Un tratamiento para desbaratar coágulos mejora los resultados de los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos

El tPA disolvió las masas 2 o 3 veces más rápido, lo que aumenta dramáticamente la supervivencia

MIÉRCOLES 14 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores informan que han aumentado dramáticamente el índice de supervivencia en personas que sufren de accidentes cerebrovasculares causados por hemorragias dentro del cerebro al refinar la dosis y el momento de administración del fármaco para destruir coágulos llamado activador del plasminógeno tisular (tPA, por su sigla en inglés).

"Hemos pasado de lo que usualmente es un índice de mortalidad de 80 por ciento en los pacientes de esta afección a un índice de supervivencia de 80 por ciento", afirmó en una declaración preparada el Dr. Daniel Hanley, profesor de neurología de la Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Este nuevo protocolo de tratamiento para la hemorragia intracerebral (HIC) fue desarrollado en un estudio de múltiples centros, y se informó sobre él esta semana en la Conferencia europea sobre el accidente cerebrovascular, en Niza, Francia.

La HIC hace que la sangre se coagule en las cavidades interiores del cerebro, acumulando la presión dentro de éste. La presión más alta, junto a la inflamación causada por sustancias químicas en la sangre acumulada, puede dañar el cerebro de manera irreversible. Usualmente conduce a la muerte o a discapacidad extrema. Hanley señaló que hasta hace poco no había tratamiento.

Se ha probado que las dosis altas de tPA (de 80 a 100 miligramos) son eficaces para deshacer los coágulos en afecciones como los ataques cardiaco y otros tipos de accidente cerebrovascular, pero había inquietud de que tales niveles del fármaco podrían causar un sangrado excesivo en los pacientes de HIC. Estudios anteriores mostraban que suministrar tPA a pacientes de HIC no había aumentado significativamente el sangrado o la muerte, así que Hanley y sus colegas evaluaron dosis bajas para tratar de encontrar el régimen de tratamiento más seguro y eficaz posible.

Los investigadores reclutaron a 52 pacientes de los Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y Alemania que habían sido diagnosticados recientemente con HIC. Usando el mismo catéter que los pacientes habían recibido dentro del cerebro para liberar la sangre (el tratamiento usual para la HIC), los investigadores administraron tPA directamente al coágulo en distintas cantidades.

Los coágulos se disolvieron en tres a cuatro días en promedio, dos a tres veces más rápido que los de pacientes previos que no recibieron tPA. Los coágulos de los pacientes que recibieron un miligramo de tPA cada ocho horas se disolvieron alrededor de un día más rápido que los de los que estaban en regímenes más bajos de tPA. El sangrado adicional fue mínimo, independientemente del nivel de dosis que hubiera recibido el paciente.

Más del 80 por ciento de los pacientes estaban con vida un mes tras el tratamiento. El diez por ciento de esos pacientes también se había recuperado lo suficiente para volver a sus trabajos, informaron los investigadores.

"Creemos que este tratamiento es lo más promisorio en la hemorragia cerebral en varios años", aseguró Hanley. "Hemos tomado una afección que tenía un índice de mortalidad y discapacidad extremadamente alto y hemos revertido la situación".

Ahora, los investigadores planifican un ensayo definitivo para evaluar este tratamiento en 500 pacientes.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre cómo prevenir los accidentes cerebrovasculares.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTE: John Hopkins University, news release, May 14, 2008
Consumer News in Spanish