El vino podría prevenir la diabetes tipo 2

Pero la pérdida de peso y el ejercicio es lo mejor para la mayoría de las mujeres

(HealthDay es el nuevo nombre de HealthScoutNews)

Miércoles, 11 de junio (HealthDayNews) -- Mujeres premenopáusicas quienes toman de una a dos copas de vino o cerveza al día podrían reducir significativamente su riesgo de diabetes tipo 2, según se desprende de un nuevo estudio de Harvard.

Al estudiar los efectos de tomar varios niveles de alcohol, así como diferenciar entre el consumo de cerveza, vino, y licor fuerte en un grupo de más de 100,000 mujeres entre las edades de 25 a 42, los investigadores encontraron que tomar ligeramente vino y cerveza parece tener un efecto protector en el riesgo de diabetes tipo 2 para las mujeres; al igual que tomar licor fuerte no resultó beneficioso.

"Existen mejores medidas preventivas que reducen el riesgo de diabetes tipo 2, como no fumar y aumentar la actividad física; la obesidad es el factor de riesgo más abrumador para la enfermedad. Pero tomar cerveza o vino de leve a moderadamente tiene un efecto protector", según la coautora del estudio Goya Wannamethee.

Los resultados del estudio, apoyados por subvención económica de los Institutos Nacionales de la Salud, aparecen en la edición del 9 de junio de la Archives of Internal Medicine.

Lo que hace a este estudio único es la población estudiada y la profundidad en la cual se evaluaron los efectos de diferentes bebidas, indicó Wannamethee, quien trabajó en la investigación el pasado año durante una sabática en la Escuela de Salud Pública de Harvard. Desde entonces ha retornado a su posición como catedrática de investigación en epidemilogía en la Royal Free and University College Medical School en Londres.

"Muchos estudios han sugerido que el alcohol tiene un efecto protector, pero éste no es el primero en evaluar mujeres jóvenes y dirigirse a patrones de bebida y tipos de alcohol", señaló.

El doctor Joseph Giangola, director médico del Centro de Diabetes Molly del Centro Médico de la Universidad Hackensack en Nueva Jersey, dijo: "Este estudio provee datos interesantes, pero la conclusión natural a la que llegan las personas es: Salgamos a darnos un trago".

"Por otra parte, yo confiaría en otros estudios extensos, donde sepamos con certeza que aumentar la actividad física y reducir el peso son las mejores formas de reducir el riesgo de diabetes", manifestó Giangola.

Para el nuevo estudio, investigadores utilizaron datos del Nurses Health Study II, un estudio nacional que comenzó en 1989 a evaluar los factores de riesgo para enfermedades crónicas mayores en las mujeres. Datos detallados de cuestionarios de salud acerca del peso, la dieta, el hábito de fumar, los niveles de actividad física, el historial familiar de diabetes y el consumo de alcohol que fueron registrados por 101,690 mujeres saludables, se analizaron y se compararon con datos similares una década más tarde.

Durante el periodo del estudio, se diagnosticó a 935 de las mujeres con diabetes tipo 2, un número que refleja la baja incidencia de la enfermedad en mujeres jóvenes, expuso Wannamethee.

Luego hacer ajustes para otros factores saludables tales como el hábito de fumar o actividad física, los investigadores encontraron que las mujeres quienes eran tomadoras ligeras o moderadas, que se clasificó como ingerir uno o dos tragos al día, tuvieron un riesgo menor de desarrollar la enfermedad en comparación con las mujeres que no tomaban. Interesante resultó el hecho de que los beneficios de reducción de riesgo parecieron significativamente mayores al tomar vino que al tomar licores fuertes.

Las mujeres quienes tomaron entre una y dos copas de vino al día tuvieron una reducción de 40 por ciento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, en comparación con quienes no tomaron vino. Aquellas quienes tomaron una cantidad similar de cerveza tuvieron una reducción de 30 por ciento en el riesgo. Tomar la misma cantidad de licor fuerte no trajo beneficios similares; sólo una reducción de 20 por ciento en el riesgo.

Además, aunque estas mujeres, quienes reportaron tomar más de dos copas de vino o cerveza diarias, tenían una reducción de 22 por ciento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en comparación con las no tomadoras, quienes tomaron más de dos tragos de licor fuerte, elevaron a más del doble el riesgo de la enfermedad, descubrieron los investigadores.

"Los números son pequeños, y no podemos decir con exactitud que los efectos del vino son en realidad diferentes a los efectos de licores fuertes en cuanto a la reducción del nivel de insulina u otros factores biológicos relacionados con la diabetes", aseveró Wannamethee.

"La mayor reducción reflejada por el vino podría deberse a diferencias en características de estilos de vida, que no pudimos ajustar adecuadamente en el modelo multivariado", indicó Wannamethee. Las tomadoras de vino reportaron un estilo de vida más saludable delgadas, no fumadoras, mayor actividad física y mejor educación que quienes tomaron cerveza o licor fuerte, añadió.

Otra razón para los efectos reducidos del licor fuerte, indicó Wannamethee, podría ser que la pequeña cantidad de tomadoras de licor fuerte en el estudio eran tomadoras bastante resistentes y tuvieron un consumo total de alcohol mucho más alto que las tomadoras fuertes de cerveza y vino.

Desde 1991, ha habido un incremento de 61 por ciento en la diabetes, un ascenso que refleja un aumento de 74 por ciento en la obesidad en los Estados Unidos. Los dos problemas de salud están estrechamente relacionados. Ahora hay un número estimado de 17 millones de personas con la enfermedad en este país, de acuerdo con el Centro Nacional de Distribución de Información de la Diabetes.

Más información

Para más sobre las mujeres pre-menopáusicas y la diabetes, puede visitar los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. El Centro Nacional de Distribución de Información de la Diabetes ofrece una abarcadora explicación sobre la condición.

Fuentes: Goya Wannamethee, Ph.D. , catedrática de investigación, epidemiología, Royal Free and University College Medical School , Londres; Joseph Giangola, M.D., director médico, El Centro de Diabetes Molly, Centro Médico de la Universidad de Hackensack, N.J.; 9 de junio de 2003, "Archives of Internal Medicine".
Consumer News in Spanish