See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Muchos médicos no tratan la diabetes con la suficiente agresividad

Estudio halla que es así en el caso de pacientes con alta presión sanguínea y niveles elevados de azúcar en la sangre

SÁBADO 10 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- De acuerdo con cuatro nuevos informes, los médicos fallan en la intensificación del tratamiento en personas con diabetes tipo 2 que tienen alta presión sanguínea o niveles elevados de azúcar en la sangre.

Estos estudios sugieren que la "inercia clínica", o sea el fallo de los médicos en tomar acción cuando observan resultados anormales, es un problema importante en la gestión eficaz de la diabetes, plantean los autores.

Los hallazgos fueron presentados el sábado en las sesiones científicas anuales de la American Diabetes Association en Washington, D.C.

En el primer estudio, los investigadores del Hospital Brigham and Women de Boston, recopilaron datos de casi 11,000 expedientes médicos de pacientes ambulatorios de 1,244 diabéticos con alta presión sanguínea que habían sido tratados por 166 médicos de 2000 a 2004. Los investigadores analizaron los resultados de la presión sanguínea y la evidencia de la intensificación de la terapia sobre la hipertensión, y hallaron que en sólo el 26 por ciento de las consultas en las que se había documentado la presión sanguínea elevada los pacientes recibieron un tratamiento de mayor intensidad.

"La inercia clínica sigue prevaleciendo en la gestión de la presión sanguínea en pacientes con diabetes", aseguró el investigador principal, el Dr. Alexander Turchin, médico asociado en la división de endocrinología. "Esto tiene un impacto significativo sobre los pacientes, y necesitamos seguir educando a los médicos sobre la importancia de tratar la hipertensión".

En el segundo estudio, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins analizaron a 254 personas con diabetes tipo 2 y presión sanguínea alta que formaron parte de un programa de gestión de la atención para empleados del gobierno y sus dependientes.

"Hubo una baja tasa de intensificación de la medicación para la presión sanguínea", señaló la investigadora principal, la Dra. Shari Bolen, becaria clínica en medicina interna.

La revisión de los expedientes médicos y de datos farmacéuticos y de pedidos entre 1999 y 2001 identificó a 1,374 consultas de pacientes con presión sanguínea sin controlar. Los médicos intensificaron el tratamiento de la presión sanguínea sólo en el 12 por ciento de las consultas, hallaron los investigadores.

Los pacientes eran más propensos a recibir tratamiento de mayor intensidad si acudían a su médico regular, apuntó Bolen. "Hay un problema de comunicación", señaló. "Si los pacientes tuvieran un coordinador de atención obtendrían mejores resultados".

El tercer estudio analizó la prescripción de medicamentos orales contra la diabetes. Los hallazgos se basaron en un análisis de pedidos a farmacias y laboratorios mediante un modelo comercial de organización por proveedor preferido de un grupo nacional de gestión de la atención.

Para identificar al grupo de estudio, los investigadores recopilaron datos sobre 9,416 personas que habían recibido su primera receta de medicamento oral contra la diabetes entre enero de 2001 y abril de 2004. Los investigadores analizaron después los resultados de las pruebas A1c que miden los niveles de glucosa en la sangre.

En ese momento, entre los pacientes que empezaban a tomar sus medicamentos contra la diabetes, sólo el 33 por ciento estaba por debajo de o en la meta de la A1c de la American Diabetes Association, que equivale a un nivel inferior al 7 por ciento.

"Desafortunadamente, el 67 por ciento estaba muy por encima de esa meta", aseguró en una declaración preparada el investigador principal Craig A. Plauschinat, un gestor de resultados de investigación en Novartis Pharmaceuticals Corp.

Se tardaba un promedio de 240 días antes de que un médico añadiera otro medicamento oral contra la diabetes. Para ese entonces, el 67 por ciento de los pacientes tenía niveles A1c cercanos al 10 por ciento, dijo Plauschinat.

"Las intervenciones para ayudar a los pacientes y médicos a reconocer y superar la inercia clínica representan una oportunidad específica para mejorar el control glucémico en la diabetes tipo 2", señaló Plauschinat.

En el último estudio, los investigadores analizaron a pacientes que usaban inyecciones de insulina para controlar la diabetes.

"En general, el nivel A1c promedio para los 3,658 individuos fue de 8.4 por ciento", apuntó en una declaración preparada el autor principal, el Dr. Stephen Gough, profesor de medicina en el Instituto de Investigación Biomédica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Birmingham, Inglaterra. Sin embargo, alrededor de un tercio tenía niveles A1c por encima de o de 9 por ciento, y el 18.2 por ciento tenía niveles A1c por encima de o de 10 por ciento, hallaron los investigadores.

"Si esta muestra es representativa, que creemos que así es, el control glucémico podría ser inferior al óptimo para los tres cuartos de personas que usan sólo insulina para controlar la diabetes tipo 2", aseveró Gough. "Identificar y superar los obstáculos que impiden que la terapia de insulina sea óptima, incluida la intensificación correcta del tratamiento cuando sea necesario, es vital si lo que se desea es cerrar la brecha entre las metas glucémicas recomendados y el control".

Un experto considera que para mejorar la atención del paciente es necesario abordar el fallo de algunos médicos en aplicar sus conocimientos.

"Generalmente, hay dos grandes desafíos en la práctica médica, lidiar con lo que desconocemos y aplicar lo que sí sabemos", apuntó el Dr. David L. Katz, profesor asociado de salud pública y director del Centro de Investigación Preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. "Estas presentaciones en la conferencia de la American Diabetes Association indican de manera colectiva que la falla en aplicar lo que sabemos está limitando la calidad de la atención que reciben los pacientes diabéticos".

Las innovaciones en la práctica médica y en la educación pueden resolver muchos de estos problemas, dijo Katz. "Las fallas en la atención médica relacionadas con lo que no sabemos aún son lo suficiente deplorables", señaló. "Pero las fallas en promover la salud o prevenir las complicaciones funestas que resultan de no usar lo que ya tenemos a nuestra disposición son particularmente trágicas".

Más información

La American Diabetes Association puede darle más información sobre la diabetes.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Alexander Turchin, M.D., associate physician, division of endocrinology, Brigham and Women's Hospital, Boston; Shari Bolen, M.D., senior clinical fellow in internal medicine, the Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; David L. Katz, M.D., M.P.H., associate professor of public health, director, Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; June 10, 2006, presentations, American Diabetes Association's 66th annual scientific sessions, Washington, D.C.
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.