cerebro responsables por movilizar el cuerpo a la acción se tranquilizan", aseguró Coan. "No importa de quién sea la mano. "

Pero la mano del marido ofreció los mayores beneficios. "Ambas manos calmaban la reacción corporal al estrés", señaló Coan, "pero sólo la mano del cónyuge calmaba la mente, sólo la mano del cónyuge calmaba la región del cerebro que controla las emociones".

Y mientras más feliz fuera el matrimonio, mayores fueron beneficios. Entre las parejas del estudio que tuvieron las mayores puntuaciones de satisfacción matrimonial, parejas a quienes Coan se refiere como "súper parejas", las mujeres obtuvieron aún más beneficio de agarrar las manos de sus cónyuges que las demás mujeres.

Coan encontró que la región del cerebro que se cree que está asociada con la experiencia del dolor se calmaba aún más entre esas mujeres. "Si forma parte de una 'súper pareja', agarrarse de manos es como un tipo de analgésico", agregó.

Cualquiera que sea la medida del beneficio, Coan afirmó que considera que "el cerebro trabaja mucho menos cuando alguien nos ayuda a manejar la situación. Uno de mis estudiantes dijo que parecía que el cerebro subcontrataba parte del trabajo, lo que lo mantiene menos estresado".

El Dr. Charles Goodstein, psicoanalista del Centro médico de la Universidad de Nueva York y profesor clínico de psiquiatría de la Facultad de medicina de la misma universidad, afirmó que el estudio le da apoyo científico a las observaciones que se han hecho durante mucho tiempo. "La interacción entre los miembros de una especie puede tener un tremendo impacto sobre las emociones, y las emociones puede tener un profundo impacto sobre el funcionamiento corporal", declaró.

Goodstein señaló que, con frecuencia, se usan medicamentos para aliviar la ansiedad y la ansiedad anticipada. "Este estudio muestra que hay una mejor manera".

Más información

Para más información sobre el apoyo social y sus efectos sobre la salud, visite la American Psychological Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: James A. Coan, Ph.D., assistant professor of psychology and neuroscience, University of Virginia, Charlottesville; Charles Goodstein, M.D., psychoanalyst, New York University Medical Center, clinical professor of psychiatry, New York University School of Medicine, New York City, and past president of the Psychoanalytic Association of New York; December 2006, Psychological Science
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined