See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Tartamudeo vinculado a anormalidad cerebral

Descubrimiento alemán no modificará el tratamiento por lo pronto, según expertos

Martes, 6 de agosto (HealthDayNews) -- El informe la pasada semana de científicos alemanes de que el tartamudeo es ocasionado por una anormalidad estructural del cerebro probablemente no cambiará cómo se diagnostica y se trata el trastorno; al menos por ahora.

Sin embargo, el estudio fue elogiado por expertos en comunicaciones del habla, quienes dijeron que el descubrimiento podría aumentar el entendimiento del trastorno del habla y podría ayudar a decidir cuáles niños superarían el tartamudeo sin tratamiento con la edad.

Actualmente, aproximadamente 3 millones de estadounidenses tartamudean, de acuerdo con la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición, y la mayoría son niños. Casi todos superan el tartamudeo con la edad, pero aproximadamente 1 por ciento de los estadounidenses adultos todavía tienen el problema.

Algunos de ellos, de acuerdo con la Fundación de Tartamudeo de América, son famosos, incluyendo la actriz Julia Roberts, el reportero John Stossel y el primer ministro británico Winston Churchill.

En el estudio, reportado en "The Lancet", investigadores de las Universidades de Hamburgo y Gottingen condujeron sofisticados escáneres cerebrales a 15 adultos quienes tartamudeaban y 15 adultos con un habla normal, y encontraron que la estructura tisular de una región en el hemisferio izquierdo del cerebro era diferente en los pacientes tartamudos.

Conductos de la fibra en la región estudiada conectó estructuras cerebrales cruciales para la articulación con la planificación del lenguaje, indicaron los investigadores. También encontraron alteraciones en la coordinación entre áreas involucradas en la preparación del lenguaje en el hemisferio izquierdo de los sujetos tartamudos, y especulan que la interrupción de los conductos de la fibra podría ocasionar los problemas de tartamudeo.

Los investigadores no son los primeros en sugerir este mecanismo que subyace al tartamudeo, indicó el Dr. Cornelius Weiller de la Universidad de Hamburgo, uno de los investigadores, "pero los primeros quienes encontraron evidencia con bases anatómicas para ese [mecanismo]".

En el artículo de la revista, Weiller y sus coautores señalaron: "Esta anormalidad probablemente se desarrolla durante el periodo de adquisición temprana del habla y del lenguaje en la cual muchos niños experimentan una fase transitoria de tartamudeo".

Casi todos los niños experimentan una etapa que los expertos llaman difluencia entre las edades de 2 y 5 años. Usualmente estos problemas del habla desaparecen mientras va creciendo el niño, pero no siempre.

En los sujetos tartamudos, las áreas del hemisferio derecho del cerebro involucradas en el lenguaje se encontró que compensaban, pero los investigadores no pensaron que la explicación alternativa de que la compensación del hemisferio derecho era la causa del tartamudeo sea válida.

Las causas del tartamudeo han sido debatidas por años, y algunos expertos dicen que pueden involucrar diferentes factores para personas diferentes.

El valor de la investigación, concluyen los alemanes, puede ser una forma para determinar por qué algunos niños tartamudean sólo temporalmente y otros no superan esto con la edad.

Una experta en patología del habla elogia el estudio, pero tiene algunas advertencias que hacer.

"Creo que el estudio está bien realizado", dijo Lisa Scott Trautman, una profesora auxiliar de trastornos de la comunicación en Florida State University. "Pero creo que los resultados se deben interpretar con precaución, para las razones que mencionan". Según indican los investigadores, la muestra del estudio fue pequeña y estudiaron sólo sujetos adultos.

"No hubo un control para experiencias previas de terapias [del habla]", agregó, y eso pudo haber afectado los descubrimientos. También sugirió que la sobreactivación del hemisferio derecho "podría ser un resultado de vivir con el tartamudeo".

Por ahora, indicó Trautman, los hallazgos alemanes proveen sólo una potencial pieza adicional del rompecabezas.

"Cualquier tipo de implicación clínica todavía está muy lejos", añadió. Sin embargo, dijo: "tener un mejor entendimiento del tartamudeo mismo es útil. No va a cambiar la forma en que tratamos o diagnosticamos el tartamudeo".

Decidir cuáles niños necesitan intervención en la forma de terapia del habla es un dilema para los doctores y los patólogos del habla, indicó Trautman: "Lo que esta investigación puede hacer, en 10 años más o menos, es ayudarnos a tomar una decisión en un momento más temprano".

Weiller sostuvo que el equipo alemán planea próximamente estudiar niños quienes solían tartamudear, pero con la edad lo superaron.

Qué hacer

Para más información sobre el tartamudeo, visita La Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición. Para una lista sobre tartamudos famosos incluyendo Winston Churchill, visita la Fundación de Tartamudeo de América.

Fuentes: Cornelius Weiller, M.D., departamento de neurología, Universidad de Hamburgo, Alemania; Lisa Scott Trautman, Ph.D., profesora auxiliar, trastornos de comunicación, Florida State University, Tallase; 2 de agosto de 2002, "The Lancet"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined