See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las orejas funcionan en estéreo antes que el cerebro

Responden de manera diferente a ciertos estímulos, según señala un estudio con bebés

JUEVES 9 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Dependiendo del tipo de sonido que escuche (como el habla o la música) un oído podría procesar con mayor destreza la información y enviarla a una parte del cerebro que se especializa en escuchar ese tipo de sonido.

Esta es la conclusión de un estudio que aparece en la edición del 10 de septiembre de Science, el cual encontró que cuando se exponía a bebés a diferentes sonidos, las células vellosas de cada oído respondían más vigorosamente a sonidos específicos.

Yvonne Sininger, autora del estudio y profesora residente de la división de cirugía de la cabeza y el cuello de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que los investigadores ya sabían que diferentes áreas del cerebro estaban especializadas en ciertos sonidos. "Pero nunca se consideró que había cierto nivel de facilitación que comenzaba al nivel del oído", apuntó.

El Dr. Anil Lalwani, presidente de otorrinolaringología en el Centro Médico de la Universidad de Nueva York dijo que "es interesante que tal especialización del sistema nervioso pueda tener sus orígenes en los órganos periféricos de la audición.

"Siempre supusimos la supremacía del cerebro, pero esto abre la posibilidad de que los órganos periféricos podrían impulsar algunas de las diferencias vistas en el sistema nervioso central", dijo Lalwani.

Los sonidos se procesan en diferentes partes del cerebro. Generalmente, el hemisferio izquierdo domina el procesamiento de los sonidos del habla, mientras que las regiones auditivas en el hemisferio derecho son las responsables muchas veces de procesar los tonos y la música.

Sininger y su colega, Barbara Cone-Wesson de la Universidad de Arizona en Tucson, se preguntaron si tales diferencias podrían haberse desarrollado en respuesta a la información recibida de los oídos.

Así que estudiaron los resultados de las pruebas de emisiones otacústicas (OAE, por sus siglas en inglés) de más de 1,500 bebés en Los Ángeles. La información original se había compilado para evaluar las pruebas de audición usadas para examinar el oído de los recién nacidos.

Los niños que tenían pérdida de la audición o una enfermedad del oído fueron excluidos del estudio.

La prueba OAE mide la actividad de las células vellosas en el área externa. Estas células vellosas amplifican el sonido que entra a la cóclea, el pequeño hueso en forma de caracol ubicado en el oído que transmite la información sobre el sonido al nervio acústico en el cerebro.

Los bebés se sometieron a una serie de sonidos, ya fueran clics o tonos por separado, a través de una sonda en cada oído. Los clics eran para simular el habla, según el estudio.

En general, los oídos derechos de los bebés respondían más a los clics parecidos al habla y menos a los tonos, mientras que sus oídos izquierdos respondieron más fuertemente a los tonos que a los clics.

Esta especialización en los oídos sugiere que la información enviada al cerebro por los oídos puede llevar al desarrollo de la especialización auditiva en el cerebro.

"El procesamiento inicial del sonido en el sistema auditivo a nivel de la cóclea y el tallo cerebral puede facilitar el desarrollo posterior de la especialización hemisférica para el procesamiento del sonido", según concluyeron los autores del estudio.

Sininger explicó que una de las más importantes tareas del recién nacido es aprender y clasificar su ambiente auditivo, y procesar los sonidos del habla y averiguar lo que significan.

Entonces, dijo, "tiene sentido que el bebé nazca con un mecanismo que ayude a facilitar este proceso".

Sininger dijo que buscó las diferencias anatómicas entre los oídos para explicar la diferencia, pero no pudo encontrar ninguna.

Ni Sininger ni Lalwani pudieron pensar en ninguna implicación práctica de este estudio. Pero Sininger dijo que tal vez más adelante se dará consideración a la especialización de los oídos cuando se maneje la rehabilitación de la pérdida de la escucha o cuando se decida en cuál lado se debe colocar un implante coclear. Además, el estudio sugiere que otros órganos periféricos, como los ojos, pueden tener una función sobre el desarrollo de la especialización del cerebro.

"Siempre supusimos que nuestros oídos izquierdo y derecho funcionaban exactamente igual. Por eso, tendíamos a pensar que no importaba cuál oído estuviera dañado en una persona. Ahora, vemos que podría tener implicaciones profundas sobre el desarrollo del habla y del lenguaje en una persona", afirmó Sininger en una declaración.

Más Información

Para saber más sobre cómo escuchan y aprenden el lenguaje los bebés, visite la American Speech-Language-Hearing Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Yvonne Sininger, Ph.D., professor in residence, division of head and neck surgery, David Geffen School of Medicine, University of California, Los Angeles; Anil K. Lalwani, M.D., chairman of otolaryngology, New York University Medical Center, and professor of otolaryngology, physiology, and neuroscience, New York University School of Medicine, New York City; Sept. 10, 2004, Science
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.