See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El láser en la dermis superficial produce resultados a largo plazo

Pero un estudio halla que la decoloración de la piel es un efecto secundario común

MARTES, 22 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- El uso de láser de dióxido de carbono en la dermis superficial (una técnica conocida como "laser resurfacing") sigue siendo la mejor forma de borrar y mantener a raya las señales visibles del envejecimiento en el rostro.

Esta técnica tiene una tasa elevada de complicaciones, como el aclarado del color de la piel, de acuerdo con los autores de un estudio publicado en la edición de julio/agosto de Archives of Facial Plastic Surgery.

El hallazgo no es del todo nuevo. Sin embargo, de acuerdo con el Dr. Keyvan Nouri, director de cirugía dermatológica y láser en la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, "el punto es básicamente que el dióxido de carbono sigue siendo un tratamiento muy bueno. Claro, que tiene su tiempo de inactividad y algunos efectos secundarios, pero produce una mejora dramática en muchos pacientes que no podemos conseguir con ninguna otra técnica hasta la fecha".

El coautor del estudio, el Dr. Shan R. Baker, director del Centro de cirugía cosmética facial del Centro médico de la Universidad de Michigan, agregó que "no hay nada sorprendentemente nuevo en este trabajo de investigación, salvo el seguimiento a un plazo bastante largo. Confirma que el uso de láser de dióxido de carbono en la dermis superficial es muy efectivo para eliminar las arrugas faciales más profundas y que el efecto es duradero".

El láser actúa al absorber el agua del interior y exterior de las células, causando daños en el tejido circundante debido al calentamiento. Como resultado, la piel produce más proteína de colágeno, rellenando las arrugas.

"Básicamente provoca una quemadura controlada en la piel", explicó Nouri. "Luego elimina la epidermis [la capa superior de la piel] y la dermis [la capa intermedia de la piel]. También causa contracción o encogimiento de la piel".

Los autores del estudio describieron la experiencia de 47 pacientes que se sometieron al procedimiento de láser de dióxido de carbono en la dermis superficial en la Universidad de Michigan. De los pacientes, 42 eran mujeres con una media de edad de 52 años.

Tras más de dos años de seguimiento, las "puntuaciones de arrugas" de los participantes mejoraron un 45 por ciento y fueron consistentes en toda la cara.

La principal complicación a largo plazo fue la hipopigmentación (pérdida de color en la piel), presente de manera notable en el 13 por ciento de los pacientes. Un caso de hiperpigmentación (parches de piel que adquieren una tonalidad más oscura) se corrigió por sí solo a los dos años de tratamiento.

Algunos pacientes también desarrollaron milia, pequeños quistes o acné. Un participante desarrolló una infección y otro experimentó una caída del párpado.

"El mayor problema del CO2 es el aclarado de la piel. En esencia todos nuestros pacientes experimentaron un aclarado de la piel hasta cierto grado, pero un determinado porcentaje tuvo aclarados marcados que se pueden apreciar mediante fotografías", dijo Baker. "Ese es el costo de eliminar las arrugas de manera permanente o casi permanente".

"Una parte del problema tiene que ver con la agresividad con que se realiza el peeling", agregó. "Si hay más arrugas, es necesario emplear más niveles de energía, y por lo general se hacen más de dos o tres fases, de modo que el paciente va a experimentar un mayor aclarado. Mientras más profundo sea el procedimiento, mayor será el aclarado".

De acuerdo con Nouri, los tratamientos de hoy día tienden a ser menos agresivos que en el pasado, así que la curación es más rápida.

El aclarado tendía a ser consistente en toda la cara, pero hubo una demarcación entre el color de la piel de la cara y del cuello.

"Por ello, es necesario extender el peeling hasta la línea de la barbilla para tratar de esconder la sombra", dijo Baker.

Más información

La Clínica Cleveland tiene más información sobre el láser de dióxido de carbono en la dermis superficial.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Shan R. Baker, M.D., director, Center for Facial Cosmetic Surgery, University of Michigan Medical School, Livonia; Keyvan Nouri, M.D., professor of dermatology and director of dermatologic and laser surgery, University of Miami Miller School of Medicine; July/August 2008, Archives of Facial Plastic Surgery
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined