See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La maternidad tardía tiene sus riesgos

Tener hijos luego de los 35 puede aumentar problemas de salud en la mujer según envejece

Lunes, primero de abril (HealthDayNews) -- Las mujeres que tienen bebés luego de los 35 pueden auto-destinarse a sufrir serios problemas de salud luego de los 50, incluyendo un aumento en las enfermedades cardiacas.

Según fue reportado en la edición actual de la revista "Womens Health Issues", un investigador de Ohio State University ofrece nueva evidencia que indica tener un bebé tarde en la vida parece incrementar el riesgo de la mujer de desarrollar diabetes, hipertensión, colesterol alto, y problemas visuales y dentales según envejece.

Sin embargo, las noticias no son malas del todo.

Las mujeres que tienen niños luego de los 35 también tienen un riesgo reducido de derrame cerebral y tuvieron una tendencia menor a sufrir pérdida de densidad ósea según envejecían.

"En verdad no estamos seguros por qué vimos diferencias en los resultados de salud y no sabemos si estas mujeres desarrollarían esos problemas. Pero comparado con una mujer que tuvo hijos antes de los 35, sabemos la diferencia definitiva en la salud de quienes tuvieron niños luego de los 35", dijo el autor del estudio Angelo A. Alonzo.

Lo que sugiere el estudio, dijo, es que las mujeres no deben confiar en los adelantos de la tecnología reproductiva para posponer la maternidad simplemente porque no quieren tener hijos cuando jóvenes.

"Tal vez las mujeres no tienen mucha opción en su forma de pensar debido a las consecuencias a la salud a largo plazo", dijo Alonzo.

Debido a que el estudio es el primero de este tipo en observar estos factores, los resultados permanecen como un misterio.

Una explicación posible, dijo Alonzo, es que "puede ser que las mujeres están en riesgo de enfermedades cardiacas de todos modos y estar embarazada eleva estos riesgos".

Esto podría ser resultado de complicaciones relacionadas con el embarazo que experimentan debido a ser mayores al momento del alumbramiento, añadió.

Algunos expertos en medicina maternal fetal piensan que la explicación tiene mucho sentido.

"Sospecho que el efecto de la edad está maldito por la alta cifra de preeclampsia entre esas madres", dijo el doctor Charles Lockwood, presidente de obstetricia y ginecología en New York University Medical Center. Preeclampsia es una forma de alta presión en el embarazo que es más común entre las madres mayores de 35.

Además, la diabetes relacionada con el embarazo conocida como diabetes gestacional es más alta en madres mayores, que según los expertos también aumenta los riesgos a la salud, similar a lo que encontró el estudio de Alonzo.

El estudio se enfocó en récords médicos de 6,559 mujeres que fueron parte de la Prueba Nacional de Salud y Nutrición III un extensivo estudio de salud pública dirigido entre 1998 a 1994 en 10,649 mujeres entre las edades de 50 y 90.

Alonzo dividió las mujeres en las siguientes categorías: quienes dieron a luz antes y después de los 35 (1,294 mujeres) y quienes dieron a luz por primera vez luego de los 35 (130 mujeres). El grupo control de 5, 135 mujeres había completado su maternidad a la edad de 35.

Utilizando cuadros médicos y notas de especialistas en las mujeres de 50 en adelante, Alonzo comparó la información del grupo que completó su maternidad a los 35 con quienes dieron a luz luego de los 35 sin importar si tenían niños de menor edad.

Luego ajustó factores que podrían afectar la situación de salud, incluyendo edad, raza, ingreso familiar y cubierta de seguro de salud, número total de alumbramientos, situación de la menopausia e historial de fumar.

Al comparar la salud de mujeres mayores de 50 quienes no tuvieron hijos luego de los 35 con quienes sí lo hicieron, Alonzo encontró: las madres mayores tuvieron casi 40 por ciento de aumento en insuficiencia cardiaca congestiva; 10 por ciento de aumento en ataque cardiaco; casi 30 por ciento de aumento en la presión sistólica y diastólica; casi 25 por ciento de aumento en los triglicéridos (células grasas); y 25 por ciento en el aumento de azúcar en sangre o diabetes. Además tuvieron un alto porcentaje de problemas visuales y dentales.

"Lo que más me preocupa es que todos los factores parecen aglomerarse en las enfermedades cardiovasculares", dijo Alonzo.

Qué hacer

Para conocer más acerca de alta presión relacionada con el embarazo, visita The Preeclampsia Foundation. Para más información sobre diabetes y embarazo, lee esta hoja informativa del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano.

Fuentes: Angelo A. Alonzo, Ph.D., investigador, departamento de sociología, Ohio State University, Columbus, Ohio; Charles Lockwood, M.D., presidente, obstetricia y ginecología, Escuela de Medicina de New York University, y director de obstetricia y ginecología, Bellevue Medical Center, Ciudad de Nueva York; "Womens Health Issues" enero-febrero de 2002
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined