Según una encuesta, la mayoría de los adultos que tienen seguro se preocupa por los costos de la atención de salud

Muchos se saltan consultas médicas y dentales debido a temas financieros

LUNES, 9 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Más de las tres cuartas partes de los adultos estadounidenses que tienen seguro de salud afirman que siguen preocupándose sobre el pago de su atención médica y casi el 50 por ciento afirma estar "muy" o "extremadamente" preocupado por el tema, según una encuesta reciente de Harris Interactive/HealthDay.

Más de la mitad (el 57 por ciento) de los encuestados afirmó temer la pérdida de su seguro de salud en algún momento del futuro, lo que podría explicar otro hallazgo clave de la encuesta: muchos estadounidenses afirman estar faltando a consultas médicas o que no surten sus recetas para ahorrar dinero.

Los estadounidenses de mediana edad, gente que es demasiado vieja para estar despreocupada por su salud pero demasiado joven para estar cubierta por Medicare, parecían ser los más preocupados sobre el pago de sus facturad de atención médica. Entre los asegurados de 45 a 64 años de edad, un 84 por ciento afirmó estar preocupado de que los crecientes costos de la atención de salud excedieran su capacidad de pago.

Apenas el ocho por ciento de todos los estadounidenses asegurados encuestados afirmó "no estar preocupado en lo absoluto" sobre la obtención de cobertura de salud.

"De hecho, muchas personas no surten sus recetas, faltan a consultas médicas, no hacen seguimiento a algo que el médico les recomendó, toman menos medicamentos o dividen las pastillas, o no buscan atención dental", advirtió Humphrey Taylor, presidente de The Harris Poll.

Añadió que dado la delicada economía y que muchos estadounidenses están perdiendo su seguro de salud basado en el empleo, el problema podría empeorar. "Si el número de personas sin seguro aumenta marcadamente, se esperaría que esas cifras aumenten", dijo Taylor.

Una defensora del consumidor no se sorprendió de los resultados de la encuesta, que incluyó a 2,078 adultos encuestados entre el 25 y el 27 de febrero.

"Incluso para la gente que tiene seguro, y cada vez más, los costos se han pasado a ellos, y esos costos han aumentado", apuntó Carol Pryor, directora de políticas del The Access Project, un grupo sin fines de lucro dedicado a que la atención de salud esté disponible para más estadounidenses. Añadió que cada vez más, los estadounidenses asegurados están pagando deducibles y copagos más altos, poniendo a prueba su capacidad de obtener atención médica apropiada.

Pryor concurrió con Taylor en que la situación probablemente empeore, dado que "más personas se están quedando sin segur como resultado de los problemas de la economía".

Entre otros hallazgos claves de la encuesta se encuentran los siguientes:

  • 78 por ciento de los adultos que tienen seguro de salud se preocupan por pagar más por su atención médica.
  • Casi dos tercios (65 por ciento) de todos los adultos con seguro afirmaron estar preocupados sobre cómo costearse la atención médica y los medicamentos recetados, y esa cifra aumenta a 76 por ciento en el grupo de 45 a 54 años de edad. Incluso entre los mayores de 65 años, la mayoría de los cuales es elegible para Medicare, el 62 por ciento afirma preocuparse sobre el pago de la atención que necesitan.
  • Durante el año anterior, uno de cada cinco adultos asegurados no surtió una receta debido al costo. Esa cifra aumentó a 30 por ciento entre los que no tenían seguro.
  • De forma similar, las preocupaciones por el costo llevó a que 24 por ciento de los asegurados y 51 por ciento de los no asegurados prescindieran de una consulta médica por un problema médico específico. 21 por ciento de los asegurados y 33 por ciento de los no asegurados no obtuvieron una prueba de seguimiento o tratamiento recomendados por el mismo motivo.
  • Intentando reducir los gastos médicos, el 14 por ciento de los asegurados y el 19 por ciento de los sin seguro tomaron un medicamento a una dosis menor que la recomendada por un médico.
  • Lo que más ha sufrido ha sido la atención dental: 51 por ciento de lo asegurados y 30 por ciento de los no asegurados no obtuvieron atención dental necesaria durante el año anterior debido a preocupaciones financieras.

Los expertos advirtieron que prescindir de atención para ahorrarse costos a corto plazo podría no ahorrarlos a largo plazo. "Algunas cosas sí mejoran solas con el tiempo", dijo Pryor. "Pero hay muchas afecciones que empeoran si no son tratadas, y entonces más adelante requieren una atención más costosa. Definitivamente es un riesgo".

Taylor señaló que las estadísticas sobre el porcentaje de estadounidenses que prescinden de atención necesaria han seguido más o menos iguales desde 2007, cuando Harris planteó estas preguntas por primera vez. Añadió que esto podría parecer raro dada la reciente crisis económica. Pero señaló que aunque unos cuantos millones de estadounidenses pierdan s seguro de salud, sigue siendo apenas el dos por ciento de la población adulta, lo que no es suficiente para destacar en este tipo de encuesta.

Los resultados de la nueva encuesta llegan poco después de un informe publicado el miércoles por el grupo de defensoría sin fines de lucro Families USA. Encontró que un tercio de los estadounidenses menores de 65 años (casi 87 millones de personas) no tuvo cobertura de atención de salud en algún momento durante los dos últimos años.

Las estadísticas más recientes del gobierno de EE. UU. sugieren que el 16 por ciento de todos los adultos (lo que incluye a los mayores de 65 años) carecen de seguro de salud. Y un informe del Commonwealth Fund publicado el junio pasado encontró que el número de personas "subaseguradas", o sea que tienen seguro pero que éste no satisface sus necesidades de salud por completo, aumentó en 60 por ciento entre 2003 y 2007.

El problema tomó impulso en el capitolio del país el jueves pasado, cuando el Presidente Barack Obama convocó una muy anticipada reunión de la Casa Blanca sobre la reforma de la atención de salud. La Associated Press informó que Obama se aseguró de incluir una amplia variedad de opiniones, voces que representaban al sector de los seguros, grupos de pacientes, médicos e incluso los que proponen un sistema de un solo pagador.

"Se debe escuchar toda voz. Se debe considerar toda idea", enfatizó Obama durante la cumbre. "La única opción que no está sobre la mesa es que todo siga igual".

Según Pryor, un ítem que debe discutirse en Washington es el problema de los que no tienen seguro.

"La cobertura de los sin seguro es sólo parte del problema", apuntó. "A menos que la reforma incluya cobertura adecuada, integral y asequible, simplemente tener seguro no será una protección, ya sea de las barreras a la atención o de la preocupación sobre la propia estabilidad financiera. Y después de todo, esas dos cosas son la función del seguro".

Más información

Para más información sobre las personas que tienen seguro pero no suficiente en los EE. U., visite The Commonwealth Fund.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Humphrey Taylor, chairman, The Harris Poll, Rochester, N.Y.; Carol Pryor, policy director, The Access Project, Boston; March 5, 2009, Associated Press, March 9, 2009, Harris Interactive/HealthDay Poll
Consumer News in Spanish