Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Botox ofrece nueva opción de tratamiento

Nuevos estudios demuestran reducción en el dolor de espalda baja, y hasta ciática

Lunes, 24 de marzo (HealthDayNews) -- Primero encabezó titulares como un controversial nuevo tratamiento contra las arrugas, pero rápidamente se hizo sentir en otras áreas de la salud.

El tratamiento es Botox, y se encuentra entre uno de los tratamientos más nuevos para reducir el dolor de espalda baja.

En varios estudios presentados en la recién concluida conferencia de la Sociedad Americana del Dolor en Chicago, doctores a través de EE.UU. y Europa ofrecieron nueva evidencia de que Botox puede, de hecho, trabajar en una variedad de situaciones para tratar no sólo dolor crónico de espalda baja, sino ciática e incluso algunas formas de molestias del cuello.

De acuerdo con el médico de rehabilitación, el doctor Todd Schlifstein, esto ofrece una importante nueva opción, particularmente para personas quienes pueden no responder al cuidado tradicional.

"No es para todo el mundo o para todo tipo de dolor, pero cuando se utiliza apropiadamente, puede ofrecer alivio, incluso cuando otros tratamientos han fallado", indicó Schlifstein, médico de rehabilitación en el Centro Médico de New York University quien no participó en la conferencia.

Botox es la marca comercial de una sustancia que se produce de forma natural conocida como toxina botulínica tipo A. Dicha toxina se relaciona con el botulismo, una forma de envenenamiento por comida que ocurre cuando la carne y otros alimentos desarrollan una bacteria conocida como Clostridium botulinum.

Los doctores han sabido desde hace tiempo que en varios casos de botulismo, ocurre la parálisis. Esto ocurre cuando la toxina ataca las terminales nerviosas del cuerpo, previniendo la liberación de químicos cerebrales que normalmente controlan contracciones musculares.

Utilizando la acción como base para el descubrimiento, los doctores pronto aprendieron que en cantidades controladas, la misma toxina podría utilizarse para manipular la química cerebral, y por lo tanto controlar las contracciones de pacientes que sufren de enfermedades vinculadas con espasmos musculares severos, tales como esclerosis múltiple (EM).

Sin embargo, en pruebas a pacientes con EM, doctores pronto descubrieron algo más. Cuando Botox se inyectó en espasmos musculares faciales, las arrugas comenzaron a reducirse; y parecían desaparecer. No mucho después, nació un nuevo tratamiento antiarrugas.

Al poco tiempo después de esto, comenzó la experimentación que involucraba dolor de la espalda baja, y Schlifstein dijo que los resultados están resultando prometedores para muchos pacientes.

"Si el dolor de espalda es el resultado de espasmos profundos en el músculo, utilizar Botox en cantidades controladas puede ofrecer alivio que dure al menos tres meses y a veces permanentemente de un solo tratamiento", dijo Schlifstein.

Eso es exactamente lo encontrado en varios estudios presentados en conferencia del dolor de la pasada semana.

En el primer estudio, investigadores del Instituto del Dolor A & A de Saint Louis trataron seis hombres y tres mujeres, entre las edades de 36 a 69, quienes habían sufrido de dolor de espalda baja desde los tres a los 12 años. Ninguno encontró alivio con los tratamientos tradicionales, incluyendo inyecciones de esteroides y terapia física.

Utilizar un sistema de evaluación del dolor de "cero a 10" conocido como VAS (siglas en inglés de escala análoga visual), cada persona clasificó su dolor de espalda antes de recibir una inyección de Botox. Esa inyección fluctuaba en dosis de 300 unidades hasta dosis de 50 unidades, dependiendo principalmente del tamaño del músculo.

El resultado: la puntuación del pretratamiento promedio de VAS fue de 7.3; 12 semanas luego del tratamiento de Botox, el dolor indicó un una puntuación promedio de 2.5. Luego de la primera semana, se redujo el dolor alegadamente en 50 por ciento, con alivio adicional en las semanas siguientes.

Dos de los pacientes tuvieron un alivio total del dolor para la segunda semana y continuaron sin dolor luego de un año. Los nueve pacientes experimentaron alivio significativo, pero el dolor regresó en algunos individuos luego de 12 semanas. Ninguno de los pacientes tuvo un incremento en el dolor, y no hubo efectos secundarios significativos.

Investigadores del Centro de Investigación Neurológica en Bennington, Vermont, reportaron un hallazgo similar luego de usar inyecciones de Botox en 12 pacientes que sufrían de dolor de espalda por un promedio de 10 años. Cinco se habían practicado previamente cirugías, y los restantes siete habían tratado una variedad de otros tratamientos; y ninguno encontró alivio.

Los investigadores encontraron que inyectar de 100 a 300 unidades de Botox en los músculos de la espalda redujo el dolor y la incomodidad en 50 por ciento o más de los 12 pacientes, sin debilidad o efectos secundarios reportados.

En otros estudios presentados en la conferencia de la pasada semana, los doctores del Burnley General Hospital en Inglaterra reportaron que habían inyectado 100 unidades de Botox a pacientes diagnosticados con ciática. Esta es la única forma de enfermedad de espalda baja que causa un fuerte dolor que con frecuencia comienza en los glúteos y que viaja al muslo, rodilla y a veces la parte baja de la pierna y el pie. Los 12 pacientes también presentaron restricción en los movimientos de la cadera y no habían podido encontrar alivio de tratamientos previos.

Al utilizar tres tipos de medidas para evaluar el pretratamiento y postratamiento del dolor (VAS, actividad diaria en el trabajo, comportamiento al dormir), así como un examen médico para evaluar la flexibilidad y el movimiento de cadera, los doctores reportaron que Botox ofreció alivio significativo al dolor en 12 pacientes.

Luego de cuatro meses de seguimiento, cinco pacientes reportaron completo alivio del dolor, mientras los restantes siete experimentaron al menos una reducción de 50 por ciento en el dolor. Todos los pacientes experimentaron aumento en la flexibilidad y en el movimiento de cadera.

Botox también se utiliza para tratar dolor de cuello y migraña.

Más información

Para conocer más acerca de los poderes curativos de la toxina botulínica tipo A, visita la Administración Federal de Drogas y Alimentos. Para más información sobre nuevos tratamientos para el dolor de espalda que se estudian hoy día, presiona aquí.

Fuentes: Todd Schlifstein, M.D., profesor asociado, medicina en el Centro Médico de New York University, ciudad de Nueva York; 20-23 de marzo, presentaciones, conferencia anual de Sociedad Americana del Dolor, Chicago
Consumer News in Spanish