Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La exposición prenatal a la cocaína tiene efectos cognitivos duraderos

Pero el ambiente del hogar afecta mucho más, según recientes investigaciones

MARTES 25 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- La consecuencia a largo plazo de la exposición a la cocaína en el útero podría no ser tan mala como antes se predecía, aunque puede causar incapacidades cognitivas y una probabilidad reducida de tener un CI sobre el promedio.

Esa es la conclusión de una nueva investigación, publicada en la edición del 26 de mayo del Journal of the American Medical Association, que también encontró que un ambiente positivo en el hogar puede hacer la diferencia con esos niños.

"Si bien la exposición prenatal a la cocaína no es tan dañina como se pensaba antes, hay déficits significativos en áreas del funcionamiento intelectual que son importantes más adelante en la vida. Dichos déficits se encuentran presentes aún cuando se controlan los efectos ambientales", dijo la autora del estudio Lynnn Singer, vicerrectora de la Case Western Reserve University de Cleveland.

Cuando una madre ingiere cocaína durante el embarazo, la droga pasa a través de la placenta, entra en el flujo sanguíneo del bebé y pasa a través de la barrera cerebral fetal, según el estudio. Algunos estudios sobre los efectos a largo plazo de esta exposición no han encontrado una asociación entre la cocaína y los déficits en el desarrollo cognitivo, mientras que otros han encontrado que la exposición a la cocaína afecta negativamente el desarrollo cognitivo.

Para este estudio, los investigadores reclutaron casi 400 mujeres embarazadas en un gran hospital universitario urbano. Todas las mujeres eran consideradas de alto riesgo en cuanto al uso de drogas. Una vez que dieron a luz, las pruebas revelaron que 190 de los bebés habían sido expuestos a la cocaína en el útero, mientras que 186 no.

Los niños fueron evaluados a los 6, 12 y 24 meses. Cuando tenían 4 años, se les evaluó usando las Escalas Wechsler de Inteligencia Revisada para el nivel Preescolar y Primario. Junto con puntuaciones de CI, esta prueba también provee información sobre las habilidades matemáticas, de vocabulario, comprensión verbal, organización de objetos, diseño con cubos y de completar figuras. Ninguno de los investigadores que administraron las pruebas sabía que los niños habían sido expuestos a la cocaína en el útero.

También se pidió a los cuidadores primarios de los niños que completaran un cuestionario para ayudar a los investigadores a evaluar la calidad del ambiente del hogar.

Los investigadores encontraron que las puntuaciones generales de CI no eran significativamente diferentes entre niños expuestos a la cocaína y los que no habían sido expuestos. Sin embargo, los niños expuestos a la cocaína tenían un 74 por ciento menos posibilidades de tener CI por encima del promedio y sus puntuaciones en algunas de las subescalas también fueron significativamente más bajas.

Sin embargo, los niños que fueron expuestos a la cocaína pero que fueron criados en un hogar adoptivo tenían CI más altos que los niños expuestos a la cocaína que fueron criados por sus madres biológicas o un familiar. De hecho, los investigadores encontraron que sus puntuaciones de CI en escala completa eran un punto más altas que las de los niños no expuestos.

Pero Singer apuntó que esta diferencia era más significativa cuando se veían niños que obtenían menos de 70 en CI de escala completa, porque menos de 70 es la línea del retraso mental y los niños con puntuaciones tan bajas podrían no funcionar nunca de manera independiente.

El veinticinco por ciento de los niños que fueron expuestos a la cocaína y fueron criados por sus madres o un familiar biológico puntaron por debajo de 70, mientras que sólo el 10 por ciento de los niños expuestos a la cocaína que fueron criados en situaciones de adopción obtuvieron esos resultados.

"La exposición a cocaína en el útero definitivamente causa algún tipo de daño al cerebro fetal y, a mayor exposición, mayor daño", dijo el Dr. Ernest Krug, director del Center for Human Development en el William Beaumont Hospital en Royal Oak, Michigan.

"Pero la exposición a un ambiente positivo puede modificar ese daño. Parece que el ambiente en realidad tiene un impacto crítico en los niños. El cerebro tiene una capacidad sorprendente de construir nuevos senderos si el ambiente lo estimula y permite que esto suceda", añadió Krug.

"El ambiente del hogar parece ser un importante factor determinante", dijo el Dr. Harley Ginsberg, director médico de la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal en el Ochsner Clinic Foundation Hospital en Nueva Orleáns.

Para ayudar a los niños que han sido expuestos a la cocaína en el útero, Ginsberg dijo que podría ser "más ventajoso incrementar los servicios de apoyo en el hogar. No podemos deshacer lo que sucedió en el embarazo, pero podemos alertar a los servicios sociales y al pediatra del niño, y poner a consejeros sobre drogas en contacto con la madre. Con un seguimiento cercano y una revisión del ambiente, podemos lograr gran impacto y ayudar a que al bebé le vaya bien".

Más Información

Para aprender más sobre los efectos del uso de la cocaína durante el embarazo, visite la March of Dimes o la Substance Abuse and Mental Health Services Administration.

FUENTES: Lynn Singer, Ph.D., deputy provost and professor, pediatrics and general medical science, Case Western Reserve University, Cleveland; Ernest Krug, M.D., head, Center for Human Development, William Beaumont Hospital, Royal Oak, Mich.; Harley Ginsberg, M.D., medical director, Neonatal Intensive Care Unit, Ochsner Clinic Foundation Hospital, New Orleans; May 26, 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish