LUNES 20 de septiembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Los niveles altos de azúcar en la sangre no son una preocupación por la enfermedad cardiaca sólo para los diabéticos.

Aunque hace tiempo se sabe que los diabéticos tienen mayores probabilidades de enfermedad del corazón y apoplejía cuando su azúcar sanguínea no es controlada, un nuevo estudio sugiere que un alto nivel de glucosa es un factor de riesgo también para las personas que no son diabéticas también.

"Se reconoce ampliamente que la diabetes está relacionada con un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular", afirmó la autora principal del estudio, la Dra. Kay-Tee Khaw, profesora de la Facultad de Medicina Clínica de la Universidad de Cambridge en Inglaterra.

Sin embargo, aún en las personas que no tienen diabetes, los niveles de hemoglobina glicada, que es un indicador del nivel de glucosa en la sangre a largo plazo, predijo la incidencia de enfermedad cardiovascular y la mortalidad total en 10,232 hombres y mujeres del común entre los 45 y los 79 años de edad en la Gran Bretaña, a quienes se dio seguimiento durante más de seis años, apuntó.

La relación entre la enfermedad cardiovascular y la mortalidad fue continua, y aumentó con el incremento en los niveles de glucosa en la sangre, aún en el rango normal no diabético, en una relación linear, señaló Khaw.

De acuerdo al informe, un aumento de la hemoglobina glicada de 1 por ciento se asoció con un riesgo cerca del 25 por ciento mayor de muerte. "El quince por ciento de las muertes ocurre en el 4 por ciento de la población con diabetes o con niveles de hemoglobina glicada de 7 por ciento o más, pero el 72 por ciento ocurrió entre los que tienen niveles de hemoglobina glicada por encima del nivel óptimo del 5 por ciento", dijo.

El mayor riesgo fue independiente de factores de enfermedad cardiovascular clásicos, como la edad, la presión sanguínea, los lípidos en la sangre, el fumar y el índice de masa corporal, declaró Khaw.

El informe aparece en la edición del 21 de septiembre de Archives of Internal Medicine.

"Aún en las personas sin diabetes, los niveles más altos de hemoglobina glicada podrían indicar qué personas tienen mayor riesgo de enfermedad cardiovascular", señaló Khaw. "Esto podría ser útil para identificar quién podría resultar más beneficiado por intervenciones de prevención, tales como medicamentos para bajar el colesterol o la presión sanguínea".

Khaw señaló que no hay pruebas procedentes de estudios de intervención de que disminuir los niveles de glucosa en las personas que no tienen diabetes podría reducir la enfermedad cardiaca.

"Sin embargo, ya sabemos por ensayos clínicos que las intervenciones conductuales, tales como la actividad física y la reducción de la obesidad, pueden reducir los niveles de glucosa en la sangre y prevenir la diabetes en los individuos con un riesgo alto. Esto podría fortalecer los consejos existentes sobre la modificación del estilo de vida para prevenir la enfermedad cardiovascular en la población en general", dijo.

En otro informe en el mismo boletín, Elizabeth Selvin, estudiante de postgrado del Departamento de Epidemiología en la Facultad de Salud Pública Bloomberg del Johns Hopkins, y sus colegas añaden a la evidencia existente sobre la relación entre el azúcar alta en la sangre y la enfermedad cardiaca entre los diabéticos.

El equipo de Selvin reseñó 13 estudios publicados anteriormente sobre la relación entre la hemoglobina glicosilada y el riesgo de enfermedad del corazón.

Encontraron que las personas con diabetes tipo 2 tenían un riesgo 18 mayor por ciento de enfermedad cardiovascular por cada aumento del 1 por ciento en el nivel de hemoglobina glicosilada. Además, las personas con diabetes tipo 1 tenían un riesgo 15 por ciento mayor de enfermedad cardiovascular por cada aumento del 1 por ciento en el nivel de hemoglobina glicosilada.

"En las personas con diabetes, está claro que los factores de riesgo conocidos de enfermedad cardiovascular, tales como la alta presión sanguínea, el colesterol alto y el fumar, deben ser tratados agresivamente", dijo Selvin. "Pero nuestro estudio sugiere que los pacientes y los médicos deben prestar atención a los niveles de azúcar en la sangre para prevenir la enfermedad del corazón en las personas con diabetes. Nuestros resultados sugieren que bajar los niveles de glucosa en las personas con diabetes pueden reducir el riesgo de enfermedad del corazón aún más".

"Queda claro en estos dos artículos que un nivel anormal de glucosa es ahora un factor de riesgo bien establecido para futuros ataques de corazón, apoplejías y muertes por enfermedad cardiovascular", afirmó Hertzel Gerstein, profesor de medicina de la Universidad McMaster en Canadá.

Gerstein, autor de un editorial acompañante, afirmó que los niveles de glucosa deben ser considerados de la misma manera que los niveles de colesterol o la presión sanguínea. "Es un indicador de riesgo cardiovascular en todas las personas, no sólo en aquellas con diabetes", añadió.

Para combatir la glucosa alta, Gerstein recomendó actividad física moderada y comer menos. "Sabemos que si todas las personas pudieran hacer estos pequeños cambios, reducirían su riesgo de diabetes y los aumentos en los niveles de glucosa", afirmó.

Más Información

Para más información sobre los factores de riesgo de la enfermedad del corazón, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ