See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El tratamiento agresivo del colesterol y la presión arterial muestra algunos beneficios

Pero no está claro todavía si marca la diferencia en grupos de alto riesgo, según halla un estudio

MARTES 8 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un nuevo estudio que evaluaba si el tratamiento agresivo para reducir los niveles de colesterol y presión arterial en personas con alto riesgo para enfermedades cardiacas valía la pena no respondió esa pregunta de manera definitiva.

La investigación, en la que participaron 499 americanos nativos que tenían diabetes, halló que la estrategia conducía a algunas mejoras sin producir efectos secundarios peligrosos, dijo Barbara V. Howard, autora principal del informe que aparece en la edición del 4 de abril de la revista Journal of the American Medical Association.

"Éste es el primer ensayo que evalúa en verdad esta población objetivo", apuntó Howard, científica del Instituto de investigación Medstar en Maryland. "Hasta ahora, los ensayos clínicos se habían concentrado en tomar un medicamento e ir aumentando la dosis con miras a comparar la reducción de enfermedades cardiacas. Nuestro objetivo era dirigirnos a personas de alto riesgo y evaluar niveles objetivos más bajos para factores de riesgo de hipertensión y colesterol LDL. Lo que demostramos es que se pueden alcanzar niveles objetivos inferiores de forma segura".

La mejora observada fue una reducción en el engrosamiento de las paredes de la arteria carótida, la arteria principal que va al cerebro. Sin embargo, no se observaron diferencias en la tasa de eventos adversos entre los que recibieron el tratamiento más agresivo y los que recibieron un tratamiento estándar. "Sin embargo, no se han llevado a cabo ensayos que hayan correlacionado de manera eventual los valores de la carótida con los puntos finales ", anotó Howard.

La conclusión principal del ensayo es que "hemos observado mejoras con niveles objetivos menores, pero necesitamos más estudios", subrayó Howard.

Por tanto, ¿qué debe hacerse con los millones de estadounidenses en mayor riesgo coronario porque al igual que las personas del ensayo tienen diabetes?

"Lo que dice el estudio es que se pueden alcanzar niveles objetivos recomendados tradicionalmente con un tratamiento más agresivo y que esto conduce a un retroceso en la acumulación de placa en la arteria carótida", dijo la líder principal del estudio, la Dra. Mary J. Roman, profesora de medicina en el Colegio médico Weill Cornell.

Para alcanzar el objetivo de colesterol LDL , un nivel en sangre de 70, "aún consideraría el uso de ezetimiba [un medicamento reductor del colesterol de segunda línea] en las personas que no pueden tolerar las estatinas y que no pueden alcanzar el objetivo con una dosis máxima de estatinas u otro medicamento", dijo Roman.

Y aunque la incidencia de efectos secundarios fue más alta que en los individuos tratados agresivamente para la hipertensión, apuntó Roman, "al tener en la mira ese objetivo se consiguió un efecto beneficioso. Siempre es fácil dar marcha atrás y no ser tan agresivo".

El Dr. Eric D. Peterson, profesor de medicina de la Universidad de Duke y autor de un editorial acompañante, no está totalmente de acuerdo con el tratamiento agresivo de la hipertensión.

"Parece difícil, según los datos que tenemos, justificar la reducción ultraintensiva de la hipertensión cuando no hemos mostrado ningún beneficio desde un punto de vista clínico", apuntó Peterson.

Pero con el colesterol LDL, "son muchos los argumentos que se pueden plantear para el tratamiento agresivo de las poblaciones diabéticas", dijo.

Los efectos secundarios del tratamiento agresivo para reducir el colesterol LDL son "mínimos", dijo Peterson, y la adición de ezetimiba (Zetia) al tratamiento con estatinas en algunos casos "parece razonable".

"Sin embargo, la ezetimiba ha sido un agente de segunda línea", apuntó. "Nunca la utilizaría como tratamiento de primera línea".

La ezetimiba también ha sido sujeto de controversia en los últimos meses a medida que algunos ensayos han empezado a mostrar que la adición del medicamento al tratamiento con estatinas no produce ningún beneficio en la reducción de la placa acumulada en los vasos sanguíneos.

Más información

La American Diabetes Association tiene más información sobre la relación entre la diabetes y la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Barbara V. Howard, Ph.D., senior scientist, MedStar Research Institute, Hyattsville, Md.; Mary J. Roman, M.D., professor, medicine, Weill Cornell Medical College, New York City; Eric D. Peterson, M.D., professor, medicine, Duke University, Durham, N.C.; April 9, 2008, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined