See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Estudios añaden información al debate sobre las mujeres 'gordas pero en forma'

Riesgo de diabetes para la obesidad, problemas del corazón por inactividad

MARTES 7 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Las mujeres obesas pueden evitar la enfermedad del corazón si hacen ejercicio. Pero corren un mayor riesgo de diabetes si no pierden peso.

Por otro lado, aún las mujeres delgadas elevan su riesgo de problemas del corazón si no son físicamente activas. Sin embargo, su riesgo de diabetes permanece bajo si su delgadez no es el resultado del ejercicio regular.

Estos son los resultados de un par de nuevos estudios que añaden al debate sobre "gordas pero en forma". Pero no es un caso de lo uno o lo otro, afirmaron los líderes de ambos estudios quienes, incidentalmente, no sabían que ambos informes aparecerían juntos en la edición del 8 de septiembre del Journal of the American Medical Association.

Afirman que lo mejor es estar delgado y en forma. Los estudios individuales muestran lo que se pone en riesgo cuando no se hace suficiente actividad física, se aumenta de peso, o ambos.

"Hay una interacción muy fuerte entre la obesidad y el nivel de actividad física", dijo el Dr. Carl J. Pepine, director de medicina cardiovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida, y líder de uno de los estudios.

Pero ese estudio muestra que "una mujer delgada que no está en forma tiene un alto riesgo de enfermedad cardiovascular", dijo Pepine.

Las 906 mujeres del estudio se sometieron a una angiografía coronaria, una prueba para detectar un bloqueo arterial, debido a que sus médicos sospechaban que sufrían de enfermedad del corazón. Entre los análisis que se realizaron se encontraban medidas de la actividad física y del sobrepeso, tales como el índice de masa corporal y de obesidad abdominal.

La mayoría de la mujeres no eran ni delgadas ni estaban en forma. Las pruebas encontraron que el 76 por ciento estaban en sobrepeso, y que el 70 por ciento tenía una capacidad de ejercicio funcional baja. Durante los siguientes cuatro años, 337 de las mujeres tuvieron un primer evento coronario, tal como un ataque del corazón.

La falta de actividad física fue un fuerte pronosticador de tal problema, pero no hubo una asociación significativa entre las medidas de obesidad y el riesgo cardiovascular, según encontró el estudio. Esto muestra que las mujeres que tienen problemas para perder peso pueden obtener beneficios de permanecer físicamente activas, anotó Pepine.

"Las mujeres que tienen dificultad para perder peso podrían no tener dificultad para mantener su nivel de bienestar físico", señaló.

Además, apuntó Pepine, "no estamos hablando necesariamente de altos niveles de buena forma física". Los hallazgos apoyan la recomendación de la American Heart Association de realizar una actividad física moderada durante por lo menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana, dijo.

El otro informe se basó en casi 38,000 participantes en el Women's Health Study permanente. Encontró que tanto la obesidad (la cual se definió como un índice de masa corporal de 30 ó más, lo cual es 174 libras para una mujer de 5 pies y 4 pulgadas), así como la inactividad física aumentaban el riesgo de desarrollar diabetes. Pero el riesgo de diabetes debido a la obesidad era mucho más alto, más de 9 veces mayor para una mujer obesa en comparación con una mujer de peso normal.

Al mismo tiempo, el riesgo de diabetes fue sólo el 18 por ciento más alto en las mujeres menos activas, en comparación con las más activas.

"Este estudio muestra que la obesidad tiene por mucho un efecto más importante en la aparición de la diabetes adulta", afirmó el Dr. J. Michael Gaziano, profesor asociado de medicina en el Brigham and Women's Hospital en Boston y un líder del estudio.

Rápidamente añadió que "no quiero disminuir el énfasis de la importancia de la actividad física en mantener un peso corporal apropiado. Pero estar en forma físicamente no es suficiente para lograr afectar el riesgo de diabetes. También hay que perder peso".

El mensaje de esperanza es que la diabetes no es inevitable para las personas obesas, afirmó Gaziano.

"Tengo una cantidad de pacientes que desarrollaron diabetes precoz, perdieron peso e hicieron ejercicio, y ésta desapareció", apuntó. "Las personas en las etapas iniciales de diabetes pueden revertir el proceso tanto perdiendo peso como haciendo ejercicio. Tenemos razones para pensar que un cambio modesto en el ejercicio y la dieta puede ser de gran utilidad".

Otro estudio, llevado a cabo por investigadores del Children's Memorial Hospital en Chicago, mostró cómo la actividad física puede hacer una diferencia en los niños. El estudio de 11,000 niñas en kindergarten y el primer grado encontró que cinco horas de actividad física a la semana (la cantidad recomendada por el gobierno federal) podía reducir la prevalencia de la obesidad y el sobrepeso en 43 por ciento.

Más Información

La American Heart Association tiene consejos sobre los factores del estilo de vida que pueden prevenir los problemas del corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Carl J. Pepine, M.D., director of cardiovascular medicine, University of Florida College of Medicine, Gainesville; J. Michael Gaziano, M.D., associate professor of medicine, Brigham and Women's Hospital and Harvard Medical School, Boston; Sept. 8, 2004, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.