Se ha duplicado el costo de la atención de la diabetes

Estudio halla que se debe a medicamentos más nuevos y costosos, y al aumento en los índices de esta enfermedad

LUNES, 27 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- El costo general de los medicamentos para la diabetes tipo 2 casi se duplicó entre 2001 y 2007. Sin embargo, un estudio reciente halla que se desconoce si estos medicamentos más nuevos mejoran la atención y los resultados.

Durante ese tiempo, el gasto total pasó de $6,700 millones a $12,500 millones, según investigadores de la Universidad de Chicago y la Universidad de Stanford.

En 2002, la diabetes fue responsable de más del diez por ciento de los costos de atención de la salud en los EE. UU. Los investigadores aseguran que se espera que esa cifra aumente a medida que se incremente la cantidad de pacientes de diabetes tipo 2.

"Hallamos cambios dramáticos en los patrones de tratamiento para la diabetes durante la última década", según el Dr. G. Caleb Alexander, profesor asistente de medicina de la Universidad de Chicago. "Esto incluye un cambio notable en los medicamentos, así como aumentos significativos en los costos".

Se desconoce si estos cambios en la atención de los diabéticos pueda afectar positivamente los resultados, según Alexander. "Todavía no se ha decidido si estos cambios valen la pena", dijo. "La pregunta del millón es si estos cambios conducirán a una mejora sustancial de los resultados que sea significativa para pacientes y médicos".

El informe aparece en la edición del 27 de octubre de Archives of Internal Medicine.

El aumento dramático en el costo se debe al costo elevado de medicamentos más nuevos que se recetan comúnmente. Por ejemplo, la sitagliptina (Januvia) cuesta $160 por receta y la exenatida (Byetta), $210. Eso es entre ocho y once veces mayor que medicamentos genéricos más antiguos, como la metformina, señaló Alexander.

Estos medicamentos se comercializan como más convenientes y con mejor control de la glucemia que los más antiguos. Además, los médicos están utilizando estos medicamentos nuevos como alternativa a la insulina, señaló Alexander. De hecho, la insulina se redujo de 38 por ciento en 1994 a 28 por ciento en 2007.

Otros factores que generan costos elevados para la atención de la diabetes es que cada vez más personas reciben el diagnóstico. En 2003, el cuatro por ciento de la población estadounidense estaba conformada por diabéticos y se espera que esa cifra alcance siete por ciento para 2050, según los investigadores.

Además, los pacientes diabéticos están recibiendo tratamiento más agresivo. A los pacientes diabéticos con frecuencia se les receta más de un medicamento. En 1994, el 82 por ciento de los diabéticos recibió solo un medicamento. Para 2007, apenas el 47 por ciento recibía uno solo, según los investigadores.

Alexander reconoció que muchos de los medicamentos nuevos se dirigen a distintas vías de enfermedad. "Aquí hay varias innovaciones reales", dijo. "Sin embargo, no sabemos lo suficiente acerca de la efectividad comparada de esos medicamentos en comparación con los más antiguos para tener un veredicto final".

Una de las preocupaciones es que los medicamentos han sido aprobados por la U.S. Food and Drug Administration antes de haber sido probados en miles de personas, según Alexander. "Con demasiada frecuencia, los médicos y los pacientes podrían tender a adoptar terapias más nuevas sin evidencia suficiente de su superioridad o beneficios en comparación con medicamentos más antiguos, menos costosos y comprobados por mucho tiempo.

Recientemente, Avandia, un medicamento para la diabetes, se ha relacionado con mayor riesgo de ataque cardiaco, lo que ha suscitado que la FDA agregue un "recuadro negro" de advertencia a la etiqueta.

El Dr. Stuart Weiss, endocrinólogo del Centro médico de la Universidad de Nueva York, considera que los medicamentos más nuevos son más efectivos que los más antiguos, pero no reemplazan la necesidad de una dieta saludable y ejercicio.

"Es malo gastar dinero, y la dieta y el ejercicio son la siguiente mejor cosa que podemos hacer por los pacientes diabéticos, aunque no se sienten muy cómodos aceptando esto como tratamiento", según Weiss.

Los medicamentos genéricos más antiguos son "lo suficientemente buenos si sus expectativas no son muy exigentes", señaló Weiss. La diabetes es una enfermedad progresiva y los medicamentos como la metformina fallan con el tiempo, dijo. "Los medicamentos baratos no son tan buenos", sostuvo.

"Los medicamentos más nuevos tienen un efecto muy bueno sobre el avance de la diabetes y no pierden eficacia luego de pocos años", agregó Weiss. “No sé si van a fallar con el tiempo. No existe un medicamento que pueda ser mejor que una buena dieta".

Ahorrar dinero al no usar los medicamentos más nuevos no es la respuesta a la creciente epidemia de diabetes. Incluso los medicamentos más costosos cuestan menos que no tratar la diabetes", aseguró Weiss. "Si la gente cree que administrar medicamentos baratos será la solución a este problema creciente, me parece que están cometiendo un grave error".

Los representantes de la industria farmacéutica no estuvieron disponibles para hacer comentarios el lunes.

Más información

Para más información sobre la diabetes, visite el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: G. Caleb Alexander, M.D., assistant professor, medicine, University of Chicago; Stuart Weiss, M.D., endocrinologist, New York University Medical Center, and clinical assistant professor, NYU School of Medicine, New York City; Oct. 27, 2008, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish