See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El riesgo cardiaco de Avandia podría ser único en su clase

Un estudio encuentra que un fármaco similar para la diabetes, el Actos, no parece conllevar los mismos peligros

LUNES, 24 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- El ampliamente utilizado medicamento para la diabetes Avandia, que ya es controvertido debido a sus efectos secundarios cardiovasculares, podría ser más peligroso que Actos, otro fármaco de la misma clase, informan investigadores.

El riesgo de insuficiencia cardiaca para los diabéticos mayores parece ser más alto con Avandia (rosiglitazona) que con Actos (pioglitazona), siendo ambos fármacos tiazolidinedionas, apuntan investigadores de la Universidad de Harvard.

Avandia y Actos se usan para reducir el azúcar en sangre en pacientes de diabetes tipo 2. Estudios recientes han sugerido que el riesgo de insuficiencia cardiaca, muerte y ataque cardiaco aumenta con Avandia, desencadenando una controversia que suscitó etiquetas de advertencia sobre el fármaco ordenadas por la FDA.

"En contraste, Actos no pareció aumentar el riesgo de eventos cardiacos", apuntó el investigador principal, el Dr. Wolfang C. Winkelmayer, profesor asistente de medicina de la Facultad de medicina de la Harvard. "Se podría tener la impresión de que Actos llevó a una reducción en los ataques cardiacos".

Indirectamente, la gente infirió que tal vez sea mejor usar Actos, porque Avandia conllevaba una asociación con riesgos cardiovasculares, señaló Winkelmayer.

"Sí encontramos que los pacientes que usaban rosiglitazona en realidad tenían un aumento en la mortalidad por cualquier causa. No encontramos ninguna diferencia en los ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares", afirmó Winkelmayer. Sin embargo, más pacientes que tomaban Avandia fueron hospitalizados por insuficiencia cardiaca, añadió.

Winkelmayer anotó que las diferencias en los fármacos de la misma clase no son inusuales. Por ejemplo, las estatinas reductoras del colesterol (entre ellas Crestor, Lipitor y Zocor), tienen distintos efectos secundarios, apuntó.

El informe aparece en la edición del 24 de noviembre de la revista Archives of Internal Medicine. El estudio recibió financiación de la American Heart Association, además de varias entidades privadas, entre ellas las compañías farmacéuticas Amgen y GlaxoSmithKline. GlaxoSmithKline fabrica Avandia.

Para el estudio, el equipo de Winkelmayer recolectó datos sobre más de 28,000 pacientes diabéticos mayores de 65 años que tomaron Avandia o Actos de 2000 a 2005. Entre estos pacientes, 50.3 por ciento tomó Actos y 49.7 por ciento Avandia.

Tras poco más de un año con los medicamentos, 1,869 pacientes murieron. Los investigadores encontraron que los pacientes que tomaban Avandia tenían un índice de mortalidad quince por ciento mayor frente a los que tomaban Actos. Además, los pacientes que tomaban Avandia tenían un riesgo de insuficiencia cardiaca trece por ciento mayor que los que tomaban Actos.

En un estudio de 2007 que aparece en la revista New England Journal of Medicine, el Dr. Steven E. Nissen, experto cardiaco y presidente del departamento de medicina cardiovascular de la Clínica Cleveland, reportó un aumento de 43 por ciento en el riesgo de ataque cardiaco entre los pacientes que tomaban Avandia.

En noviembre de 2007, la Administración de Alimentos y Drogas de los EE. UU. dijo que GlaxoSmithKline había aceptado añadir una nueva advertencia a la de "recuadro negro" existente sobre el potencial aumento en el riesgo de ataques cardiacos. Anteriormente, la FDA había pedido a GlaxoSmithKline y Takeda Pharmaceuticals, el fabricante de Actos, que añadieran una advertencia de "recuadro negro" sobre el mayor riesgo de insuficiencia cardiaca asociado a ambos fármacos.

En julio, un panel asesor de la FDA dijo que los medicamentos diseñados para controlar la diabetes tipo 2, entre ellos Avandia, deberían ser objeto de revisiones de seguridad más exhaustivas para garantizar que no eleven el riesgo de problemas cardiacos. Recomendaron a todos los fabricantes de estos medicamentos que realizaran ensayos cardiovasculares a largo plazo, aunque los medicamentos no mostraran signos de problemas cardiacos en los ensayos preliminares.

Winkelmayer considera que ninguno de los dos fármacos debe ser usado como tratamiento inicial. Cuando se usan, debe ser con precaución, sobre todo en pacientes tendientes a problemas cardiacos, advirtió.

El Dr. Eric J. Topol, director del Instituto de ciencias tranlacionales Scripps y director académico de Scripps Health de La Jolla, California, considera que aunque Actos parece tener menos riesgos cardiacos, ambos fármacos deben ser usados con cuidado.

"El estudio refuerza el riesgo de insuficiencia cardiaca de rosiglitazona frente a pioglitazona", apuntó Topol. "De manera interesante, no muestra ninguna diferencia en el ataque cardiaco, que es el problema que ha sido tan controversial. Así que en realidad no cambia mucho las cosas".

De los dos medicamentos, Actos parece tener el historial más favorable, dijo Topol. "Pero la posibilidad de efectos secundarios cardiovasculares, incluso insuficiencia cardiaca y ataque cardiaco, no debe ser olvidada".

Más información

Para más información sobre la diabetes, visite el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y del Riñón de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Wolfgang C. Winkelmayer, M.D., Sc.D., assistant professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Eric J. Topol, M.D., director, Scripps Translational Science Institute, chief academic officer, Scripps Health, La Jolla, Calif.; Nov. 24, 2008, prepared statement, GlaxoSmithKline; Nov. 24, 2008, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined