See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Nueva teoría sobre por qué las dietas bajas en carbohidratos funcionan

Cuando los investigadores restringían los carbohidratos, las personas a dieta simplemente comían menos

LUNES 14 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Un nuevo estudio que involucra a individuos obesos sugiere que la razón por la cual la Atkins, la Zone y otros regímenes bajos en carbohidratos ayudan a las personas a perder peso es que las personas a dieta no sustituían los alimentos grasos o azucarados por los carbohidratos que les hacían falta.

En vez de eso, simplemente consumían menos alimentos.

"Esperaba que si se eliminaban los carbohidratos, los participantes simplemente comerían más de las otras cosas", declaró el investigador, el Dr. Guenther Boden, profesor de bioquímica en la Universidad de Temple en Filadelfia.

"Pero no fue así. De hecho, resultó que comieron 1,000 calorías menos cada día", apuntó.

Los hallazgos, publicados en la edición del 15 de marzo de Annals of Internal Medicine, podrían ayudar a calmar la preocupación de que esas dietas aumentan los riesgos cardiacos relacionados con un aumento en el consumo de grasas.

Según Boden, numerosas teorías han sido propuestas sobre cómo las dietas bajas en carbohidratos provocan la pérdida de peso.

"Entre estas posibilidades se encontraban: las personas comen menos, gastan más calorías, no pierden masa corporal realmente sino agua, y una cuarta posibilidad (expresada muy popularmente) era que las calorías de los carbohidratos eran en alguna manera diferentes a otras calorías", explicó.

Para ayudar a determinar la respuesta correcta, su equipo internó a 10 pacientes obesos, todos diagnosticados con diabetes tipo 2, en un ambiente clínico controlado en que las dietas eran estrictamente vigiladas por tres semanas. El equipo de Boden también usó la más reciente tecnología para evaluar los resultados relacionados con el peso, tales como la pérdida de la masa corporal, la pérdida de agua y el total de calorías gastadas.

Durante la primera semana, los participantes consumieron su dieta mixta habitual. Pero durante las dos últimas semanas, los investigadores restringieron su ingesta de carbohidratos de un promedio de 300 gramos (10.6 onzas) por día a sólo 20 gramos (0.71 onzas) por día.

Al mismo tiempo, toda una serie de atractivos alimentos grasos, azucarados y otros estaban disponibles para todos.

"Les dijimos 'miren, pueden comer tanto como quieran y cuando quieran'", relató Boden.

El resultado: Para el final del régimen bajo en carbohidratos de dos semanas, los pacientes perdieron un promedio de 1.65 kilogramos (3.6 libras) y redujeron su ingesta calórica por casi 1,000 calorías. De un promedio de 3,111 calorías antes de iniciar la dieta, a tan sólo 2,164 calorías mientras estuvieron en el régimen bajo en carbohidratos.

"En otras palabras, ellos mismos corrigieron sus apetitos previamente excesivos, bajando hasta la normalidad", apuntó Boden.

Y esa cifra mágica de cerca de 2,100 calorías por día "resultó ser exactamente la cantidad de energía que deberían de haber estado consumiendo desde el principio" para evitar aumentar de peso, agregó.

Como sucede naturalmente con la pérdida de peso, los factores de riesgo de la diabetes tales como los niveles de insulina y glucosa en la sangre comenzaron a mejorar notablemente. Así sucedió también con los niveles de las malsanas grasas sanguíneas llamadas triglicéridos, un hallazgo notado en otros estudios que observaban los efectos de las dietas bajas en carbohidratos en la salud cardiovascular.

El estudio, que fue patrocinado con fondos de los National Institutes of Health y la American Diabetes Association, aún deja sin responder la pregunta de por qué los individuos privados de carbohidratos no recurren a los azúcares, proteínas o grasas.

"Lo único que tiene sentido para mi es la disminución en la insulina", dijo Boden. "He tratado a diabéticos por décadas, y cada vez que les asigno insulina aumentan de peso. Entonces, estoy seguro de que la insulina tiene algo que ver con el apetito".

"No puedo probarlo, claro", añadió, "porque todavía sabemos muy poco sobre el apetito. Es un terreno muy delicado para todo el mundo".

La dietista Cathy Nonas es directora del programa de obesidad y diabetes en el Hospital North General, en la ciudad de Nueva York, y vocera de la American Dietetic Association. Apuntó que el estudio no da a los científicos mucha información que ya no supieran acerca de las dietas bajas en carbohidratos.

"Si observa todos los datos sobre Atkins que se han recolectado, incluyendo los libros blancos del USDA y otros por el estilo, las personas pierden peso en la dieta Atkins porque consumen cantidades menores de calorías", señaló. "Y eso es verdad para la mayoría de las dietas".

Y Nonas dijo que estudios previos han sugerido que disminuir el consumo de un tipo de alimento no necesariamente significa que las personas consumirán más de otro tipo.

También está preocupada de que el estudio de Temple no incluyera un grupo de control, o sea, participantes a quienes los investigadores hubieran podido usar para propósitos de comparación.

"El problema aquí", dijo, "es que no tenemos un estudio en el que también se viera qué pasaba, por ejemplo, si se eliminaba la carne. ¿Se hubiera tenido un cambio mayor o menor en el peso?".

Sin embargo, otro experto considera que el nuevo estudio "añade a la literatura que sugiere que las dietas bajas en carbohidratos podrían tener un lugar en el tratamiento de la obesidad".

En su comentario editorial, el Dr. George A. Bray, del Centro de Investigación Biomédica Pennington, en Baton Rouge, La., afirmó que la investigación de Temple estuvo " bien hecha".

Los estudios a largo plazo concentrados en la dieta Atkins han encontrado pérdidas de peso a corto plazo que muchas veces sobrepasan las vistas en otras dietas, escribió Bray, "pero las diferencias desaparecieron tras 12 meses". Cree que los regímenes bajos en carbohidratos deberían simplemente añadirse a la creciente lista de opciones de pérdida de peso relativamente seguras para aquéllos con sobrepeso y obesos de los Estados Unidos.

Más información

Para obtener mucha más información sobre la dieta y la nutrición, visite la American Dietetic Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Guenther Boden, M.D., program director, General Clinical Research Center, Temple University School of Medicine, Philadelphia; Cathy Nonas, M.S., R.D., C.D.E., director, obesity and diabetes program, North General Hospital, New York City, and spokeswoman, American Dietetic Association; March 15, 2005, Annals of Internal Medicine
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.