See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un nuevo sospechoso de la locura del Rey Jorge

El arsénico podría haber contribuido a los problemas del monarca británico, según un estudio

JUEVES 21 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- El extraño caso de la frágil psiquis del Rey Jorge III ha tomado un nuevo giro, ya que la investigación sugiere ahora que el arsénico podría haber contribuido a su "locura".

Durante su reino, que duró de 1760 a 1820, e incluyó la pérdida de "las colonias" durante la revolución estadounidense, Jorge sufrió cinco ataques de trastorno mental prolongado. El diagnóstico original de enfermedad mental fue desafiado hace varias décadas cuando dos investigadores británicos dijeron haber descubierto evidencia de que el rey estaba en realidad experimentando ataques severos de porfiria, un defecto genético en el cual productos residuales tóxicos son creados cuando el cuerpo fabrica un componente de la hemoglobina.

Entre los síntomas de la porfiria se encuentran debilidad muscular, dolor abdominal y trastornos psiquiátricos. La creencia de que Jorge III sufría de la dolencia ha sido aceptada (más o menos) gradualmente y de mala gana, en parte porque su orina tenía el vivo color rojo causado por el trastorno. Además, documentos históricos sugieren que miembros de la familia real tenían casos leves de porfiria.

Ahora, un grupo liderado por Martin James Warren, un bioquímico de la Universidad de Kent, informa en la edición de esta semana de The Lancet que un análisis de cinco hebras del pelo de Jorge mostraron niveles inusualmente altos de arsénico, lo que podría haber hecho sus ataques más severos.

La esperanza original era obtener un poco de ADN real, pero eso no fue posible porque las hebras no incluían las raíces, que contienen el material genético. Entonces, la búsqueda se dirigió hacia los metales pesados, afirmó Warren.

"Estábamos pensando más en el mercurio o el plomo", aseguró. En vez de eso, encontraron niveles inesperadamente altos de arsénico.

"Hay varias fuentes posibles de arsénico, tales como las pelucas con polvos e incluso la crema facial", dijo Warren. "Otra fuente creíble es el medicamento que le dieron".

Ese medicamento era tártaro emético. Contienen antimonio, que puede estar contaminado con arsénico. Los niveles altos de arsénico ayudan a explicar por qué los ataques mentales del rey "eran tan severos y prolongados", apuntó Warren.

Hay evidencia de que el defecto genético que causa la porfiria se ha transmitido hasta hoy en día, dijo. A un miembro de la familia real, el Príncipe William de Gloucester, se le diagnosticó porfiria en 1968, dijo Warren, y se han dado diagnósticos similares para otros miembros de la familia.

"Al reunir todo esto, nos parece que hay evidencia de porfiria en la familia real", dijo Warren.

Pero el Dr. Karl E. Anderson, profesor de medicina preventiva de la División Médica de la Universidad de Texas en Galveston y miembro de la junta de asesores médicos de la American Porphyria Foundation, dijo que se sentía "escéptico" sobre la nueva investigación.

"No pienso que esto sea una evidencia de que tenía porfiria", apuntó Anderson. "Podría ser evidencia de que tenía envenenamiento por arsénico y quizás su problema se debiera al arsénico en lugar de la porfiria".

Ni los informes de que a algunos miembros de la familia real se les ha diagnosticado porfiria convencen a Anderson. "No sé si he visto documentos al respecto", dijo. "Pienso que los números de los resultados de la pruebas en realidad no se han publicado. Los registros médicos privados de las personas usualmente no son publicados".

Más información

Puede leer la historia completa sobre la porfiria y el Rey Jorge en la American Porphyria Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Martin James Warren, Ph.D., professor of biochemistry, University of Kent, England; Karl E. Anderson, M.D., professor of preventive medicine, University of Texas Medical Branch, Galveston; July 22, 2005, The Lancet
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined