Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Investigadores generan células insulares a partir de células cutáneas adultas

Este podría ser un modelo de investigación y un tratamiento posible para la diabetes tipo 1 en el futuro

LUNES, 31 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Usando células cutáneas de pacientes de diabetes tipo 1, los investigadores lograron producir células que fabrican insulina como respuesta al cambio en los niveles de glucemia, aunque no con la misma eficacia que las células insulares normales.

La implicación importante inmediata de este experimento es que ahora los científicos tienen un modelo de laboratorio preliminar de células de diabetes tipo 1. La esperanza es que se pueda desarrollar el modelo animal de esta enfermedad a partir de esta enfermedad. Con el tiempo, este hallazgo podría conducir a una manera de reemplazar las células insulares destruidas cuando se desarrolló originalmente la enfermedad.

"Esto es bien importante", señaló Susan Solomon, director general de la New York Stem Cell Foundation, que proporcionó parte de los fondos para este estudio. "Abordar la biología básica de la diabetes tipo 1, una enfermedad muy compleja, es un paso crítico. Con estas células, podemos ver en una placa de laboratorio lo que le está sucediendo al sistema inmunitario. Si no se comprende la respuesta inmunitaria, no se llega a ningún lado con la diabetes tipo 1".

"Esta es información muy preliminar, pero ahora podríamos examinar potencialmente la interacción entre las células del sistema inmunitario y las insulares para encontrar la causa básica del desencadenante, que pensamos que podría ser distinto entre paciente y paciente", explicó Meri Firpo, profesor asistente del Instituto de Células Madres de Minnesota.

Los resultados del estudio serán publicados en la edición en línea de esta semana de Proceedings of the National Academy of Sciences.

Se cree que la diabetes tipo I es una enfermedad autoinmune que destruye las células insulares (beta) del páncreas. Debido a que el organismo deja de producir su propia insulina, los pacientes de diabetes tipo 1 deben reemplazar la insulina perdida con inyecciones o una bomba de insulina. Los investigadores sospechan que la gente que desarrolla la enfermedad tienen una susceptibilidad genética a ella y que el factor ambiental, como un virus, de alguna manera desencadena la enfermedad.

En el estudio actual, los investigadores del Instituto Médico Howard Hughes del Instituto de Células Madre de la Harvard y del Centro de Diabetes Naomi Berrie de la Universidad de Insulina, obtuvieron muestras de piel de dos hombres de raza blanca que tenían diabetes tipo 1. Uno recibió el diagnóstico a los tres años, mientras que el otro lo recibió a los 21.

Las células cutáneas normales son células ya especializadas. Su función es proteger al organismo con un recubrimiento de piel, explicó Firpo. Para transformar estas células en células madre parecidas a las embrionarias, es decir, revertirlas a sus inicios antes de su especialización, el investigador Doug Melton y sus colegas usaron tres genes insertados para reprogramar las células, y crearon lo que se conoce como células madre pluripotentes inducidas (CMPI). En este caso, las células se convierten entonces en insulares.

Además de ayudar a proporcionar un modelo de la diabetes tipo 1, esta tecnología se podría algún día para crear células insulares para trasplantar de las propias células cutáneas de una persona. De esa manera, no habría necesidad de medicamentos inmunosupresores.

Sin embargo, debido a que la técnica actual se vale de manipulación genética para cambiar la célula, Firpo señaló que deberán abordarse los problemas de seguridad a largo plazo. Las células de ratones que se han manipulado de manera similar han desarrollado tumores benignos, advirtió. Entonces, el uso de estas células para trasplantar, definitivamente no es un "asunto a corto plazo", recalcó.

Las implicaciones prácticas de este estudio "se relacionan principalmente con la investigación", señaló Julia Greenstein, directora de reemplazo de células beta de la Juvenile Diabetes Research Foundation (JDRF) de la ciudad de Nueva York.

Señaló que este estudio ayuda a profundizar al menos dos áreas de investigación en las que se está enfocando la JDRF, desarrollar una fuente propia para el trasplante de células insulares y bloquear la respuesta inmunitaria. Otra área de investigación que JDRF busca activamente es la posible encapsulación de células insulares antes de su trasplante para que puedan ocultarse del sistema inmunitario.

"Nuestra esperanza es que entender todas estas cosas tendrá resultado, que en cuanto determinemos cómo generar la fuente celular también habremos determinado como bloquear el sistema inmunitario, aunque hay mucho de ciencia básica que hay que tener en cuenta para llegar ahí", aseguró Greenstein.

La buena noticia, agregó, es que "hay una cantidad increíble de investigaciones emocionantes que pueden afectar a largo plazo la enfermedad".

Más información

Para más información sobre la diabetes tipo 1, visite la Juvenile Diabetes Research Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Julia Greenstein, Ph.D., director, beta cell replacement, Juvenile Diabetes Research Foundation, New York City; Susan Solomon, CEO, New York Stem Cell Foundation, New York City; Meri Firpo, Ph.D., assistant professor, The Stem Cell Institute, University of Minnesota, Minneapolis; Aug. 31-Sept. 4, 2009 Proceedings of the National Academy of Sciences, online
Consumer News in Spanish