Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La liposucción viene con la edad

Las innovaciones la hacen una de las cirugías cosméticas más seguras

Domingo, 23 de marzo (HealthDayNews) -- La liposucción se identificó en alguna ocasión como imágenes tenebrosas de cirugías destructivas, cicatrizado masivo y, a veces, incluso la muerte.

Pero aunque el procedimiento para remover quirúrgicamente el exceso de grasa del cuerpo porta algunos riesgos, grandes cambios durante la pasada década en cómo se ejecuta la liposucción la han tornado en una de las cirugías cosméticas más seguras disponibles hoy día, dijeron los expertos.

"La liposucción realmente ha avanzado, en comparación con tan sólo hace unos años. No sólo es posible alcanzar un resultado más refinado, la seguridad es sumamente impresionante", sostuvo la doctora Naomi Lawrence, profesora auxiliar de medicina clínica en Cooper Hospital/University Medical Center en Camden, Nueva Jersey.

Lo que hizo la diferencia, dijo Lawrence, fue el desarrollo de una técnica conocida como liposucción "tumescente", una forma más suave y más benigna de remover la grasa.

¿Cómo y por qué es diferente?

La liposucción conlleva insertar una "cánula" o un tubo en un bolsillo de carne, y extraer por sifón las células adiposas. A comienzos de la liposucción a principio de los 1980 esto requería anestesia general y el uso de incisiones grandes y tubos largos. Estos factores podrían contribuir pérdida de sangre significativa, largos periodos de recuperación y, en última instancia, una serie de complicaciones operatorias o postoperatorias.

En la liposucción tumescente, los bolsillos de la grasa en exceso se inyectaron con una cantidad controlada de líquido anestésico y otros líquidos, tales como una solución salina. Esto no sólo reduce los capilares, reduciendo el sangrado, causa que las células adiposas se hinchen o se tornen firmes, o "tumescentes". Esto a su vez, permite que la cánula viaje con mayor facilidad entre la superficie de la piel mientras se remueve la grasa. También permite el uso de una cánula más pequeña y quizás más importante se evitaría la anestesia general.

El resultado final: menos irregularidades, menos sangrado, reducción de moretones y un periodo de recuperación más rápido; sin riesgo de complicaciones operatorias o postoperatorias que por lo general se vincula con la anestesia general, comentó Lawrence.

El doctor Horda Narins estaba entre los primeros dermatólogos en ejecutar la liposucción tumescente, que comenzó hace más de una década.

"Pude ver inmediatamente que esta técnica iba a revolucionar el procedimiento de liposucción. Y desde que lo usé por primera vez, nunca he regresado a los métodos antiguos, la diferencia fue dramática", expresó Narins, presidente electo de la Sociedad Americana para Cirugía Dermatológica.

Cuán dramática fue se demostró recientemente en una encuesta aparecida en la revista "Dermatologic Surgery" y conducida por Lawrence y por investigadores en la Escuela de Medicina de la Universidad de Wake Forest. En el estudio sumamente controlado, los investigadores registraron las experiencias de unos 260 dermatólogos quienes ejecutaron colectivamente más de 66,000 procedimientos de liposucción tumescente.

Lo que encontraron: Un índice de mortandad de cero, y sólo 45 casos de complicaciones operatorias o postoperatorias; un índice general de sólo 0.68 por cada 1,000 procedimientos.

"Cuando las complicaciones ocurren, fueron más propensas a suceder por la anestesia intramuscular o intravenosa", dijo Lawrence, que a veces se practica en hospitales o en cirugías ambulatorias, en oposición con un consultorio médico.

Aunque los doctores concuerdan con que la liposucción tumescente es una forma mucho más segura de desempeñar este procedimiento, no todos están de acuerdo con que la anestesia local es siempre la mejor opción.

De acuerdo con la Sociedad Americana de Cirugía Plástica, hay momentos cuando la anestesia general pudiera beneficiar al paciente sin comprometer la seguridad. La clave, según los expertos, es encontrar un doctor quien sea lo suficientemente experimentado con el procedimiento y el uso de anestesia que debe aplicar en cada paciente.

El doctor Stephen Colen dijo que la mejor forma de hacer esto es buscando un doctor que tenga privilegios de hospital, aunque el procedimiento se realice en un consultorio médico.

"Con el fin de que un doctor obtenga privilegios en un hospital, debe tener cierta educación y destrezas requeridas", manifestó Cohen, un cirujano plástico y profesor asociado de cirugía en la Escuela de Medicina de la New York University.

Al seleccionar a un doctor que esté afiliado a un hospital, se está tomando ventaja de un sistema diseñado para descartar practicantes menos capaces, indicó Colen.

La Academia Americana de Cirugía Dermatológica (AADS, por su siglas en inglés), al igual que Lawrence y Narins ofrecen las sugerencias adicionales:

  • Si el procedimiento se realiza por un dermatólogo, particularmente si se practica en un consultorio, asegúrate de que el doctor sea un cirujano dermatólogo. Si no estás seguro de la credenciales del doctor, visita la AADS.
  • Descubre cuántas liposucciones ha ejecutado tu doctor. La cantidad aproximada de casos manejados por los doctores en la encuesta de Wake Forest fue 255, y su experiencia con la liposucción tumescente promediaba aproximadamente ocho años. El expediente de tu doctor debe satisfacer o exceder estos números.
  • Evita procedimientos de liposucción que prometan remover grandes cantidades de grasa, o un doctor que ofrezca combinar la liposucción con otros procedimientos. Lo ideal es que se practique solamente la liposucción. Y la cantidad máxima de grasa removida en una sola sesión no debe ser más de ocho libras (3.6 kg)

Más información

Para aprender más acerca de la liposucción tumescente, visita el Centro de Cirugía Dermatológica de la Universidad de Washington. Para revisar las credenciales de tu doctor, visita LipoSite.

Fuentes: Naomi Lawrence, M.D., profesora auxiliar, medicina clínica, Departamento de Medicina, División de Dermatología, Cooper Hospital/University Medical Center, Camden, N.J.; Horda Naris, M.D., presidente electo, Sociedad Americana para Cirugía Dermatológica, Rolling Meadows, Ill.; Stephen Colen, M.D., profesor, cirugía, Escuela de Medicina de New York University, ciudad de Nueva York; diciembre de 2002, "Dermatologic Surgery"
Consumer News in Spanish