La memoria puede ser un juego de niños

Un estudio encontró que si se da la información correcta, los más jóvenes recuerdan mucho mejor que los adultos

MARTES 27 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Si necesita recordar que tiene que ir por la leche en su camino a casa esta noche, pídale a su niño que se lo recuerde.

Eso es porque los más jóvenes tienen mejor memoria que los adultos, según un nuevo estudio, al menos para determinadas tareas.

El estudio que aparece en la edición de agosto de Psychological Science, encontró que, en un experimento, los niños pudieron recordar perfectamente las imágenes que acababan de ver en un 31 por ciento de las ocasiones, en tanto que los adultos sólo lograron hacerlo en un 7 por ciento.

La razón para el pobre resultado de los adultos, a opinión del autor del estudio, Vladimir Sloutsky, director del Center for Cognitive Science de la Ohio State University, es que los adultos no canalizan la información que consideran irrelevante. Posteriormente, si se les pide que recuerden esta información, no pueden porque no lo aprendieron de memoria.

"Al parecer los niños tienen una mejor memoria porque tienen menos conocimientos. El conocimiento hace que la memoria sea más eficiente, pero puede ser más selectiva y menos precisa", agregó.

"La memoria funciona de una manera muy eficiente, y las personas prestan atención a lo que es importante. Si usted empieza a prestar atención y a intentar recordarlo todo, perderá su ventaja competitiva", explicó.

Sloutsky, junto a la estudiante de postgrado Anna Fisher, examinaron a 77 niños con una edad promedio de 5 años y estudiantes de 71 universidades con una edad promedio de 19 años.

En el primer experimento, a todos los voluntarios se les mostró 30 fotografías de gatos, pájaros y osos. Primero, a los voluntarios se les enseñó una fotografía de un gato y se les dijo que el gato tenía "células beta". No se dio ninguna otra explicación o más información acerca de las células beta. A medida que se fueron mostrando las 30 fotografías, los investigadores les preguntaron si creían que el animal tenía células beta o no.

Debido a que los voluntarios sabían que un gato tenía células beta, pudieron utilizar "inferencia inductiva" para concluir que otros gatos también tenían células beta. Este proceso es conocido como inducción, según Sloutsky. Y existen dos maneras de que las personas puedan aprender por inducción, ya sea por categoría general o por similitudes.

Cuando a los voluntarios del estudio les mostraron 28 fotografías y se les preguntó si eran nuevas o del grupo original, los niños superaron a los adultos, en un 31 por ciento contra un 7 por ciento. Esto se debe a que los niños utilizan una inducción basada en la similitud, mientras que los adultos utilizan una inducción basada en la categoría, dijo Sloutsky.

Al utilizar la inducción basada en la similitud, los niños tienen que estudiar muchos detalles de cada animal para ver si era similar al gato con "células beta", en tanto que los adultos verificaron si el animal se ajustaba a la categoría del gato y pasaban a la siguiente fotografía.

Este experimento también abarca un grupo de control para comparación, y a este grupo no se le informó sobre las células beta. Simplemente, se les pidió que recordaran los animales para una prueba de reconocimiento. Sin el razonamiento inductivo, a los adultos les fue mucho mejor, alcanzando un 42 por ciento en comparación con un 27 por ciento de los niños.

En otro experimento, los investigadores enseñaron a los niños a utilizar una inducción basada en la categoría como los adultos. Cuando los niños utilizaban categorías en vez de similitudes para la inducción, sin embargo, su rendimiento cayó muy por debajo del nivel de los adultos.

"Éste es un estudio interesante que muestra cómo los niños aprenden de manera intrínseca", opinó el Dr. David Salsberg, supervisor de psicología pediátrica en el Rusk Institute del Centro Médico de la Universidad de Nueva York.

"A medida que se van desarrollando y haciéndose mayores, usted tiene que ser más efectivo y selectivo sobre a qué le presta atención. No puede guardar todo en la memoria", explicó, además agregó que "los adultos han desarrollado formas de aprender más eficientes y a categorizar lo que ven".

Además, apuntó que esta información puede ser muy útil para investigadores y educadores.

Los padres, afirmó Salsberg, deben saber que éste es otro estudio que demuestra que "los niños maduran desde muy temprano, son capaces de aprender de múltiples maneras y que tienen mucho potencial".

Más Información

Para más información sobre consejos para mejorar la memoria, o para pruebas de memoria visite la Memory Page.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Vladimir Sloutsky, Ph.D., professor and director, Center for Cognitive Science, Ohio State University, Columbus; David H. Salsberg, Psy.D., supervisor, pediatric psychology, Rusk Institute, New York University Medical Center, New York City; August 2004 Psychological Science
Consumer News in Spanish