See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Tratamiento para trastorno del sueño beneficia también a los diabéticos

Un menor nivel de glucosa reduce el riesgo de otras complicaciones de la enfermedad

LUNES 28 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Los diabéticos tipo 2 que sufren de apnea del sueño podrían reducir de manera significativa sus niveles de glucosa si tratan su trastorno respiratorio, según los hallazgos de investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago.

Esto es algo importante, afirman los médicos, porque si se reducen los niveles de glucosa, los diabéticos pueden disminuir sus riesgos de apoplejía, ataque cardiaco y enfermedad renal entre un 6 y un 12 por ciento aproximadamente.

"Esto tiene una gran importancia clínica", indicó el autor del estudio, el Dr. James Herdegen, director médico del Centro para los Trastornos del Sueño y Ventilatorios de la universidad.

El hallazgo aparece en la edición del 28 de febrero de Archives of Internal Medicine.

En el pequeño estudio, 25 diabéticos tipo 2 que habían sido diagnosticados con apnea del sueño se sometieron a un tratamiento estándar para el problema.

Los pacientes eran en su mayoría hombres, con una edad promedio de 50 años, además tenían una obesidad severa, con un índice de masa corporal (IMC) promedio de 42. Se sabe que la obesidad es un factor de riesgo para la diabetes así como para la apnea del sueño, por lo que los diabéticos son nueve veces más propensos a sufrir de apnea del sueño que las personas que no sufren de esta enfermedad, señaló Herdegen.

Los pacientes se sometieron al tratamiento estándar para la apnea del sueño, conocido como presión positiva continua de la vía aérea (PPCVA), que incluye dormir con una máscara en la nariz o en los orificios de la nariz que está unida a una máquina que pasa el aire a través del tracto respiratorio superior, lo que impide que la parte posterior de la garganta se cierre. Para un tratamiento efectivo se necesita usar la máscara por un mínimo de cuatro horas durante la noche, declaró Herdegen.

Con el uso de esta técnica, los niveles generales de hemoglobina de los participantes se redujeron en 0.5 por ciento, muy similar a la reducción alcanzada por la medicación, alegó Herdegen.

Además, sus niveles promedio de glucosa una hora tras haber comido pasaron de 190 mg/dl a 135 mg/dl, una medida clave cuando se monitorea la diabetes. Los niveles entre 140 mg/dl y 160 mg/dl son considerados como manejables para los pacientes con diabetes. En aquellos sin diabetes, los niveles entre 70 mg/dl y 120 mg/dl son considerados como saludables.

Los fuertes resultados de este estudio indican la necesidad de un estudio más amplio para medir estos efectos, manifestó Herdegen, que además sugiere que los exámenes de la apnea del sueño debe ser parte regular del tratamiento para los diabéticos tipo 2.

"Este estudio ilustra el hecho de que los diabéticos tipo 2 con riesgo de apnea del sueño deben ser examinados, porque tenemos un tratamiento muy efectivo que les ayudará a sentirse mejor y a mejorar la gestión de su diabetes", apuntó.

"Este es un artículo muy bueno, y lleva la investigación conocida sobre la diabetes y la apnea del sueño un paso hacia adelante", dijo el Dr. Meir Kryger, director del Centro para los Trastornos del Sueño en el Hospital St. Boniface en Winnipeg, Canadá y autor de A Woman's Guide to Sleep Disorders.

Se ha establecido que la apnea del sueño perjudica la capacidad del organismo para manejar correctamente la glucosa, pero este trabajo muestra que el tratamiento de la apnea del sueño mejora el metabolismo de la glucosa, agregó.

Herdegen anotó que debido a que el tratamiento estándar de la apnea del sueño es complicado, el cumplimiento es irregular, cerca del 50 al 60 por ciento. Aunque, indicó, la calidad de las máquinas está mejorando y las máscaras son cada vez más cómodas.

Y, agregó, para los diabéticos con apnea del sueño, "el tratamiento ofrece no solamente beneficios a corto plazo, sino a largo plazo".

Más información

Para más información sobre la apnea del sueño, visite el National Heart, Blood, and Lung Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: James Herdegen, M.D., medical director, Center for Sleep and Ventilatory Disorders, University of Illinois, Chicago; Meir Kryger, M.D., director, Sleep Disorders Center, St. Boniface Hospital, Winnipeg, Canada, and professor, medicine, University of Manitoba, Canada; Feb. 28, 2005, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined