Un dispositivo permite al cerebro de un mono mover un brazo robótico

La investigación podría algún día ayudar a las víctimas de amputaciones o parálisis

MARTES 26 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una vez más, los investigadores han conectado cerebros de monos a brazos robóticos, generando la esperanza de que la ciencia se está acercando al hallazgo de maneras de ayudar a las personas paralizadas a controlar su mundo.

Usando sus cerebros para controlar sus brazos robóticos, monos de la Universidad de Pittsburgh pudieron alimentarse fácilmente a sí mismos, de acuerdo a la investigación presentada el 26 de octubre en la convención anual de la Society for Neuroscience en San Diego.

Ya se están realizando pruebas con humanos. "Es bastante obvio que lo que funciona bien en monos podría funcionar aún mejor en humanos", afirmó el líder de la investigación Andrew Schwartz, profesor de neurobiología, porque las personas comprenderían cual es la meta final.

"Cuando se trata de enseñar a un mono a trabajar con un brazo robótico, el mono no tiene un concepto de lo que se supone que suceda", apuntó.

Los investigadores han explorado durante décadas las posibilidades de las llamadas "prótesis neurales", miembros artificiales que se controlan simplemente con el pensamiento, no con los músculos. Los avances podrían ayudar a las personas con daños en la espina dorsal que previenen que sus cerebros se comuniquen con sus extremidades.

Entre otros logros, los científicos han desarrollado exitosamente maneras para que los monos controlen brazos robóticos y cursores en la pantalla de una computadora.

Los investigadores llegan al cerebro a través de electrodos conectados con sensores en miniatura en la corteza, la cual controla el movimiento.

Uno de los desafíos más importantes es averiguar qué neuronas controlan acciones específicas, apuntó Mandayam A. Srinivasan, director del The Touch Lab en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, quien ayudó a desarrollar un dispositivo de brazo robótico parecido hace cuatro años.

"Cuando nos alimentamos, se activan miles, o millones, de neuronas", señaló. "Cuando coloca estos electrodos en la corteza, no se sabe cuáles neuronas está contactando y cuales están involucradas en la tarea".

En la nueva investigación, Schwartz y sus colegas desarrollaron una fórmula matemática que intenta predecir la actividad de las neuronas. Usando la fórmula, una computadora analiza la actividad en la corteza cerebral, y luego le dice al brazo robótico qué hacer.

Durante las pruebas, se ataron los brazos del mono para que el animal tuviera que usar el brazo robótico para agarrar alimentos como bananas y pepinos.

Parecía que a los monos no les molestaba el poco usual método de alimentarse, señaló Schwartz. "Los monos no harían la tarea a menos que se sintieran realmente felices y cómodos con ella".

¿Qué es lo siguiente? Un problema es los minúsculos sensores en el cerebro que perciben lo que hacen las neuronas. Con el tiempo, el sistema inmune del cuerpo trata de aislarlos, y se vuelven inútiles, dijo Schwartz.

También está el problema de desarrollar un dispositivo controlado por el cerebro que funcione para personas que necesiten hacer más cosas que sólo mover un brazo.

"Nuestra meta real no es sólo hacer que un brazo robótico se mueva, sino que se mueva de manera natural", apuntó Schwartz. "Por ejemplo, si una persona con un brazo amputado tuviera una camisa de mangas largas, el hecho de que tiene un brazo artificial motorizado no sería notable".

Más información

Para aprender más sobre los dispositivos controlados por el cerebro, visite la Christopher Reeve Paralysis Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Andrew Schwartz, Ph.D., professor of neurobiology, University of Pittsburgh School of Medicine; Mandayam A. Srinivasan, Ph.D., director, The Touch Lab, Massachusetts Institute of Technology, Cambridge, Mass.; Oct. 26, 2004, presentation, Society for Neuroscience annual convention, San Diego
Consumer News in Spanish