See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las nueces y la mantequilla de maní pueden prevenir la diabetes tipo II

Estudio encuentra 27% de riesgo reducido en quienes consumen los productos

Martes, 26 de noviembre (HealthDayNews) -- Si te fascinan las nueces, bien por ti: Mientras más comas, menor es tu probabilidad de desarrollar diabetes tipo II.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio que encontró que las mujeres quienes ingieren al menos cinco onzas de nueces a la semana tienen un 27 por ciento de menor riesgo de desarrollar diabetes tipo II que aquellos quienes los consumen rara vez o nunca lo hacen. Quienes comen mantequilla de maní con regularidad también obtienen protección contra el trastorno de azúcar en la sangre, de acuerdo con el estudio, que aparece en la edición de noviembre de la "Journal of the American Medical Association".

Los expertos no tienen claro por qué las nueces protegen contra la diabetes tipo II, en la cual las células se tornan insensitivas a la insulina. Sin embargo, las nueces son altas en las saludables grasas no saturadas y bajas en sus primas las perjudiciales saturadas. También son ricas en antioxidantes y otros nutrientes que pueden mantener la diabetes a raya.

"En nuestro estudio este [efecto] fue independiente", indicó el doctor Rui Jiang, un catedrático posdoctoral en la Escuela de Salud Pública de Harvard y autor principal del estudio. "Es poco probable que otros factores generaran esta asociación inversa".

Una cantidad estimada de 17 millones de estadounidenses tiene diabetes, y 16 millones padecen de la forma de diabetes tipo II. Otros 16 millones de personas padecen de "prediabetes", colocándolos en alto riesgo de desarrollar la enfermedad completamente.

La cardiopatía es el asesino principal de los diabéticos, quienes enfrentan de dos a cuatro veces el riesgo normal de ataques cardiacos como resultado de su condición.

Incluso una reducción de 27 por ciento en las probabilidades de padecer de diabetes es "bastante sustancial", manifestó el doctor David Jenkins, un especialista en dicha condición, quien labora en la Universidad de Toronto quien estudia los beneficios a la salud de las nueces. "Todos nosotros que vivimos en la sociedad occidental estamos en riesgo".

Las nueces no son únicamente una maravilla contra la diabetes, añadió Jenkins, quien recibe los hallazgos de la investigación de la industria de almendras de los EE.UU. También han demostrado que disminuyen el colesterol y reducen la cardiopatía.

Los investigadores de Harvard estudiaron 83,818 mujeres que participaron en el Estudio de Salud de la Enfermeras, un análisis masivo en el estilo de vida y la salud que comenzó en 1976.

En 1980, cuando las mujeres tenían entre 34 y 59 años de edad, 71 por ciento admitió que nunca o casi nunca ingerían nueces. Aproximadamente una cuarta parte lo hacía de una a cuatro veces a la semana, y 5 por ciento comió al menos cinco porciones de una onza a la semana. Las mujeres quienes comían nueces frecuentemente tendían a pesar menos que las otras.

Durante los siguientes 16 años, 3,206 mujeres desarrollaron diabetes tipo II. Estar en sobrepeso se vincula con diabetes. Pero incluso luego de tomar en cuenta el peso, el hábito de fumar, el historial familiar de diabetes, y otros factores de riesgo, los investigadores encontraron que a mayor consumo de nueces menores eran las probabilidades de padecer de diabetes años más tarde.

Las mujeres quienes ingirieron la mayor cantidad de nueces tuvieron 27 por ciento de menor riesgo de desarrollar diabetes que las que comieron la menor cantidad. El riesgo de las mujeres quienes comieron nueces menos de una vez por semana fue de 8 por ciento menos, y una disminución de 16 por ciento se reflejó para quienes ingirieron nueces uno y cuatro veces por semana. Las mujeres quienes comieron cinco porciones por semana o más de mantequilla de maní una medida sustituta para el consumo de maní tuvieron un 21 por ciento de menor riesgo de diabetes que quienes no ingirieron dicho alimento o su ingestión fue casi nula.

Penny Kris-Etherton, una experta en nutrición de Pennsylvania State University, llamó los resultados "muy interesantes", pero dijo que no pudo explicarlos. "No estoy segura del ingrediente contenido en las nueces, a parte de un perfil de grasa saludable", comentó.

El consumo de grasa total y grasas saturadas parece ayudar a controlar los niveles de insulina, expresó Kris-Etherton. Y tal vez existen nutrientes en las nueces que proveen protección contra los problemas de azúcar sanguíneo.

El efecto también puede deberse, al menos en parte, al hecho de que cuando las personas aumentan su consumo de nueces y mantienen sus calorías estables, su consumo de carbohidratos disminuye. Los carbohidratos aumentan el azúcar sanguíneo. "Tal vez esto esté ayudando a controlar un estado prediabético", indicó Kris-Etherton.

Para más sobre la diabetes, visita el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón. Para más sobre nueces, visita la Junta de Almendras de California o el Instituto del Maní.

Fuentes: Rui Jiang, M.D., catedrático posdoctoral, Escuela de Salud Pública de Harvard, Boston; Penny Kris-Etherton, Ph.D., profesora de nutrición, Pennsylvania State University, State College, Pa.; David Jenkins, M.D., Ph.D., profesor de medicina y ciencias nutricionales, Universidad de Toronto; 27 de noviembre de 2002, "Journal of the American Medical Association"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined